Etiquetas Mensajes etiquetados con "aranceles"

aranceles

0 20

(Miaminews24).-La Reserva Federal informó el miércoles que la economía de Estados Unidos estuvo creciendo en el otoño, pero que hay preocupación por el aumento de los aranceles debido a una creciente guerra comercial, al aumento de las tasas de interés y a los ajustados mercados laborales.

En su más reciente informe sobre las condiciones económicas nacionales, la Fed indicó que la mayoría de sus 12 regiones experimentó un crecimiento moderado hasta fines de noviembre. Dallas y Filadelfia dieron a conocer que el crecimiento se había desacelerado, mientras que San Luis y Kansas City describieron el crecimiento como leve.

El informe, conocido como el libro beige, destacó que el optimismo respecto al futuro se desvaneció un poco, y que sus contactos empresariales mencionaron una “mayor incertidumbre”.

La encuesta se utilizará en la próxima reunión de la Fed del 18 al 19 de diciembre. Se anticipa que, en ese encuentro, el banco central aumentará su tasa de referencia por cuarta vez este año.

El informe del libro beige observó problemas que estaban causando los aranceles más altos del tenaz enfoque de Trump hacia el comercio: el aumento de los costos para los fabricantes, ventas más bajas en los comercios y los agricultores afectados por los aranceles de represalia impuestos por China y otras naciones.

Incluso con las preocupaciones arancelarias, el libro beige señaló que la mayoría de los distritos continuó reportando un crecimiento moderado en el sector de manufacturas.

El impacto del aumento de las tasas de interés afectó a sectores sensibles como el inmobiliario, y el libro beige observó que la construcción de nuevas viviendas y que la venta de casas existentes se mantenían estables o experimentaban ligeras bajas.

La encuesta de la Fed indicó que los mercados laborales se redujo aún más en una amplia gama de ocupaciones.

 

Fuente:Voanoticias

0 25

(MiamiNews24).-China se mostró dispuesta a “reducir y eliminar” aranceles que se aplican actualmente a los vehículos estadounidenses importados por el gigante asiático, aseguró el presidente Donald Trump en Twitter en la noche del domingo.

En la actualidad los aranceles ascienden al 40 por ciento, añadió el presidente, que el sábado se reunió al margen de la cumbre del G20 en Buenos Aires con su homólogo chino, Xi Jinping. Ambos acordaron una tregua en la actual guerra comercial entre los dos países.

Trump estableció un plazo de 90 días para que ambas parte negocien nuevos acuerdos comerciales y hagan concesiones.

Por su parte, China rechazó hoy dar más detalles sobre el acuerdo entre el presidente chino, Xi Jinping, y el estadounidense, Donald Trump, que da un tregua a la guerra comercial entre las dos potencias y sobre el que ambos equipos han divulgado información dispar.

Minutos después de que Pekín anunciara que ambas partes habían acordado no aplicar aranceles adicionales a partir del 1 de enero, Washington precisó que se trataba de una suspensión durante 90 días de su plan de subir al 25 % los aranceles estadounidenses a cientos de productos chinos mientras continúan las negociaciones.

Preguntado por los plazos de esta tregua comercial y de otros detalles del acuerdo, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Geng Shuang, rechazó en rueda de prensa proporcionar más información al respecto pese a la insistencia de los periodistas.

“Lo que importa es que necesitamos encontrar un acuerdo aceptable por ambas partes y que estamos dispuestos a trabajar con el lado estadounidense para resolver nuestras disputas comerciales bajo el beneficio mutuo, la igualdad y la buena fe”, afirmó Geng.

Sobre el acuerdo, que se produjo en una cena de trabajo entre Xi y Trump tras concluir el G20 en Buenos aires, insistió en que “es bastante significativo” porque “ha evitado la escalada” de las disputas comerciales y ha abierto “nuevas perspectivas para la cooperación”.

Preguntado por la información divulgada por la Casa Blanca que asegura que China se ha comprometido a aumentar “sustancialmente sus compras de “productos agrícolas, energéticos industriales y de otro tipo” procedentes de EEUU, el portavoz remitió a la información divulgada ayer por el ministro chino de Asuntos Exteriores, Wang Yi, que no menciona nada al respecto.

