La odisea de la tenista Eugenie Bouchard que la podría hacer perder...

La odisea de la tenista Eugenie Bouchard que la podría hacer perder millones

0 252
Cortesía

(Miaminews24).- La atención del mundo del tenis no está hoy en las pistas, sino en los tribunales de la corte federal de Brooklyn. Allí, la tenista Eugenie Bouchard, protagoniza una demanda histórica contra la federación estadounidense de tenis a raíz de una lesión sufrida durante el US Open de 2015.

La canadiense reclama varios millones de dólares en compensación por los perjuicios desencadenados a raíz de un accidente ocurrido en las instalaciones del torneo.

El caso ha saltado a la opinión pública por las alegaciones de la defensa, que tilda como “inconsistentes” las acusaciones remitiéndose a la actividad de la joven de 23 años en sus redes sociales y apariciones públicas, por ejemplo, como modelo de bañadores.

Polémicas

La tenista ya ha protagonizado con anterioridad diversas polémicas en el mundo del tenis a causa del sexismo con el que ha sido tratada debido a su físico, pero este juicio ha traspasado las pistas para convertirse en un nuevo caso de una víctima culpabilizada por su comportamiento social. Esta es la cronología de los hechos.

4 de septiembre de 2015, viernes noche. Eugenie Bouchard entra en una de las salas habilitadas para los entrenadores tras clasificarse para los octavos de semifinal del US Open.

La por entonces número 25 del mundo recuperaba en ese torneo el juego que la había llevado a ser una de las tenistas más prometedoras del mundo unos meses antes, alcanzando la final de Wimbledon y las semifinales en Roland Garros y Australia.

En el suelo de la sala, mal iluminada, hay una sustancia líquida, un químico usado para la limpieza, que le hace resbalar. El golpe en la cabeza le produce tal concusión cerebral que se ve obligada a retirarse del torneo.

Seis semanas después, Bouchard denuncia a los organizadores del mismo, la todopoderosa Federación de tenis de Estados Unidos, por no alertarla de la presencia del líquido, pidiéndole la restauración económica de los daños físicos, profesionales y psicológicos sufridos a raíz del accidente. Bouchard, actual 116 del ranking de la WTA, solo jugó un partido más aquel año en el que tuvo que retirarse por mareos y no ha vuelto a pasar de una segunda ronda de un Grand Slam.

Bouchard se retira entre lágrimas en el partido posterior a su accidente en el US Open.

El juicio, que tiene lugar estos días, saltó de la prensa deportiva a la generalista tras conocerse la petición de la defensa de incluir en el sumario las publicaciones de las redes sociales de la tenista.
© Proporcionado por SMODA

 

El abogado de Bouchard, que reclama varios millones de dólares en compensación por los daños físicos y psicológicos pasados y futuros, los gastos médicos y las ganancias perdidas de potenciales premios o patrocinios, ha tramitado una moción para que tales publicaciones queden excluidas.

La federación se remite a las múltiples apariciones públicas de la tenista para negar los perjuicios psicológicos, que abarcan desde una mediática cita con un seguidor de Twitter por una apuesta durante la Super Bowl hasta el trabajo como modelo en el especial de bikinis de Sports Illustrated.

“Precisamente por ser una jugadora de alto perfil, y tener muchos compromisos de esponsorización, tiene que salir a la luz pública”, afirma su abogado en declaraciones recogidas por The New York Times. “Además, al menos está generando unos mínimos ingresos para ella, ya que no ha podido generarlos durante los torneos debido a la lesión”.

La canadiense de 23 años es una de las actrices más mediáticas del panorama internacional.

Durante todos sus años como profesional, el atractivo físico y la espontaneidad de Eugenie Bouchard han sido una losa para ella por la mirada sexista que predomina en el mundo del tenis, potenciador como ningún otro de ‘la batalla de sexos’.

El contenido de sus redes sociales difícilmente puede distinguirse del de cualquiera otra chica de 23 años que dedique su tiempo al deporte y al modelaje, pero ha estado en la diana de la opinión pública desde antes incluso del propio juicio.

Es habitual encontrar en cualquier tuit o imagen publicada en su cuenta críticas e insultos de seguidores que le exigen centrarse únicamente en el tenis, culpando a su vida privada del bajo rendimiento reciente.

Hasta la prensa especializada canadiense ha debatido sobre si es justo criticarla por su vida pública. Unos comentarios que no han recibido otros tenistas masculinos metidos a modelos de ropa interior, como por ejemplo, Rafa Nadal con Tommy Hilfiger.

“En cada sesión de fotos, durante los últimos años, me han dicho que vuelva a la pista de tenis, que me vaya a entrenar. Pero entreno seis horas cada día de la semana, ¿qué quieres? ¿Qué trabaje 24 horas cada día?

Hay que lidiar con el odio y no tomártelo como algo personal. Me lleva sucediendo desde hace un par de años así que ya he aprendido cómo hacerlo”, declaró en una entrevista con CBS Sports.

El primer episodio machista vivido por la tenista que copó titulares tuvo lugar en el Open de Australia de 2015, cuando un reportero le pidió a pie de pista que “diera una vuelta” para que el público pudiera contemplar su vestimenta.

Este mismo febrero, tras conocerse su participación por segundo año consecutivo en el especial de bañadores de Sports Illustrated, el director del Open de Miami (el exjugador James Blake) se hizo eco invitándola a ella y a otra de las tenistas que sirvió como modelo (Sloane Stephens) a formar pareja en su torneo, obviando por supuesto los méritos deportivos necesarios para participar.

“Tengo la corazonada de que estas chicas podrían querer una invitación para jugar el dobles. Me pregunto si los fans querrían verlas”, escribió en Twitter.

Fuente: SMODA

Loading...

SIN COMENTARIOS

Responder