Falleció en Miami joven actor que fue uno de los galanes favoritos...

Falleció en Miami joven actor que fue uno de los galanes favoritos de la TV cubana

0 41

(Miaminews24).-El actor cubano Yamil Jaled Hernández falleció el día de ayer 6 de noviembre en el Hospital Palmetto en Hialeah de un paro cardiorrespiratorio. La noticia se dió a conocer en las redes sociales por colegas y actores como Roberto San Martín, Mijail Mulkay y el director de cine Carlos Lechuga, entre otros.

También colocó un sentido comentario en su página de Facebook su ex esposa, Maitee Elizalde, quien además es la madre de su pequeña hija Victoria.

Elizalde, que escribió las palabras de despedida hace algunas horas, agradeció al actor por haber compartido ocho años de matrimonio y por la niña, a quien dijo que no había podido darle la noticia porque no sabía cómo hacerlo. Informó además que supo del fallecimiento por la mamá del actor, que estaba desconsolada.

Jaled Hernández se dio a conocer a mediados de la década de los años 1990 y los 2000 por su trabajo en la televisión cubana en series policiacas como Día y noche y Tras la huella. En la primera interpretó al policía Yiyo y en la segunda al mayor Marcos. En el 2004 también fue el galán de la telenovela Destino prohibido.

“Era la nobleza misma, ¡tenía una sonrisa! Era ese tipo de persona que te da alegría solo de verlo”, dijo la actriz Grettel Trujillo, quien lo conoce desde que ambos estudiaban en el Instituto Superior de Arte (ISA) de La Habana. Más tarde trabajaron juntos en el grupo de teatro La Colmena. “Nos encontramos en la calle en Miami recientemente, y me habló mucho de su niña. Era un buen padre”, añadió Trujillo.

Jaled Hernández llegó a Miami en el 2009 para reunirse con Elizalde. En esa ocasión explicó que tomó la decisión de irse de Cuba por la censura y las difíciles condiciones de trabajo en la isla. En el 2007 se estableció en Santiago de Chile explorando otras fronteras profesionales

“Me fui de Cuba porque me cansé’, declaró en entrevista con El Nuevo Herald a su llegada a Miami. “En materia de televisión no hay nada que hacer allí, porque cada programa que sale al aire es el resultado de un agónico proceso de censura, vetos y 800 revisiones de funcionarios’”.

En la misma entrevista señaló que la televisión cubana se encontraba en la “era de las cavernas” y que su sueldo de más de $3,000 pesos cubanos le alcanzaba apenas para cubrir necesidades básicas. En el comentario que colocó Roberto San Martín en Facebook hace 12 horas, recordó que, como actores jóvenes, solían coincidir en los castings.

“No éramos amigos. Tampoco enemigos”, escribió San Martín. “El caso es que ha muerto un hombre en la flor de su vida y seguramente sin intenciones de morir (…) Siento mucho tu muerte Yamil, cada vez veo más claro que todos estamos de paso en esta vida. Colega, amigo, hermano. Ojalá te haya dado tiempo a despedirte de los tuyos. Buen viaje. Nos vemos. Descansa en paz”.

El director de cine Carlos Lechuga puso la foto del actor muy joven en Instagram y la acompañó con la emotiva frase: “Se fue un gran actor. Mi pésame para sus familiares”.

Por su parte, Mijail Mulkay recordó que compartieron cuando estudiaban en el ISA, de donde Jaled Hernández se graduó en 1997, y más tarde en proyectos profesionales. Lo describió como “amigo, y sobre todo, buena persona”, y le envió condolencias a sus allegados.

“Aunque de sobra sé que no servirá de mucho, al menos tú, dondequiera que estés, sí sabrás lo triste que me pone esta noticia”, expresó Mulkay.

Al pie de esa nota, se sumaron otros comentarios que lo describieron como “excelente actor y amigo, además de buen vendedor, porque fue él quien hace unos meses me vendió mi carro”, comentó una persona.

Al parecer en Miami, al menos en los últimos tiempos, Jaled Hernández se ganó la vida como vendedor de autos.

En Cuba, después de graduarse del ISA trabajó en el teatro con el grupo Rita Montaner. En el 2001 interpretó al famoso chulo cubano en un teleplay del clásico del teatro cubano, Réquiem por Yarini, de Carlos Felipe.

Fuente:ENH
Loading...

SIN COMENTARIOS

Responder