“China está dispuesta (…) a abrir el mercado y expandir las importaciones y ayudar a aliviar los problemas en nuestras áreas comerciales”, añadió Geng.

También rechazó confirmar o desmentir otras informaciones divulgadas desde Washington que aseguran que China se habría comprometido a reducir los aranceles a los vehículos importados desde EEUU.

“El equipo de ambas partes ha acelerado sus conversaciones para intentar concluir con un acuerdo de beneficio mutuo”, dijo Geng, que declinó precisar cuándo empezará la próxima ronda de negociaciones.

Según explicó ayer el ministro chino en un comunicado, “los equipos de ambas partes van a estrechar la negociación para cancelar todos los aranceles” que se planeaban aplicar en los próximos meses.

La Casa Blanca, sin embargo, precisó que negociará con Pekín “cambios estructurales” en su política económica y otras cuestiones como “la transferencia forzada de tecnologías, la protección de la propiedad intelectual, las barreras comerciales no aduaneras, las intrusiones cibernéticas y el robo cibernético”, entre otros.

Desde julio, Washington ha impuesto aranceles a productos chinos por valor total de 250.000 millones de dólares, y Trump había amenazado con sancionar bienes por otros 267.000 millones de dólares, lo que superaría con creces el volumen de importaciones de China a EEUU, que en 2017 se situó en 506.000 millones.

Como represalia a estas medidas proteccionistas, Pekín ha aplicado medidas recíprocas a más de 60.000 millones de dólares en importaciones estadounidenses, casi la mitad de los 130.000 millones que compró en 2017.

fuente:DLA.

0 79

(Miaminews24).-China reaccionó hoy a la inminente entrada en vigor de nuevos aranceles en Estados Unidos a los productos chinos importados por valor de 200.000 millones de dólares con el anuncio de una nueva tanda de gravámenes a bienes estadounidenses por 60.000 millones de dólares.

Este anuncio se produjo después de que horas antes el Ministerio chino de Comercio advirtiera que estaba obligado a tomar represalias equivalentes, sin precisar cuáles, y pidiera al presidente estadounidense Donald Trump que rectificara “a tiempo”.

Los productos chinos afectados serán más de 5.000, entre los que se incluyen bolsos, arroz o prendas textiles, y se les aplicarán gravámenes del 10 %, que podrían incrementarse hasta el 25 % a partir de enero si ambos países no alcanzan un acuerdo, según amenazó el mandatario estadounidense.

“Estamos profundamente apesadumbrados”, afirmó hoy el Ministerio de Comercio de China, que manifestó su esperanza en que “Estados Unidos reconozca las consecuencias dañinas de su acción y rectifique a tiempo con medidas convincentes”.

Horas más tarde, ese mismo departamento confirmó que China impondrá aranceles de entre un 5 y un 10 % (los expertos barajaban que podrían ser de hasta el 25 %, pero finalmente Pekín ha moderado las contramedidas) a unos 4.000 tipos de productos por valor de 60.000 millones de dólares.

“A pesar de la decidida oposición de China y a la presentación de quejas formales, Estados Unidos ha insistido en adoptar una postura errónea, violando las normas de la Organización Mundial del Comercio”, señalaron en un comunicado las autoridades de Pekín, que ya habían amenazado con tomar esta medida si Washington dictaba nuevas tasas.

Pese a las continuas amenazas por parte de ambas potencias, hasta la fecha únicamente se han impuesto aranceles mutuos por valor de 50.000 millones de dólares que se aplicaron en dos fases (una inicial a bienes de 34.000 millones y una segunda a productos por valor de 16.000).

En ambos casos, Pekín esperó a que entraran en vigor las tasas estadounidenses para aplicar de forma inmediata las suyas, tal y como ocurrirá con la nueva tanda de gravámenes que se aplicará el 24 de septiembre, día festivo en China por la Fiesta de Medio Otoño.

