ASTRONAUTAS archivos - Miami News 24
Etiquetas Mensajes etiquetados con "ASTRONAUTAS"

ASTRONAUTAS

Dos astronautas se entrenan esta semana en las profundidades del mar frente a la costa de Florida para las «condiciones hostiles» de futuras misiones a la Luna y Marte, y de paso siembran corales para salvar en la Tierra sus amenazados arrecifes.

«Estamos listos para ir a vivir y trabajar en el fondo del océano», escribió este martes en su cuenta de Twitter Samantha Cristoforetti, astronauta italiana de la Agencia Espacial Europea (ESA) que comanda la misión a unos 19 metros bajo la superficie marina, cerca de Cayo Largo.

La nueva edición de la Misión de Operaciones en Ambientes Extremos de la NASA (NEEMO, en inglés) reúne a astronautas y «un equipo de apoyo en tierra» de las agencias espaciales estadounidense y europea, así como expertas medioambientales que trabajarán hasta el próximo 20 de junio en pruebas para viajes de larga duración.

Una de ellas está relacionada con la construcción e instalación de «árboles de coral» en las inmediaciones de la Base de Arrecifes Acuario, reserva submarina que la Universidad Internacional de Florida (FIU) tiene a unos 10 kilómetros de la costa de Cayo Largo.

«En el interior de Acuario, los acuanautas y los astronautas abordarán una serie de experimentos e investigaciones humanas relacionadas con los viajes espaciales de larga duración», manifestó Bill Todd, líder del proyecto NEEMO 23, en un comunicado.

Cristoforetti está acompañada de la candidata a astronauta de la NASA Jessica Watkins y las investigadoras marinas Shirley Pomponi y Csilla Ari D’Agostino, entre otros especialistas en hábitat.

«En muchos sentidos, Acuario funciona como la Estación Espacial, con procedimientos establecidos, roles y líneas de tiempo ajustadas», manifestó Cristoforetti al inicio de la misión.

Durante su misión, las astronautas imitan bajo el mar algunas de las destrezas necesarias para explorar la superficie de otros planetas mientras ayudan a salvar los corales, indicó por su parte la Fundación de Restauración de Coral (CRF, en inglés), organización no gubernamental que participa en NEEMO 23.

«Las travesías diarias del fondo marino, o las actividades extravehiculares en la jerga espacial, están repletas de tecnología y pruebas de concepto de operaciones, así como de complejas ciencias marinas», dijo Todd.

Durante su misión, las astronautas viven y trabajan bajo el agua junto a científicos marinos para entrenarse en vuelos espaciales y otros objetivos relacionados con misiones espaciales, como la Estación Espacial Internacional (EEI) y futuras misiones al espacio profundo a la Luna y Marte.

«No sucede todos los días que llegas a vivir diez días bajo el agua donde tienes esta flora y fauna marina increíblemente rica», manifestó Cristoforetti.

Los «árboles de coral» fueron desarrollados por CRF y ahora son utilizados por los grupos de restauración de coral de todo el mundo para el crecimiento rápido de grandes cantidades de corales.

Se trata de una estructura de PVC (policloruro de vinilo) atada al fondo del mar y con flotadores en la parte superior, a la que se le cuelga hasta un centenar de fragmentos de coral, del tamaño de un dedo, para que se desarrollen.

Los corales crecen y se reproducen sexualmente a través del desove, pero también asexualmente mediante la «fragmentación», cuando, mediante condiciones favorables, una rama se rompe y cae sobre el arrecife, y puede volver a unirse y comenzar a crecer una nueva colonia.

Este segundo proceso es aprovechado por CRF, que ya tiene siete viveros en Florida que albergan hasta once especies de corales.

La siembra de corales en aguas profundas supone otro reto para los ambientalistas, explicó Amelia Moura, directora del programa científico de CRF.

Moura precisó que el ambiente en la base Acuario es «completamente diferente» a los sitios en donde tradicionalmente cultivan corales.

«Es una oportunidad emocionante para comprender mejor cómo diferentes especies de coral y diferentes cepas genéticas dentro de ciertas especies reaccionan a diferentes ambientes, diferentes comunidades de peces y diferentes condiciones de luz», indicó.

Al finalizar NEEMO 23, FIU se hará cargo del nuevo vivero, estudiará los corales jóvenes, observará las tasas de nutrientes y herbívoros y cómo estos cambios están influenciados al ser en las profundidades del mar en la base Acuario.

Fuente: Diario las Américas

La agencia espacial estadounidense NASA, anunció que ya tiene seleccionados a sus tres primeras empresas privadas que proveerán experimentos científicos en la Luna como parte del programa Artemis, que llevará a los astronautas al satélite en 2024. Las compañías elegidas son Astrobotic con un contrato de 79,5 millones de dólares, Intuitive Machines con uno de 77 millones, y Orbit Beyond con otro de 97 millones de dólares.

“Nuestra selección de estos proveedores comerciales estadounidenses representa el retorno de EE.UU. a la superficie de la Luna por primera vez en décadas y es un paso adelante enorme en nuestro plan Artemis de exploración lunar”, dijo el director de la NASA, Jim Bridenstine.

“El próximo año nuestra investigación científica y tecnológica inicial se hará sobre la superficie de la Luna lo cual ayudará a apoyar el envío de la primera mujer y el próximo hombre a la Luna en cinco años”, añadió el funcionario.

