Dinamarca y Australia empatan 1-1 en un partido vibrante

Dinamarca y Australia empatan 1-1 en un partido vibrante

0 41

(MiamiNews24).-Dinamarca y Australia firmaron unas tablas (1-1) en un partido vibrante y divertido, nada que ver con algunos duelos plomizos que se han dado en el Mundial. El empate dejó satisfecho al cuadro danés, que con cuatro puntos se sitúa primera de grupo a la espera de lo que haga Francia contra Perú. A Australia, que cuajó una actuación muy buena, solo le faltó un poco de precisión en el área rival para llevarse los tres puntos.

 

Dinamarca arrancó como un tiro en el Samara Arena. Impuso un ritmo alto de balón gracias a Delaney y Eriksen, muy finos combinando entre líneas, y apretó con acierto la salida de balón de los oceánicos, fuera de onda en los primeros compases del partido.

La valentía danesa encontró su recompensa en el golazo de Eriksen. La figura del Tottenham compareció por fin tras su discreta actuación frente a Perú para engatillar un zurdazo desde dentro del área imposible para Ryan (6’). El tanto vino precedido por una exquisitez de Jorgensen, que asistió a su compañero con una dejada de espaldas sutil y mortal.

Australia fue tomándole el pulso al partido con el paso de los minutos y a base de intensidad y mayor concentración pudo igualar el nivel de Dinamarca. El juego de la selección ‘aussie’, muy rudimentario en ocasiones, crece a partir del sacrificio grupal, su exuberancia física y las jugadas de estrategia.

Así llegó la jugada del empate. Un córner botado por Mooy y rematado por Leckie tocó la mano de Poulsen en una jugada con ciertas similitudes a la infracción de Umtiti contra Australia. Mateu Lahoz no vio el penalti en primera instancia y tras ser advertido por los asistentes de video, revisó la acción y señaló los once metros. Jedinak no perdonó y puso las tablas en el marcador (37’).

Con dos estilos en las antípodas uno del otro, Australia y Dinamarca ofrecieron una segunda mitad vibrante y con muchas alternativas. Apenas hubo respiro tras la reanudación, presidida por un intercambio de golpes y contraataques en un duelo jugado a toda mecha y con un ritmo impropio de esta fase del Mundial.

En esas circunstancias Australia la que estaba como pez en el agua, con sus atacantes corriendo como una manada al espacio pero sin la precisión necesaria para darle la puntilla a Dinamarca. Los nórdicos, sabedores que su arsenal arriba tiene más potencia que el de su rival, no renunció a la propuesta australiana a la espera de que Pione Sisto hiciera de las suyas a la espalda rival. De Eriksen poco se supo después de su gol y Dinamarca echó mucho de menos su clarividencia.

Las urgencias clasificatorias apremiaban a los oceánicos, que en ningún momento se vinieron abajo pero terminaron pagando el desgaste y la lesión en el hombro de Nabbout, su atacante más venenoso. Mientras, los daneses, con cuatro puntos, daban por bueno el empate. Al final, un empate a uno y uno de los mejores partidos del Mundial hasta la fecha.

Fuente: Mundo Deportivo.

Loading...

SIN COMENTARIOS

Responder