Es posible que la respuesta de China desencadene nuevas medidas de Trump, quien, según avanzó ayer, está dispuesto a imponer una nueva oleada de tarifas a productos por valor de 267.000 millones de dólares en caso de que hubiera reacción de Pekín.

Los equipos negociadores de Washington y Pekín han mantenido ya cuatro rondas de conversaciones (dos en cada ciudad), en las que no han conseguido ningún acuerdo, y se emplazaron la semana pasada a una nueva reunión a finales de este mes en suelo estadounidense, a invitación de EEUU.

No obstante, la confirmación de que una nueva tanda de aranceles de semejante envergadura se empezará a aplicar desde el próximo lunes pone en riesgo ese encuentro, alertó hoy el diario “South China Morning Post”, que indicó que podría cancelarse.

La escalada del conflicto comercial entre las dos primeras potencias del mundo tendrá consecuencias, pronosticó hoy la agencia de calificación estadounidense Standard & Poor’s (S&P), que cree que “causará un sentimiento de shock y reducirá el futuro crecimiento global” y que el comercio caerá y, con él, las compañías de transporte e infraestructuras.

Para China, S&P espera que las compañías domésticas absorban un impacto directo, especialmente las que dependen más de las exportaciones a Estados Unidos, mientras que para este país prevé que las empresas se vean más o menos afectadas en función de si pueden encontrar proveedores alternativos.

También alertaron hoy de las consecuencias negativas de la guerra comercial las Cámaras de Comercio de Estados Unidos y la Unión Europea (UE) en China.

La primera lamentó que los aranceles provocarán “sufrimiento” a las compañías estadounidenses en el país y tendrán “un impacto negativo en sus negocios”, mientras que la de la UE pronosticó que la repercusión en las firmas europeas se magnificará.

“Más compañías tendrán que reajustar su cadena de proveedores, lo que llevará a más costes inicialmente y a tener que dedicar más tiempo a asegurar la estabilidad”, dijo el presidente de la Cámara de Comercio de la UE en China, Mats Harborn, quien alertó que estas firmas podrían tener que cambiar su sede de operaciones a otro país.

Aunque la UE comparte las preocupaciones y la “frustración” con Washington por el hecho de que Pekín no avanza en sus reformas, cree que la aplicación indiscriminada de aranceles es “una locura económica” y, aunque lo interpreta como una “táctica de negociación de Trump”, duda de su eficacia.

Fuente:DLA

0 75

(MiamiNews24).-Menos de 24 horas ha tardado el gobierno chino en responder a los aranceles anunciados el lunes por Donald Trump a los productos provenientes de este país. Pekín indicó este martes que impondrá aranceles por un monto total de 60.000 millones de dólares a productos estadounidenses, marcando una nueva escalada en la guerra comercial que viven los dos países desde la llegada del republicano a la Casa Blanca.

Trump dijo el lunes que impondrá aranceles de un 10% sobre importaciones de bienes chinos por un valor de 200,000 millones de dólares y advirtió que, si China toma represalias contra los agricultores o industrias estadounidenses, ” inmediatamente buscaremos la fase tres, que son aranceles sobre importaciones adicionales por aproximadamente 267,000 millones de dólares“.

El anuncio realizado por Pekín contra Estados Unidos se produjo casi a la misma hora que el presidente Trump acusaba al país asiático de haber “declarado abiertamente que están intentando activamente influenciar y cambiar nuestras elecciones atacando a nuestros granjeros, rancheros y trabajadores industriales debido a su lealtad hacia mí”.

Según el comunicado del gobierno estadounidense donde se especificaban las medidas que se aplicarán contra China, Trump no incluyó relojes inteligentes de Apple y Fitbit así como otros productos de consumo basándose el resultado de consultas públicas que cerró a principios de septiembre las consultas públicas.

La exención aplicará también a algunos productos textiles y agrícolas o las sillas de autos para niños así como los cascos de protección para los ciclistas, explicaron responsables estadounidenses en conferencia telefónica.

