¿Cuál es la historia del Martes 13 y su vínculo con la mala suerte?

0
44

Desde tiempos remotos le han atribuido un sinfín de teorías a la supuesta energía maligna que flota en el Martes 13. A diferencia de los anglosajones y otros países europeos, quienes depositaron esa superstición al viernes 13, en Sudamérica, especialmente, en Perú, deben ingeniarse varias formas para evitar caer, en este día, en el pozo profundo del infortunio y la mala suerte.

“En martes ni te cases, ni te embarques, ni de tu casa te apartes”, es una de las frases populares que corrobora el pánico que provoca la llegada del Martes 13. En esta fecha, por ejemplo, la mayoría de personas evita el mal augurio no tomando carros o aviones o esquivando a algún gato negro.

Origen de creencia:

Se presume que esta superstición nació el 13 de abril de 1204 cuando la Cuarta Cruzada venció al imperio romano en Constantinopla. También se toma como punto de partida al martes 13 en el que produjo el mito de la confusión de lenguas en la Torre de Babel. Marcos Rafael Blanco Belmonte, poeta, escritor y periodista español, conecta la concepción de esta convicción con la invasión musulmana a Játiva (actual Valencia), pues, se dio un martes 13 de junio de 1276.

Los vínculos del Martes 13:

La excusa perfecta fue la coincidencia con algunos personajes y algunas numeraciones. Solo para empezar, los creyentes vinculan a Marte, el Dios Romano de la destrucción, la sangre y la violencia, con los trece asistentes de la Última Cena: 12 apóstoles y Jesús. En este grupo, Judas, es el número 13 por ser el traidor. Además, en el libro Apocalipsis de la Biblia, el capítulo 13 se hace una referencia a “la bestia de siete cabezas”.

Otra referencias tiene que ver con Loki, Dios del mal, quien es el invitado número 13 de la cena de los dioses, según la mitología nórdica. En el Kabbalah judío también se habla de 13 espíritus malignos. Y, por si fuera poco, en el tarot la muerte está vinculada con la carta númera 13.

Martes 13 en la Medicina:

Algunos expertos han calificado a esta superstición como una fobia y la bautizaron con la complicada nomenclatura “Trezidavomartiofobia”. Aquellas personas que reaccionan con terror a esta fecha deben llevar un tratamiento que cure este mal de antaño.

Fuente: La República