Todo lo que debes saber sobre pestañas magnéticas para lucir fabulosa

0
168

Dos farmacéuticas nos dan las claves de las pestañas con imanes que arrasan en redes y entre las celebrities

Las pestañas magnéticas o de imán son la nueva tendencia de belleza que arrasa en redes. Tienen la ventaja de que no llevan pegamento como las pestañas postizas y son más cómodas de llevar y fáciles de poner que sus antecesoras. Si quieres probarlas, te contamos todo lo que tienes que saber para que te atrevas a llevarlas de la mano de varias farmacéuticas.

Se han vertido ríos de tinta acerca de las pestañas postizas como una de las opciones más espectaculares para agrandar y realzar la mirada, sobre todo cuando las tenemos finas o muy claras porque son fáciles y cómodas de poner y quitar pero tienen el inconveniente de que el pegamento o el adhesivo de éstas pueden ocasionar problemas de conjuntivitis o infección en los ojos…

Sin embargo, para evitar ese problema y presumir de pestañas increíbles y mirada espectacular, llegan las pestañas magnéticas o pestañas postizas de imán que se han convertido en un bestseller entre maquilladores y ya están arrasando en redes sociales.

Lo mejor es que se pueden reutilizar y son la alternativa a las extensiones de pestañas que además te permiten ahorrar dinero y tiempo además de prometerte una mayor comodidad.

Las pestañas postizas de imán o pestañas magnéticas sirven para dar grosor y volumen y lograr darle profundidad a la mirada y aunque tienen una colocación en la que se requiere paciencia, mañana y pulso, son mucho más fáciles de poner que sus antecesoras. «Se colocan sobre las pestañas naturales en parejas con ayuda de microimanes. Y en cada par de pestañas, hay una hilera inferior y otra superior. Primero debes colocar siempre la superior en la mitad externa de las pestañas naturales» nos cuenta la farmacéutica Esther Sansi, de la farmacia @Sansi_Farma de la Plaza de las Salesas, 7 de Madrid.

Al ser pestañas magnéticas, siempre se requieren dos hileras de pestañas para cada ojo, superior e inferior, y así quedan fijadas. «Para su retirada solo debes tirar ligeramente con los dedos hasta que se despeguen, y como son reutilizables puedes guardarlas para la siguiente ocasión. Eso sí: debes limpiarlas siempre de posibles restos de maquillaje», nos advierte Sansi.

Las hay de de varios tipos: naturales, más exuberantes o incluso de esquina (para espesar la mitad externa del ojo) y se venden de distinta longitud y efectos de volumen. Para que no se noten las dos hileras de pestañas, Sansi recomienda utilizar un eyeliner y las de la firma Viiiral en concreto, gracias a la fuerza del imán y para mantenerlas más curvadas pero puedes encontrarlas en Amazon a distintos precios y de distintos tamaños y grosores.

Suelen estar hechas a mano y de material de seda ultra fino y triunfan por su calidad y aspecto natural. Además, duran unas 30 veces y su precio no llega a los 30 euros en la mayoría de las ocasiones.

Lo mejor es que las pestañas de imán tienen menos contraindicaciones que las pestañas postizas en las que se usa pegamento, aunque «ambas pueden dañar tus pestañas naturales y si las usas a diario debilitar las tuyas propias y que se acaben cayendo» comenta Sansi.

Así que si eres de las frikies de las pestañas magnéticas y las usas a menudo, «límpialas bien todas las noches y ponte un sérum regenerador en las tuyas para fortalecerlas, pues no deja de ser una leve agresión y tu pestaña debe soportarse a sí misma y a la nueva día tras día».

Y también puedes utilizar un crece-pestañas de modo que luzcas la mejor versión de las tuyas propias. Porque como asegura la también farmacéutica Olga Orantes, «hay casos en los que si se tiene conjuntivitis o infección ocular, en los que pueden contaminar las pestañas magnéticas y hacer que aumente la infección o contagiar el otro ojo por lo que en ese caso, deberíamos descansar de ellas además de tener una buena higiene ocular y no pasarlas de una persona a otra».

Además, Orantes, asegura que si tienes pocas pestañas o son inexistentes, «no son aconsejables porque puedes hacer que las pestañas se muevan de un lado a otro y no aporten ese efecto natural. Lo ideal sería limpiarlas correctamente con un bastoncillo y agua micelar y siempre una buena higiene del ojo antes de ponértelas».

Pestañas magnéticas de Ardell (18,90 euros).