La recaudación de los gravámenes de la lista largamente anticipada comenzará el 24 de septiembre pero la tasa de incrementará a un 25% para finales de 2018, permitiendo a las compañías estadounidenses un tiempo para ajustar sus cadenas de suministros a otros países, dijo un funcionario de alto rango del gobierno.

Donald Trump contempla imponer 100,000 millones de dólares en aranceles a China

A pesar de las advertencias de Trump a Pekín, de que eviten tomar medidas de represalias, el ministerio chino de Comercio adelantó este mismo martes que sí las tomarán.

“Para proteger sus derechos e intereses legítimos, así como el orden mundial del libre comercio, China se verá obligada a tomar medidas de represalia de manera recíproca”, indicó. Pekín ya había indicado que planeaba aranceles por 60,000 millones de dólares de productos estadounidenses

Estados Unidos ya había impuesto aranceles sobre 50,000 millones de dólares en importaciones chinas, de modo que esta decisión recrudecerá una guerra comercial entre las dos economías más grandes del mundo y elevará los precios de una amplia gama de bienes, desde bolsas de mano hasta refacciones de bicicleta.

Según Trump, China se ha negado a cambiar prácticas comerciales injustas que perjudican a las empresas estadounidenses y a sus trabajadores.

“Durante meses hemos urgido a que China cambie estas prácticas injustas y que dé un trato justo y recíproco a las empresas estadounidenses. Estas prácticas constituyen claramente una grave amenaza a la salud y prosperidad a largo plazo de la economía de Estados Unidos”.

El presidente de EEUU decidió comenzar a gravar las importaciones, cuyo valor equivale a 40% de los productos que China vendió a Estados Unidos el año pasado, después de un periodo de comentarios públicos.

China ha dicho que está lista para imponer sus propios aranceles sobre bienes estadounidenses como represalia y ha publicado una lista de productos estadounidenses con un valor de 60,000 millones de dólares en represalia si se aplican los nuevos aranceles de Trump.

En la disputa que han mantenido ambos países, Pekín ha rechazado la presión de Estados Unidos de dar marcha atrás en sus planes nacionales de ser líder mundial en robótica, inteligencia artificial y otros campos. Washington, Europa y otros socios comerciales aseguran que esos planes violan los compromisos de abrir el mercado de China. Funcionarios estadounidenses también se preocupan de que se deteriore su liderazgo industrial.

Los analistas han advertido que, de empeorar el conflicto entre los comerciantes más grandes del mundo, se podría reducir el crecimiento económico mundial en 0.5% hasta 2020 si se cumplen todas las amenazas de aranceles.

China ha intentado sin éxito reclutar a Alemania, Francia, Corea del Sur y otros gobiernos como aliados contra Washington. Algunos de ellos han criticado las tácticas de Trump, pero muchos coinciden en las quejas de Estados Unidos de las barreras comerciales y la estrategia industrial de China.

Fuente:Univision.

 

0 93

(Miaminews24).-El presidente Donald Trump amenazó hoy con imponer otros 267.000 millones de dólares en aranceles a China, que se sumarían a los 200.000 millones que su Gobierno está preparando.

“Y odio hacer esto, pero detrás de eso vienen otros 267.000 millones que están preparados para ser impuestos rápidamente si yo quiero”, anunció el presidente.

Si se llegaran a imponer todos esos aranceles, cubrirían con creces el valor total de los bienes chinos importados por Estados Unidos, según datos oficiales del Gobierno estadounidense.

En 2017, Estados Unidos importó 505.000 millones de dólares en productos de China, una suma que quedaría cubierta por los inminentes aranceles por valor de 200.000 millones, los 50.000 millones que ya ha impuesto Washington desde julio pasado y los 267.000 con los que amenazó hoy Trump.

“Estoy siendo duro con China porque tengo que serlo. Se están llevando 500.000 millones de dólares al año (de aquí). No puedo dejar que eso ocurra”, afirmó el mandatario.

Trump dijo, no obstante, que “hasta cierto punto, dependerá de ellos” si Washington sigue adelante con los 200.000 millones de dólares más en aranceles o no.

