Amenazan a tienda de UPS en Miami después de escándalo racista

0
421

(Miaminews24).- Un episodio de supuesto racismo protagonizado por un empleado de un UPS en Kendall ha generado una lluvia de críticas y hasta de amenazas contra el establecimiento comercial, luego de que una clienta denunciara que el vendedor la discriminó por no hablar inglés.

Rebecca Prinstein, una cubana de 47 años, publicó en sus redes sociales un video del altercado con uno de los empleados.

“¡Maldito español! Yo sabe hablar, pero tú no sabes hablar inglés (…) fuera de mi tienda. Váyase”, le dice el vendedor.

Desde que la grabación se volvió viral y la noticia fuera cubierta por medios locales, no han parado las críticas contra el UPS ubicado en 14629 SW 104th St, Miami.

Basta con buscar el local en Google Maps para encontrarse con varios comentarios negativos y malas calificaciones al establecimiento de envíos.

“No queremos racistas ni xenófobos”, “racista, vete de aquí”, “gente racista trabaja en este lugar. No vayan a este UPS. No les gustan las personas hablando en español”, “vete de Estados Unidos, hijo de p… aquí no te queremos”, son algunos de los comentarios de los últimos días.

Pero el impacto negativo no para allí: decenas de personas han llamado al local en los últimos días no solo para gritar improperios sino para amenazar con ir al lugar y golpear al hombre del video, el cual fue retirado de la compañía.

“Han llamado a gritarnos ‘racistas’, a amenazarnos y a preguntar dónde vive el chico para ir a pegarle. Nos ha dado mucho miedo”, dijo Mariabelen Rojas, quien desde el próximo martes asume la propiedad del local.

Esta ecuatoriana asegura que ella y su socia cubana Daylin Galindo se han visto afectadas por la generalización de que ese UPS es “racista”.

“Nosotros somos hispanas y tenemos cero tolerancia con cualquier tipo de discriminación o racismo. No defiendo al chico porque no lo conozco, fue un error, pero el episodio no debería llevar en amenazas”, dijo.

Rojas lamentó que justo antes de concretarse la compra de la franquicia se haya presentado este incidente.

“La tienda va a tener nueva administración y todos los clientes serán tratados por igual, sin importar su raza, religión o ideología. Todos son bienvenidos».

Por su parte, UPS se disculpó por el altercado en un comunicado.

“Todas la franquicias UPS Store son de propiedad independiente y cada franquicia es responsable de la contratación de sus empleados conforme a las leyes y regulaciones estatales. The UPS Store, Inc. es una organización de igualdad de oportunidades y valoramos la diversidad”.

En declaraciones a el Nuevo Herald, Ernesto Fernández comentó que su esposa “ha estado muy estresada, llora a cada ratito, se ha sentido muy mal, no duerme, al principio estuvo con miedo de pasar cerca de la tienda; ese muchacho se puso muy violento”.

Fuente: Miami Herald

Miaminews24.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here