Administración Trump busca endurecer política migratoria

Administración Trump busca endurecer política migratoria

0 26

(MIAMINEWS24).-El gobierno del presidente Donald Trump está considerando implementar un nuevo plan que terminaría separando o deteniendo indefinidamente a familias inmigrantes que crucen ilegalmente la frontera de México hacia Estados Unidos.

El gobierno estaría creando el plan disuasorio, en respuesta a un aumento de familias que intentan cruzar la frontera, muchas de ellas buscando asilo, según reportó el viernes el diario The Washington Post, citando varios funcionarios gubernamentales con conocimiento directo del proyecto.

Una de las opciones bajo consideración es detener por hasta 20 días a padres e hijos que estén pidiendo asilo, luego presentar a los padres lo que los funcionarios llamaron una “elección binaria”: permanecer detenidos con sus hijos por meses o años, mientras sus casos de asilo son procesados, o dejar que los niños sean trasladados a albergues del gobierno, para que otros familiares o guardianes busquen su custodia.

“Esa opción –la elección binaria– es una de varias bajo consideración, debido a la frustración del presidente Trump, en cuanto a la seguridad fronteriza”, reportó The Washington Post. Trump no ha podido cumplir su promesa de construir un muro fronterizo. Mientras, luego de la polémica desatada hace varios meses, tras reportes de niños separados de sus padres al cruzar la frontera, el gobierno cesó las separaciones.

Reportes del gobierno indican que las cifras de familias que llegaban a la frontera buscando asilo disminuyeron, tras las políticas de separación. Pero esos números volvieron a aumentar recientemente.

NBC News reportó esta semana que cientos de familias que buscan asilo en Estados Unidos fueron liberadas de centros de detención en Arizona recientemente, sin previo aviso y sin recibir instrucciones sobre a dónde ir o cómo presentarse a sus citas en la corte. Según NBC, la abrupta liberación se debe al aumento de familias que cruzan la frontera, que subió a 38 por ciento en el mes de agosto. Se espera que ese porcentaje aumente en los reportes de septiembre.

Los funcionarios que hablaron con The Washington Post dijeron que no planean “revivir las caóticas separaciones forzadas” llevadas a cabo por el gobierno en mayo y junio, que provocaron fuertes reacciones en contra de esas políticas y generaron litigios y órdenes judiciales para reunir a las familias.

Sin embargo, el gobierno está buscando responder de alguna manera para disuadir a los inmigrantes, y el polémico consejero de la Casa Blanca, Stephen Miller, está abogando por la implementación de medidas más severas, reportó el diario. En la Casa Blanca ha habido varias reuniones de alto nivel sobre el tema recientemente.

La separación de niños de sus padres, intentando entrar en territorio de Estados Unidos, ha sido fuertemente criticada dentro y fuera de la nación.

El subsecretario de prensa de la Casa Blanca, Hogan Gidley, dijo en un correo electrónico enviado a The Washington Post que “profesionales del cumplimiento de la ley con experiencia en el gobierno de EE. UU. están analizando y evaluando opciones para proteger al pueblo americano, prevenir las horrorosas acciones de la trata de niños y frenar a los carteles de narcotráfico de entrar a nuestras comunidades”.

Durante la política de separación familiar, casi 3 mil niños fueron separados de sus padres, en un periodo de seis semanas y llevados a albergues del gobierno alrededor del país. Decenas de ellos terminaron en albergues en Miami-Dade.

Varios reportes indican que el gobierno no tenía un plan claro para reunir a los padres e hijos. Como consecuencia, cientos de inmigrantes fueron deportados sin sus hijos pequeños, quienes ahora enfrentan solos procesos de asilo en las cortes de inmigración.

El gobierno enfrentaría varios obstáculos para poder implementar el plan bajo consideración, como el hecho de que un antiguo acuerdo legal llamado “The Flores Settlement” prohíbe a la policía de inmigración ICE detener a menores de edad por más de 20 días. Además, las autoridades de inmigración no cuentan con instalaciones lo suficientemente grandes para detener a cientos de familias juntas.

Abogados de inmigración, activistas y expertos han dicho que el plan podría terminar en litigios. Un reporte encargado por el Congreso y publicado el mes pasado, indicó que liberar a las familias juntas es “la única opción claramente viable bajo las leyes actuales”.

Fuente:Miami Diario.

Loading...

SIN COMENTARIOS

Responder