Etiquetas Mensajes etiquetados con "aranceles"

aranceles

Más de siete de cada diez empresas estadounidenses en China (el 74,9 %) se están viendo afectadas negativamente por la guerra comercial entre China y Estados Unidos, según una encuesta publicada hoy por la Cámara de Comercio del país norteamericano en el gigante asiático.

“El impacto negativo de los aranceles es claro y perjudica la competitividad de las compañías estadounidenses en China”, apunta el informe publicado hoy con las conclusiones de la encuesta hecha por AmCham China y AmCham Shanghái a sus compañías miembro.

La muestra fue realizada del 16 al 20 de mayo y en ella participaron 250 empresas. De ellas, el 61,6 % están relacionadas con la manufactura, el 25,5 % con los servicios, el 3,8 % con la venta minorista y distribución, y el 9,6 % con otras industrias.

El impacto fue mayor para los fabricantes, con un 81,5 % de afectados por los aranceles estadounidenses, y un 85,2 % por los aranceles chinos.

Ante el avance de las negociaciones con China, el 25 de febrero, el presidente Donald Trump, aplazó la imposición de aranceles contra productos chinos por valor de 200.000 millones de dólares que iban a entrar en vigor el 2 de marzo, pero finalmente el pasado día 10 dictó un incremento arancelario del 10 % al 25 % para las importaciones chinas de más de 5.000 productos.

Por lo tanto, la encuesta fue realizada tras la escalada de tensiones desatada por Trump, que a su vez desencadenó una reacción de las autoridades chinas con nuevos aranceles.

El impacto de los gravámenes se siente a través de una menor demanda de productos (52,1 %), mayores costos de fabricación (42,4 %) y mayores precios de venta de productos (38,2 %).

Para hacer frente al impacto de los aranceles, señala la encuesta, las empresas están adoptando medidas como el retraso o cancelación de las decisiones de inversión (33,2 %) o la adopción de una estrategia “En China, para China” (35,3 %), que busca establecer la fabricación y el abastecimiento dentro de China para servir principalmente al mercado chino.

“Dicha estrategia constituye una opción racional para que muchas empresas se aislen de los efectos de los aranceles y mantengan su capacidad para buscar oportunidades en el mercado interno”, apunta el informe.

Aunque más de la mitad de los encuestados (53,1 %) no ha visto ningún aumento en las medidas de represalia no arancelaria por parte del Gobierno chino, aproximadamente uno de cada cinco ha experimentado un aumento en las inspecciones (20,1 %) y un despacho de aduanas más lento (19,7 %).

También han sentido una aprobación más lenta para las licencias u otras solicitudes (14,2 %), así como complicaciones derivadas de una mayor supervisión burocrática o control regulatorio (14,2 %).

Por otro lado, el 40,7 % de los encuestados está considerando trasladar o ha trasladado sus instalaciones de fabricación fuera de China, siendo el sudeste asiático (24,7 %) y México (10,5 %) los principales destinos.

Menos del 6 % de los miembros dijeron que tienen o están planteándose reubicar la fabricación en Estados Unidos.

A ese respecto, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores Lu Kang indicó hoy en la rueda de prensa diaria que Pekín “continúa comprometido a proveer un entorno justo, transparente e indiscriminado para todas las empresas”.

“Incluso con amenazas por parte de EEUU de aumentar los aranceles, los inversores extranjeros siguen entusiasmados con el mercado chino. Muchas compañías mundialmente conocidas continúan aumentando su inversión en China, lo que muestra que todavía confían en las perspectivas económicas de China y en los beneficios que obtendrán”, añadió Lu.

Sobre las posibles resoluciones del conflicto, el 42,7 % de los miembros apoya “un retorno al statu quo”, lo que “demuestra que los miembros quieren un acuerdo” comercial entre las dos potencias.

Fuente: Diario las Américas

Gas ee.uu
referencial

A partir del 1 de junio, China aumentará los aranceles para el gas natural licuado de EE.UU del 10% al 25%, según la Comisión del Arancel de Aduanas del Consejo de Estado de China. Alexandr Lesnij, columnista de un medio analizó por qué será una catástrofe para la industria del gas de EE.UU.