China amenazó este jueves con tomar “las contramedidas necesarias” si Estados Unidos impone finalmente esa nueva tanda de aranceles a productos chinos, según el Ministerio de Comercio (MOC) del gigante asiático.

Fuente:DLA

0 115

(MiamiNews24).-Las dos mayores economías del mundo están estancadas en una creciente guerra comercial sin una solución a la vista: el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se prepara para imponer aranceles a productos chinos valorados en 200.000 millones de dólares y Beijing seguramente responderá.

Estados Unidos está negociando esta semana con Canadá para tratar de completar un acuerdo para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), lo que algunos en la Casa Blanca dicen que permitiría a Washington elevar la presión sobre China.

“La esperanza es que este TLCAN ponga mucha presión sobre las ‘chinas’ del mundo para ayudarnos a negociar acuerdos comerciales recíprocamente mejores”, dijo Kevin Hassett, presidente del Consejo de Asesores de la Casa Blanca, a Reuters.

Las dos mayores economías del mundo ya se han impuesto aranceles mutuos por valor de 50.000 millones de dólares. Las conversaciones dirigidas a relajar las tensiones terminaron el mes pasado sin grandes avances, y Washington parece envalentonado por la caída en los mercados chinos y el debilitamiento de su economía.

China planea dos celebraciones de libre comercio: una feria de importación en noviembre y el cuadragésimo aniversario en diciembre de las reformas de mercado. Sin embargo, los asesores del gobierno chino rebajaron las expectativas de que cualquiera de las dos citas produzca medidas que relajen las tensiones.

“China parece incapaz o reacia a anunciar grandes liberalizaciones que puedan ser consideradas ‘medidas para construir confianza’ o ‘anticipos’ de reformas a corto plazo”, dijo Craig Allen, presidente del Consejo Empresarial Estados Unidos-China, con sede en Washington, en una carta a sus miembros el fin de semana.

“Sabemos que el presidente ha recibido informes de que la economía china pasa por dificultades –informes que creemos que son exagerados– y por ello creemos que la presión adicional podría ser eficaz en el corto plazo”, dijo Allen.

Washington pide a Pekín que mejore el acceso al mercado y protección de la propiedad intelectual para las empresas estadounidenses, reducir las subvenciones y un déficit comercial de 375.000 millones de dólares.

El gobierno de Trump está preparado para dar más pasos con una nueva serie de aranceles después de un periodo de consultas públicas que termina en la medianoche del jueves en Washington, pero el momento de su aplicación sigue siendo incierto, dijeron a Reuters personas que conocen los planes de la administración.

Los nuevos gravámenes comenzarán a afectar directamente a productos de consumo, como mobiliario, luces, ruedas, bicicletas o sillas de coches para bebés.

Trump dijo que no estaba preparado para alcanzar con China el acuerdo “que a ellos les gustaría”.

“Seguiremos hablando con China”, dijo el miércoles en la Casa Blanca.

“Pero justo ahora no podemos hacer ese acuerdo. Mientras tanto estamos recaudando miles de millones de dólares de impuestos procedentes de China, con la posibilidad de miles y miles de millones de dólares más”, dijo.

Dada la pequeña cantidad de bienes que China importa de Estados Unidos sobre los que puede imponer aranceles, Beijing ha prometido responder con medidas “cualitativas” y “cuantitativas” sin especificar, lo que en la comunidad empresarial estadounidense se percibe como un probable mayor escrutinio en aduanas y regulaciones.

China parece estar preparándose para una larga batalla.

Los medios oficiales chinos afirman que la guerra comercial de Trump está dirigida a contener el empuje del país, una percepción que consolida la determinación china de no ceder ante las demandas de Estados Unidos.

Ante tal agenda de Estados Unidos, China debería “mantener su determinación estratégica” y “cuidar de nuestros propios asuntos”, dijo Long Guoqiang, vicepresidente del Centro de Investigación y Desarrollo del Consejo de Estado, en el diario People’s Daily.

“La Unión Soviética fue arrastrada a una guerra armamentista en la Guerra Fría. La economía de Japón se convirtió en una burbuja en una guerra comercial. Estas lecciones están a la vista”, dijo Long.

