La ciudad de Brownsville rinde homenaje a tres niños decapitados en 2003

La ciudad de Brownsville rinde homenaje a tres niños decapitados en 2003

0 122
decapitados

(Miaminews24).- En marzo 2003, tres niñitos fueron decapitados por sus propios padres.

Ahora, a casi 15 años de ese horroroso día, la ciudad de Brownsville, Texas, una comunidad en la frontera con México, intenta convertir lo que fue esta tragedia en algo positivo para la ciudad honrando la memoria de los menores el viernes, 15 de diciembre.

Autoridades del Condado Cameron rindieron tributo a las víctimas mediante la edificación de un parque en su honor.

El parque lleva por nombre Tres Ángeles en memoria a los tres infantes.

Los tres niños fueron decapitados por sus padres

Los padres John Allen Rubio y su esposa Ángela Camacho, de origen mexicano, fueron los responsables de arrebatarles la vida a sus hijos.

En ese entonces, Rubio tenía 23 años y su esposa tenía 24.

Julissa Quesada, tenía 3 años…

John Esteban Rubio, 14 meses de nacido…

y Mary Jane Rubio, 2 meses de nacida.

Los hechos ocurrieron en el hogar de los Rubio ubicado entre la calle Tyler y la calle 8.

Desde ese horrible día en Marzo 2003, la propiedad fue un recordatorio constante de la masacre ocurrida entre sus paredes, por lo que fue demolida

La comunidad trató de crear un ambiente positivo en la forma de un parque donde antes existía el edificio donde vivía la familia.

Esta tragedia marcó a la comunidad de Brownsville y de acuerdo a Luis Sáenz, fiscal del Condado Cameron, la violencia familiar es un problema que no cesa y que cada día va en aumento.

El padre de los niños fue condenado a la pena de muerte en 2010 por el asesinato a sus tres hijos

Su esposa, Camacho, se declaró culpable en 2005 por los asesinatos y se salvó de la pena de muerte por un trato con los fiscales.

Camacho recibió tres condenas de cadenas perpetuas simultáneas y será elegible para libertad condicional en 2045.

Si la fueran sentenciado a la muerte, fuera sido la primera mujer mexicana ejecutada en Texas.

Desde que los dos han recibido sus condenas, ambos han intentado apelar sus casos.

En una apelación en 2016, expertos proporcionaron en una audiencia información sobre el síndrome de alcoholismo fetal para explicar una presunta condición de Rubio, según las autoridades. Esto es luego de que su madre, Hilda Barrientos, testificara en el 2010 que bebía alrededor de 6 cervezas diariamente mientras estuvo embarazada con su hijo.

Pero, ninguna de estas explicaciones han podido salvar a Rubio

De acuerdo a una confesión a la policía de Brownsville, Rubio admitió haber asesinado a los niños en su hogar porque creyó que había una presencia maligna dentro ellos.

 

Fuente: Telemundo 47

Miaminews24.

 

SIN COMENTARIOS

Responder