La lucha de Kavanaugh por la Corte Suprema se desarrolla bajo la luz de #MeToo

0
143

(Miaminews24).-Las acusaciones de conducta sexual inapropiada contra Brett Kavanaugh, nominado para la Corte Suprema de Estados Unidos han llevado a la confusión su confirmación en el Senado. Y el trato de su acusadora, Christine Blasey Ford, ha provocado un debate emocional en todo el país sobre cómo los legisladores deben manejar los reclamos de abuso en la era #MeToo.

El presidente Donald Trump nombró a Kavanaugh para una posición de por vida en el máximo tribunal de la nación. El nominado está a punto de convertirse en uno de los nueve jueces estadounidenses que decidirán casos durante décadas sobre inmigración, medio ambiente, finanzas, derechos civiles y Roe v. Wade, la decisión de 1973 que abrió el acceso de las mujeres estadounidenses al aborto.

 

La controversia se desarrolla en una nueva atmósfera política en comparación con las audiencias de confirmación anteriores de la Corte Suprema. El movimiento #MeToo, que comenzó hace un año, ha hecho que las mujeres denuncien contra la mala conducta sexual y encuentren solidaridad en gran número.

Las instituciones predominantemente masculinas, incluido el Congreso de EE.UU., están siendo más cuidadosos con acusaciones de abuso y acoso, que alguna vez fácilmente descartaron, dicen los expertos. Los republicanos, en particular, también están preocupados sobre cómo les irá a las mujeres en las críticas elecciones de noviembre.

«Hemos tenido toda esta atención al acoso sexual y al comportamiento inapropiado y al movimiento #MeToo. Hay mucha más conciencia de toda esta área de acoso sexual, a los derechos de las mujeres, y cómo las mujeres deben ser tratadas en la esfera pública», dijo Stuart Rothenberg, editor principal del boletín político Inside Elections. «Políticamente, este tema en este momento es un gran problema».

 

Ford, una profesora de California, dijo públicamente el domingo que Kavanaugh había abusado sexualmente de ella cuando ambos eran adolescentes a principios de los años 80. Estaba borracho en ese momento, dijo, y la inmovilizó en una cama, la palpó y puso su mano sobre su boca cuando intentó gritar. Kavanaugh niega el episodio y dijo en un comunicado: «Esta es una acusación completamente falsa. Nunca he hecho algo como lo que el acusador describe, ni a ella ni a nadie».

La Comisión Judicial del Senado, que está investigando a Kavanaugh antes de la votación del Senado para confirmarlo, ahora está averiguando cómo proceder. Ford dice que el FBI debe investigar el incidente antes de testificar. Los defensores republicanos de Kavanaugh, mientras tanto, sugieren que escucharán lo suficiente si ambas partes hablan bajo juramento. El testimonio podría suceder tan pronto como el lunes.

 

Fuente:VOZ DE AMERICA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here