Embarcaciones abandonadas un verdadero problema para toda Florida

Embarcaciones abandonadas un verdadero problema para toda Florida

0 46

(MiamiNews24).-Maria Busto se encuentra en la cubierta de un pequeño bote detenido a unos 800 metros de la costa de Coconut Grove. Se agarra a la barandilla mientras mira hacia abajo a lo que queda visible de un velero medio hundido.

“Sí, ese es Barnabas”, dice Busto, vestida con pantalones cortos de jean, zapatillas de deporte y su cabello castaño rojizo recogido en un moño.

Como gerente interino de puertos deportivos de Miami, Busto supervisa los cientos de barcos en Dinner Key Marina y otros cientos anclan más en el campo de amarre, donde los navegantes pagan para alquilar espacio. Pero Barnabas, un velero costero de 32 pies de eslora, se balancea en una zona remota detrás de una hilera de islas artificiales donde la gente puede echar anclas gratis. No hay impuestos a la propiedad aquí y no hay utilidades. El Anchorage, como se lo llama, es el salvaje oeste de 40 acres de los vecindarios acuáticos de Miami.

El propietario de Barnabas, de 70 y tantos años, a quien Busto conoce solo como Neil, vivió en el campo de amarre durante años. “Era un tipo realmente agradable”, dice Busto. “No sabía mucho sobre él, además de que era alguien que pasó su vida en el mar … Simplemente un tipo genial”.

Pero Neil se enfermó después del huracán Irma, por lo que movió su bote más lejos y le pidió a su hija que lo recogiera para buscar tratamiento. Eventualmente llegaron hasta Alaska, o al menos eso es lo que Busto escuchó. Nadie lo sabe con seguridad.

Ahora, meses de clima y olas han inundado su bote. Se encuentra casi completamente de lado, cubierto de limo marrón, algas y percebes. La parte superior está reventada, las velas están trituradas, las barandillas están destrozadas y el mástil avanza poco a poco hacia el agua.

No hay duda: Barnabas ahora es un peligro. Meses atrás, se consideraba “abandonada”, un término oficial para barcos que naufragan, son destruidos, hundidos, castigados o desmantelados. Barnabas ha sido marcado con avisos de remoción de la ciudad y el estado, pero todavía está allí, pudriéndose. Nadie ha tenido noticias de Neil; Busto cree que pudo haber muerto.

Ahora se enfrenta a una pregunta que atormenta a los funcionarios de Florida cada año: ¿qué hacer con los cientos de barcos abandonados que ensucian las vías fluviales desde los Cayos a Jacksonville y Pensacola? Las autoridades estatales se están ocupando de 370 embarcaciones peligrosamente castigadas, más otras 226 que fueron daños colaterales del huracán Irma, que destruyeron casi 3,000 embarcaciones en todo el estado.

Todos esos barcos hundidos amenazan a los marineros y al medioambiente local. También son malas noticias para los contribuyentes. Muchos propietarios de embarcaciones no tienen seguro o no pueden pagar para limpiar sus naufragios, mientras que otros como Neil simplemente desaparecen. Cada operación de recuperación de embarcaciones puede costar decenas de miles de dólares.

Entre los altos precios y los requisitos legales para dar a los propietarios una oportunidad justa de reclamar sus propiedades, a menudo lleva meses o años para dragar barcos hundidos. En Miami, los comisionados están redactando una ordenanza para agilizar los procedimientos legales a raíz de una serie de demandas y mala prensa en los últimos años por parte de propietarios de barcos que dicen que la ciudad demolió sus buques sin el debido proceso.

“La ciudad de Miami tiene tanta agua dentro de sus límites, que tiene el mayor problema en el condado cuando se trata de embarcaciones abandonadas”, dice John Ricisak, un supervisor que administra el programa de remoción de embarcaciones abandonadas en el Departamento de Regulación y Recursos Económicos (DERM). “Y es un problema que no pueden resolver en este momento”.

Mientras mira a Barnabas, que se encuentra en un área que Ricisak llama “punto cero” para el problema del barco abandonado de Miami, Busto dice que le preocupa que es solo cuestión de tiempo antes de que el barco medio hundido lastime a alguien.

“Imagínense si alguien viene por la noche en la oscuridad y no ven nada, y luego, boom, se dan de bruces”, dice, cerrándose ante la idea. “Ni siquiera quieres pensar en eso”.

Fuente:Miami Diario.

Loading...

SIN COMENTARIOS

Responder