Varios hospitales públicos de Honduras fueron militarizados en respuesta al último escándalo de corrupción que sacude al país centroamericano.

 

Los soldados tomaron control del sistema de distribución de medicamentos y la fiscalía acusó a numerosas personas, incluyendo a una vicepresidenta del congreso, por fraude y delitos contra la salud pública.

Las denuncias incluyen la supuesta manipulación de los precios de las medicinas y el suministro de medicamentos adulterados a los hospitales del Estado.

Fuente: BBCMundo

SIN COMENTARIOS

Responder