Aunque las empresas en China no parecen afrontar una amplia respuesta, algunos responsables de empresas han dicho a Reuters que buscan represalias. Algunos están cambiando de cadena de suministro para evitar los aranceles.

¿DEJAR PASAR EL TIEMPO?

Wu Baiyi, director del Instituto de Estudios Estadounidenses en la estatal Academia China de Ciencias Sociales (CASS, por su sigla en inglés), restó importancia a cualquier impacto de un nuevo acuerdo del TLCAN en las negociaciones entre Washington y Beijing, diciendo que Trump quiere impulsar reformas estructurales en China, no sólo cambiar el flujo bilateral de bienes.

“Tenemos la paciencia para dejar pasar el tiempo y también la flexibilidad para abrir negociaciones en cualquier momento”, dijo.

Añadió que la feria de importación en noviembre, uno de los eventos diplomáticos clave del año para el presidente Xi Jinping, había sido planeada para que coincidiera con su plan global de infraestructuras plan y para ayudar a la transición de la economía china más hacia el consumo interno.

En lugar de grandes gestos para calmar a Washington y que puedan generar desafíos domésticos por una rápida implementación, Wu dijo que espera que Xi reafirme “que no tiene intención de revertir” la senda de reformas y apertura de China.

Trump se enfrenta a unas potencialmente difíciles elecciones legislativas en noviembre y su Partido Republicano lucha para mantener el control del Congreso. Algunos en Beijing parecen esperar que los daños a su imagen en casa, incluida una investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones, pueda minar su agenda sobre China.

“El libre comercio sufrirá un gran revés, pero podría ser temporal”, dijo Yu Yongding, investigador del CASS, a Reuters. “¿Quién sabe por cuánto tiempo el señor Trump estará en el despacho oval?”.

Pero analistas estadounidenses advirtieron de que sería un error asumir que un avance del Partido Demócrata en las elecciones al Congreso pueda cambiar los cálculos de Trump para China, dado el amplio apoyo empresarial a los objetivos de Trump de proteger la propiedad intelectual estadounidense y llevar a la economía china a una senda más dirigida por el mercado.

“Creo que el presidente tiene un apoyo político razonable entre el electorado y su propia base para actuar contra China”, dijo Scott Miller, experto en comercio en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington.

“Los agricultores de soja no están contentos con los aranceles, pero reconocen la necesidad de hacer algo acerca de China”, dijo.

Fuente:Voa Noticias.

0 75

(Miaminews24).-El sector automotriz mexicano quedó blindado de posibles aranceles impuestos por Estados Unidos a través de una carta adjunta al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), informó este jueves el ministro de Economía, Ildefonso Guajardo.

“La negociación del TLCAN garantiza el libre comercio; no hay ningún tipo de restricción cuantitativa, comercio administrativo ni cuotas. Hay cambios en las reglas de origen” que fortalecerán la integración regional del sector automotriz, indicó el titular de la Secretaría de Economía en declaraciones a medios.

Informó que, para proteger la importante industria automotriz mexicana, se logró una “carta adjunta” que garantiza que no se apliquen aranceles de hasta 30% en vehículos vendidos a Estados Unidos, una amenaza reiterada del jefe de la Casa Blanca, Donald Trump.

Estados Unidos podría aplicar esta imposición arancelaria por medio de una disposición legal conocida como Sección 232, que permite al Presidente imponer aranceles unilateralmente si hay amenazas a la seguridad nacional o a la independencia en negociaciones de comercio.

“Si vas a hacer estos (aplicar la regla 232) a Japón o Alemania, no le vas a imponer a México. Lo que salva esta carta es la capacidad exportadora del sector automotriz en América del Norte, así como las plantas en proceso” de construcción.

El secretario de Economía aseguró así que se protege “el millón de empleos en el sector automotriz y el dinamismo del sector hacia adelante”.

En materia laboral, otro de los capítulos más controvertidos del TLCAN, Guajardo indicó hoy que el acuerdo firmado no implica cambios legislativos en México. “Simple y sencillamente el capítulo nos obliga a cumplir nuestras propias leyes. Y se comparte la dirección en el desarrollo”, puntualizó.