¿Fracaso total?

Los aranceles chinos son una respuesta a las acciones agresivas de Washington. El 10 de mayo, tras unas negociaciones comerciales entre EEUU y China, que concluyeron sin avances, el presidente Donald Trump anunció un aumento de los aranceles a los productos chinos por un valor de 200.000 millones de dólares.

Pekín respondió de inmediato: a partir del 1 de junio se introducen aranceles adicionales sobre los productos estadounidenses por un valor de 60.000 millones de dólares, incluido el GNL.El mercado chino de GNL es el más grande y el de mayor crecimiento en el mundo y, por lo tanto, el más deseado para todos los exportadores de combustible, incluidos los estadounidenses.

Se prevé que este año las importaciones de GNL en China aumentarán más del 20%, pronosticó en febrero Carlos Torres-Díaz, jefe del Departamento de Investigación de Mercado de Gas de Rystad Energy.

Es por eso que se inició la mayoría de los proyectos para la construcción de terminales de licuefacción de gas en Estados Unidos, asegura Lesnij. Recientemente, en el estado de Luisiana, se puso en marcha la planta de Cameron LNG con tres líneas de producción con una capacidad total de 13,5 millones de toneladas al año.

Te puede interesar: Ford eliminará siete mil puestos de trabajo

No obstante, los aranceles chinos hacen dudar de las perspectivas de las nuevas líneas de GNL en EEUU.

La pérdida del mercado chino puede frustrar los planes de los estadounidenses para la expansión europea. Según los analistas de Rystad Energy, Rusia ahora está suministrando gas a Europa a un precio promedio de cinco dólares por mmBtu. En el mismo nivel se encuentra el punto de indemnidad para las entregas a Europa del GNL estadounidense. En otras palabras, para los estadounidenses vender su gas al precio de Rusia significa trabajar sin ganar nada.Washington esperaba compensarlo por medio de entregas paralelas a Asia, donde los precios del GNL son tradicionalmente más altos que los europeos. Pero ahora, sin China, la expansión de las exportaciones a Europa para la industria del gas estadounidense es extremadamente irrentable.

Cortesía:sputnik

EEUU y Canadá alcanzaron un acuerdo para levantar los aranceles impuestos mutuamente al aluminio y al acero.

Los gobiernos de EEUU y Canadá informaron en una declaración conjunta que eliminarán los aranceles recíprocos en el plazo de dos días.

“Estados Unidos y Canadá acuerdan eliminar, en el plazo máximo de dos días desde la fecha de esta declaración, todos los aranceles que EEUU impuso conforme a la sección 232 a las importaciones de productos de acero y aluminio procedentes de Canadá, y todas los aranceles que Canadá impuso en represalia por la medida conforme a la sección 232 adoptada por Estados Unidos”, dice el comunicado.

Cortesia: Sputnik

México está organizando una lista de aranceles contra EEUU en represalia por los impuestos al acero y aluminio aplicado por su vecino del norte, la cual se comenzará a implementar dentro de dos o tres semanas, dijo la secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín, tras reunirse con la canciller canadiense Chrystia Freeland en Toronto.

“Estamos en el proceso de preparación de un nuevo arancel en represalia; sin embargo, todavía no podemos revelar los nuevos componentes, pero podemos decir que incluirá consideraciones económicas y políticas”, afirmó Márquez Colín durante la conferencia de prensa que fue publicada en Twitter por la embajada de Canadá en México.

Cortesia: Sputnik

El Gobierno chino afirmó que esta medida se realizó en defensa de sus intereses y su soberanía económica y financiera tras los ataques arancelarios de EE.UU. 

El Ministerio de Finanzas de China anunció que activará un plan de impuestos sobre las importaciones de productos que ingresen a esa nación asiática desde Estados Unidos. Los gravámenes anunciados entrarán en vigencia a partir del próximo 1 de junio, y tendrán un valor estimado de 60.000 millones de dólares.