El lunes 27 de agosto México y Estados Unidos anunciaron un acuerdo comercial bilateral al que podría incorporarse Canadá, que estos días negocia en Washington su continuidad en el TLCAN.

En un foro organizado por The Economist, el ministro confió en que las negociaciones entre Estados Unidos y Canadá permitirán que el TLCAN continúe siendo trilateral.

Sobre todo, instó a entender que el “relanzamiento” de este convenio comercial, en vigor desde 1994, era necesario porque la sociedad y la economía han cambiado.

Las elecciones presidenciales en Estados Unidos que llevaron a Donald Trump a la Casa Blanca fueron un “reflejo” de “desafíos estructurales profundos” en la población, que no ve beneficios en la globalización ni el libre comercio.

Sin comprender esto “las políticas públicas no serán sustentables en el tiempo”, remarcó.

Acerca de la modernización, celebró la inclusión de un capítulo para telecomunicaciones y de conceptos como nuevas tecnologías o comercio electrónico.

“Este acuerdo trilateral, modernizado, debe tener resiliencia hacia el futuro”, remarcó el ministro, quien recordó que hace un año y medio “parecía casi imposible” llegar a un renegociación exitosa.

El TLCAN, un acuerdo en vigor desde 1994 entre México, Canadá y EEUU, engloba más de un billón de dólares anuales de intercambio.

Fuente:DLA

0 117

(Miaminews24).-China dijo hoy estar preparada para imponer nuevos aranceles a productos de Estados Unidos por un montante equivalente a 60.000 millones de dólares, después de que la Casa Blanca amenazase a Pekín con aumentar del 10 al 25 % las tarifas aduaneras para importaciones del país asiático por valor de 200.000 millones de dólares.

Las autoridades chinas se mostraron hoy dispuestas a imponer aranceles a 5.207 productos estadounidenses por un valor de unos 60.000 millones de dólares, según un comunicado del ministerio de Finanzas del país asiático.

A esos productos se les añadirán aranceles del 25%, 20%, 10% y 5%, indicó la misma fuente.

“Si Estados Unidos está dispuesto a seguir su propio camino y aplicar sus medidas de aumento de tarifas, China implementará las medidas de aumento tarifario antes mencionadas”, subraya el comunicado.

El ministerio de Finanzas chino explicó que la imposición de esas tarifas se basa en la “la defensa de los derechos e intereses legítimos” del país asiático, a través de medidas que buscan frenar los enfrentamientos comerciales, pero también “minimizar” su impacto sobre la producción nacional y en las necesidades del país.

“Tras la implementación de las medidas anteriores, los departamentos pertinentes evaluarán la efectividad de las medidas con la comunidad y se esforzarán por minimizar su impacto en la producción y vida doméstica de China”, agrega el comunicado.

Pekín asimismo subraya su compromiso con las reformas y su apoyo a la globalización de la economía, además de con “los principios de libre comercio y el sistema multilateral de comercio, y el progreso de todos los países del mundo para buscar el desarrollo común y la prosperidad compartida”.

Este jueves el Gobierno chino pidió al de Estados Unidos que “vuelva a la sensatez” y abandone una táctica de “chantajes” que según Pekín daña a ambas partes, en respuesta a la nueva propuesta de Washington de aplicar nuevos aranceles a productos importados de China por valor de 200.000 millones de dólares.

“Aconsejamos a EEUU que evite el chantaje porque no funcionará contra China”, dijo el portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores chino Geng Shuang, a la vez que expresó su esperanza en que Washington “vuelva a la sensatez, porque lo que intenta hacer sólo le llevará a la derrota”.

El presidente de EEUU, Donald Trump, ha pedido al responsable de Comercio Exterior, Robert Lighthizer, que suba los aranceles contra las exportaciones chinas desde el propuesto 10 hasta el 25 %, para bienes que sumen un valor de unos 200.000 millones de dólares, según fuentes cercanas al Gobierno estadounidense.