Esta batería de sanciones arancelarias vienen a responder al ataque económico impuesto a un grupo de productos de manufactura china por parte de la administración del presidente estadounidense, Donald Trump.

En este sentido, las nuevas tarifas arancelarias serán aplicadas a 4.500 productos estadounidenses. El aumento de tasas será distribuido en 25 por ciento para 2.493 artículos, 20 por ciento será activado para unos 1.078 productos y finalmente un 10 por ciento fue estipulado para los restantes 974 artículos.

El Gobierno de China destacó que 595 productos estadounidenses no serán afectados por este aumento de tarifas y permanecerá en 5 por ciento.

Estados Unidos intensificó una guerra arancelaria con China el viernes pasado al elevar los impuestos a productos chinos valorados en 200.000 millones de dólares, al tiempo que las negocaciones comerciales entre ambas naciones fracasó.

Asimismo, el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, informó el pasado 10 de mayo en la acostumbrada rueda de prensa semanal de ese despacho, que China no cederá ante las presiones foráneas a la hora de defender sus intereses y su soberanía.

“Beijing se verá obligado a tomar contramedidas en respuesta al aumento de los aranceles a los artículos chinos importados por EE.UU, y en cuanto a los detalles concretos, sigan atentamente la información que llegue”, indicó.

La administración china ha venido sorteando los ataques arancelarios del Gobierno estadounidense, además que ha intentado llegar a acuerdos que permitan el restablecimiento de las relaciones económicas de buena voluntad con Washington, sin que esto haya dado frutos, por lo que ahora decidió  defender su soberanía financiera.

“China jamás cederá ante la presión exterior, está decidida a defender sus derechos e intereses legítimos y es capaz de hacerlo en plena medida”, manifestó el portavoz Geng Shuang.

Fuente: TeleSur

trump
referencial

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, advirtió al Gobierno de China que no se espere hasta 2020, año de las próximas elecciones presidenciales en EEUU, para cerrar un acuerdo comercial bilateral.

“Creo que China sintió que le estaban dando una paliza tan fuerte en la reciente ronda de negociaciones que se podía esperar hasta las próximas elecciones de 2020 para ver si tenía suerte y ganaban los demócratas”, tuiteó Trump.

En este caso, Pekín “seguiría sacándole a EEUU 500.000 millones de dólares al año”, agregó en alusión al déficit comercial que tiene su país con el gigante asiático.”El único problema es que saben que voy a ganar (mejores cifras en economía y empleo en la historia de EEUU y mucho más), y el acuerdo se volverá mucho peor para ellos si tiene que negociarse durante mi segundo mandato”, advirtió.

Por eso, sería “sensato” que China se dé prisa para alcanzar el pacto, concluyó el presidente estadounidense.

Los días 9 y 10 de mayo en Washington tuvo lugar la 11ª ronda de las negociaciones comerciales de EEUU y China que concluyó sin avances.

El mismo 10 de mayo, Estados Unidos aumentó del 10 al 25% los aranceles a importaciones chinas por un valor de 300.000 millones de dólares, a lo que China prometió responder con represalias.

Desde el año pasado las dos economías más grandes del mundo continúan implicados en una guerra comercial a gran escala.En junio de 2018 Washington amenazó con imponer aranceles del 25% a productos chinos por valor de 50.000 millones de dólares con el fin de reducir el déficit comercial.

Ambos países se han impuesto desde entonces varias baterías de aranceles recíprocos: mientras EEUU tarifó las mercancías chinas por un valor total de 250.000 millones de dólares, China respondió con aranceles que afectaron los productos norteamericanos valorados en 110.000 millones de dólares.

En diciembre de 2018, los presidentes de las dos naciones acordaron una tregua en la guerra comercial y decidieron abstenerse de subir más las tarifas mientras continúen negociaciones chino-estadounidenses.

Cortesía:sputnik

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, elevó al máximo su presión sobre Beijing al ordenar iniciar el proceso de imponer aranceles a casi todo lo importado de China.

Desde comienzos de la semana, el líder de la Casa Blanca osciló entre señales de apaciguamiento y amenazas contra la potencia asiática y a última hora del viernes sorprendió con un nuevo golpe.

Solo unas horas después de haber proclamado que las discusiones de los dos últimos días con emisarios de China habían sido “francas” y “constructivas”, Trump puso manos a la obra para cumplir con una amenaza que viene lanzando desde hace meses.

El presidente “ordenó iniciar el proceso de aumentar los derechos de aduana a casi todo el resto de las importaciones de China, que están estimadas en unos 300.000 millones de dólares”, dijo el Representante Comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer.

Desde el año pasado, bienes importados de China por más de 250.000 millones de dólares fueron gravados con aranceles. Este mismo viernes, se elevó al 25% los aranceles de 10% que pesaban sobre productos valuados en 200.000 millones de dólares.

Cumplir la orden de Trump demorará meses. El procedimiento para gravar los bienes por unos 300.000 millones de dólares que faltan debe estar necesariamente precedido de notificaciones públicas, y la apertura de un período de consultas a involucrados, recoger sus comentarios y divulgarlos.

La determinación de Trump es otra forma de elevar al máximo la presión para que China se avenga a las demandas de terminar con sus masivos subsidios y prácticas distorsivas del comercio a las que Washington atribuye su abultado déficit comercial bilateral.

Pero también, el presidente norteamericano puede comprometer la marcha de las negociaciones entre ambas potencias que este viernes habían quedado con un halo de esperanza en un acuerdo.

De su lado, el jefe negociador chino, Liu He, dijo que el diálogo proseguirá en Beijing pese a los obstáculos encontrados.

Ante medios chinos en Washington señaló que “las negociaciones no fracasaron” y que los obstáculos son “un giro normal en las negociaciones… es inevitable”.

El negociador destacó “tres puntos de descuerdo”: el retiro de los aranceles punitivos de alcanzarse un acuerdo, como quiere Beijing; sobre la cantidad de productos estadounidenses que China debe comprometerse a comprar para reducir el enorme desequilibrio comercial; y el “equilibrio” en el texto final de cualquier pacto.

Trump dijo que su decisión futura sobre los aranceles dependerá de los progresos que se hagan en las pláticas y aseguró que no tiene apuro por cerrar un trato con Beijing por considerar que está negociando desde una posición de fuerza.

Fuente: El Clarín

Estados Unidos impondrá un arancel del 17.5 por ciento a las importaciones de tomate mexicano a partir del martes, ya que los dos países no pudieron renovar un acuerdo que suspendió una investigación antidumping estadounidense, dijeron autoridades mexicanas.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos afirmó en febrero que reanudaría una investigación antidumping sobre los tomates mexicanos, buscando finalizar el acuerdo comercial que data de 2013 y que según legisladores y productores estadounidenses ha fracasado.

“Las exportaciones de tomate mexicano van a tener que enfrentar un arancel del 17.5 pct sobre exportaciones (a partir de este martes), las noticias no son halagadoras (…) es una afectación para nuestras exportaciones”, dijo el lunes en la noche Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio Exterior.

Añadió que estas medidas permanecerán vigentes hasta que se alcance un nuevo acuerdo de suspensión.

La Secretaría de Economía de México expresó el martes su “decepción y preocupación” por la decisión del Departamento de Comercio estadounidense de eliminar la aplicación del acuerdo.

“Este implicará un costo anual superior a 350 millones de dólares para el exportador mexicano de tomate y se espera que muchos pequeños y medianos exportadores se vean imposibilitados de hacer frente a esta pesada carga financiera”, agregó en un comunicado.

México exporta anualmente alrededor de 2,000 millones de dólares en tomates a Estados Unidos, según De la Mora, quien informó que se mantienen las mesas de negociación entre ambos países buscando una solución. “Esperamos que las siguientes semanas se pueda llegar a un acuerdo”, dijo la subsecretaria.

El tomate es el tercer producto agrícola de exportación de México después de la cerveza y el aguacate, y uno de cada dos tomates que se consumen en Estados Unidos son de origen mexicano, según la Secretaría de Economía.