Ante esos posibles nuevos gravámenes, el portavoz chino subrayó este jueves que por parte de Pekín “la puerta al diálogo sigue abierta, pero las conversaciones se deben basar en credibilidad, confianza y respeto mutuos e igualdad”, por lo que “la presión unilateral sólo es contraproducente”.

Fuente :DLA

0 71

(MiamiNews24).-Aunque el presidente Donald Trump no abone la factura personalmente, la Casa Blanca deberá pagar más por las 12 Coca Colas dietéticas que se calcula que el presidente bebe cada día. La razón: el fabricante de sodas está encareciendo sus precios.

Lo confirmó esta semana el CEO de Coca Cola, James Quincey, y explicó a los inversionistas que es en respuesta a los aranceles comerciales del 10% que Donald Trump impuso al aluminio que las empresas estadounidenses compran a compañías chinas.

Si la materia prima es más cara, también le cuesta más a Coca Cola fabricar las latas rojas (o plateadas)… y su producto final también se encarece. El CEO Quincey espera que los embotelladores y los vendedores acabarán cobrando ese incremento de precio a los compradores de la bebida azucarada. O sea, probablemente a ti que nos estás leyendo.

“Hay un fuerte empuje en los costos de los insumos que han llegado y han afectado a nuestra y muchas otras industrias también”, dijo Quincey en la llamada según recoge la prensa financiera.

Coca Cola fue claro al explicar ese aumento de costos: el presidente impuso en marzo aranceles a la importación de acero y aluminio. Trump justificó la controversial medida por el comercio “desleal” de otras naciones, que supuestamente afecta la seguridad nacional, la industria y a los trabajadores estadounidenses.

Aunque la empresa de bebidas no detalló los productos, la subida no solo afecta a la marca histórica de Coca Cola, sino a otras del grupo que también son enlatadas, entre las que puede estar Sprite, Fanta, Diet Coke, Coca Cola Zero o Minute Maid cuando es en lata.

La empresa dijo a CNN Money que no dio una cifra exacta del incremento, porque cada tienda, supermercado o restaurante puede trasladar esa subida de manera diferente a los consumidores.

El secretario de Comercio, Wilbur Ross, dijo en marzo que las tarifas al alumno no tendrían repercusiones en los consumidores estadounidenses.

Fuente:Univision.

0 94

(miaminews24).- El presidente de EEUU Donald Trump propondrá este miércoles al presidente de la Comisión Europea (CE)Jean-Claude Juncker, la derogación de todos los aranceles mutuos, según anunció el mandatario estadounidense en su cuenta de Twitter.

“La Unión Europea (UE) viene mañana a Washington a negociar un acuerdo comercial. Tengo una idea para ellos. ¡Tanto EEUU como la UE suprimimos todos los aranceles, restricciones y subsidios! ¡Eso sería finalmente comercio libre y justo!“, afirmó Trump.

El mandatario dijo además que EEUU “está listo” para adoptar su propuesta, pero aventuró que la UE“no lo estará”.

Juncker está en Washington acompañado de la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malsmtröm, para tratar de relajar las relaciones transatlánticas, que atraviesan sus horas más bajas a cuenta de los aranceles comerciales.

Juncker planea entablar un diálogo constructivo con Trump, pero sin ninguna oferta concreta de negociación, como le gustaría a la Administración estadounidense.

Trump alabó esta mañana la imposición de aranceles como estrategia negociadora y alardeó que los países afectados optan ahora por desfilar por Washington.

“Los países que nos han tratado injustamente en comercio durante años están viniendo a Washington a negociar. Esto debió haber pasado hace años, pero como dice el refrán, ¡mejor tarde que nunca!”, dijo el presidente.

Además de los gravámenes ya en vigor al acero y al aluminio europeo, medida respondida por la UEEEUU amenaza ahora con aranceles del 20 % a las importaciones de automóviles europeos.

FUENTE: DLA

VARIEDADES

0 3
(MiamiNews24).-Armani Exchange Connected está a la vanguardia. Es el primer reloj con pantalla táctil de la compañía y cuenta con un diseño de reloj...