Una guerra comercial por los tomates se evitó dos veces desde la década de 1990, más recientemente en el acuerdo de 2013 que puso un precio mínimo a tomates mexicanos vendidos en Estados Unidos, mientras que prohibía a productores estadounidenses perseguir cargos antidumping contra exportadores mexicanos.

Fuente: Reuters

La Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE) ha reflejado en su apertura este lunes una caída de la confianza de los inversionistas luego de que el presidente de EE.UU., Donald Trump, amenazara con aumentar las barreras arancelarias contra China.

Según informa Reuters, el promedio industrial Dow Jones abrió con una pérdida de 344,3 puntos, cerca de un 1,3 %, para situarse en los 26.160,6. El índice S&P 500, por su parte, registró un total de 2.908,8 puntos tras una caída de 1,25 %, y el compuesto Nasdaq abrió con 7.981,8 por un tropiezo de 2,23 %.

Trump ha acusado a China de ser la mayor causa de pérdidas comerciales de EE.UU., una sorpresiva declaración realizada tras días de negociaciones comerciales con el gigante asiático. El domingo, el mandatario había lamentado que esas discusiones “continúan, pero muy lentamente“, ya que Pekín “intenta renegociar”.

El inquilino de la Casa Blanca advirtió entonces que los aranceles aplicados a importaciones chinas valoradas en 200.000 millones de dólares aumentarán este viernes del 10 % al 25 %, y amenazó con imponer “en breve” aranceles del 25 % a otros productos chinos valorados en 325.000 millones de dólares que, de momento, no están sujetos a impuestos.

Fuente: RT

El presidente Donald Trump, aumentó la presión al país asiático el día domingo al expresar que aumentaría aranceles que aplican a productos chinos importados por un valor de  200.000 millones de dólares, aún siendo la fase más crucial de la negociaciones comerciales.

Trump hizo sus comentarios vía Twitter justo antes de que una delegación china reanude las conversaciones en Washington el miércoles a fin de resolver una guerra comercial que ha sacudido los mercados financieros y ensombrecido la economía del planeta.

El mandatario advirtió que el viernes aumentaría los impuestos de 10% a 25% a las importaciones de productos chinos valorados en 200.000 millones de dólares. En dos ocasiones ha extendido las fechas límite para incrementar los aranceles -en enero y marzo- en un intento por ganar tiempo para negociar un acuerdo.

Pero el domingo, Trump -quien se ha descrito como “un hombre de aranceles”- advirtió que estaba perdiendo la paciencia.

“El Acuerdo de Comercio con China continúa, pero muy lentamente, mientras ellos tratan de renegociar. ¡No!”, tuiteó el presidente.

Los dos países están enfrascados en una disputa con mucho en juego en torno a los intentos de China para posicionarse como una súper potencia tecnológica. Washington acusa a Beijing de usar tácticas depredadoras -incluyendo el robo cibernético y el obligar a empresas extranjeras a entregarle sus tecnologías- a fin de situar a compañías chinas en el liderazgo mundial de industrias avanzadas como la robótica y los vehículos eléctricos.

En julio pasado, el gobierno de Trump comenzó gradualmente a imponer aranceles a importaciones de bienes chinos para presionar a Beijing a cambiar sus políticas. Ahora ha impuesto 10% de aranceles a importaciones chinas valoradas en 200.000 millones de dólares y 25% de aranceles en bienes valorados en 50.000 millones.

El gobierno ha insinuado repetidamente que los negociadores están progresando. Hace un mes, Trump dijo que ambos países estaban “concluyendo el cambio de rumbo” y pronosticó que “algo monumental” se lograría en las próximas semanas.

Pero la semana pasada, el secretario del Tesoro Steven Mnuchin, pareció templar las expectativas, insinuando que Washington estaba dispuesto a “seguir adelante por su cuenta” si no logra conseguir el acuerdo que quiere.

Fuente: Voa Noticias.

VARIEDADES

Policia Miami dade

Los detectives del Departamento de Policía de Miami-Dade identificaron a la víctima de disparos del viernes, en el en el Hookah Palace en 11865 SW...