Estas compañías participarán en el programa Servicios Comerciales de Transporte Lunar (CLPS, por sus siglas en inglés), al que la NASA ha asignado 2.600 millones de dólares de presupuesto en diez años.

En febrero pasado, la NASA anunció una primera lista de experimentos científicos que serán enviados a la Luna bajo el programa CLPS.

Los doce fletes incluyeron diez experimentos científicos y dos demostraciones de tecnología para estudiar el volumen de hidrógeno en la Luna, medir los niveles de radiación, recoger datos que serán cruciales para la aproximación y descenso en la superficie lunar, y probar nuevos equipos de energía solar.

La semana pasada, la agencia espacial anunció la elección de Maxar Technologies como socio comercial en el desarrollo y construcción del primer segmento de energía y propulsión de Gateway, la base que orbitará alrededor de la Luna cuando los astronautas vayan allí en cinco años.

Bridenstine explicó que Gateway orbitará la Luna durante 15 años.

“Esta vez, cuando vayamos a la Luna iremos de manera permanente, habrá presencia humana constante por razones estratégicas“, dijo el funcionario. “Los primeros en ir serán un hombre y una mujer”.

El primer programa de exploración humana de la Luna se denominó Apollo (Apolo en español), y Bridenstine señaló que el nuevo programa recuerda que el dios de la mitología griega tenía una hermana, Artemisa, y que por eso se eligió su nombre para esta etapa.

“Canadá es el primer socio internacional que se ha sumado a este compromiso para una arquitectura lunar sostenible“, dijo Bridenstine.

“Usaremos los recursos de la Luna”, añadió. “Hemos encontrado que hay millones de toneladas de hielo de agua, cientos de millones de toneladas de hidrógeno y oxígeno que tenemos que aprovechar”, dijo.

Gateway usará energía eléctrica generada de la radiación solar y dará a la NASA acceso a más partes de la Luna.

A diferencia del programa Apollo, que entre 1960 y 1972 envió 16 misiones tripuladas para breves estancias en la Luna, con un costo global de 112.000 millones de dólares actuales, Artemis está diseñado como la primera etapa para el establecimiento de humanos en el satélite de la Tierra.

Las misiones del programa Apollo llevaron astronautas a la región ecuatorial del satélite terrestre y el programa Artemis enviará astronautas al polo sur de la Luna en 2024.

Fuente: Noticias 24.

La NASA anunció que se encuentra trabajando en un proyecto denominado misión Artemisa, está comisión llevará a la primera mujer estadounidense a la luna aproximadamente en el año 2024. La Administración Nacional de la Aeronáutica,  pretende regresar a luna después de 50 años de la misión de »Apolo» cuando llevaron a los primeros seres humanos a la luna en 1969.

La misión lleva por nombre Artemisa por ser la Hija de Zeus y hermana melliza de Apolo,  la diosa griega de la caza, los bosques y los animales.

Han pasado 48 años desde que los astronautas del Apolo 17, Eugene Cernan y Harrison Schmitt, aterrizaran en la superficie lunar el 11 de diciembre de 1972. Desde entonces no hemos vuelto, pero la NASA tiene un plan. Se llama Misión Artemis, y llevará a dos astronautas a la Luna en 2024.

Llegar a la Luna implica una nave más grande (más sobre eso a continuación) y más equipamiento científico. El SLS es el cohete que se encargará de lanzar todo ese material y personal al espacio. Su configuración inicial permite poner en órbita casi 26 toneladas de equipo. Futuras actualizaciones aumentarán esa capacidad a las 45 toneladas.

Fuente: Gizmodo.com

 

Las naves espaciales privadas estadounidenses no se han sometido a una cantidad suficiente de pruebas para permitir que los astronautas rusos viajen en ellas, declaró el director del Centro de Entrenamiento de Cosmonautas ruso, Pável Vlásov.

«Desde nuestro punto de vista, los fabricantes de las naves Dragon-2 y Starliner han realizado hasta ahora una cantidad insuficiente de pruebas como para que podamos someter a nuestra tripulación a un vuelo en esos equipos», dijo el funcionario.

Vlásov agregó que será posible llevar a cabo ese propósito solo después de que se efectúen controles a gran escala de todos los sistemas.

El director de la entidad rusa aseguró que la necesidad de inspecciones y pruebas exhaustivas fue planteada por los especialistas de Rusia también recientemente en una reunión de la comisión ruso-estadounidense.

«Expresamos nuestros temores y transmitimos la idea de que ni los cosmonautas rusos, ni los astronautas estadounidenses deberían participar en vuelos de nuevas naves comerciales hasta que se no complete la gama completa de pruebas», destacó.

Vlásov explicó que la prisa por enviar a los cosmonautas en esos aparatos espaciales se debe a la competencia existente entre las empresas SpaceX y Boeing, que cooperan con la NASA.

«Ellos pretenden ganar a su competencia, y a veces dejan a un lado la experiencia acumulada por generaciones anteriores de ingenieros», resaltó el experto.

La nave Crew Dragon (Dragon 2) de SpaceX sufrió el abril pasado un fallo durante las pruebas estáticas de sus motores en la base de Cabo Cañaveral, en Florida.

El vuelo pilotado de Starliner estaba previsto para el 1 de noviembre, y el de Dragon 2 para julio, pero después del incidente no se han mencionado nuevos plazos.

Fuente: Sputnik

(MiamiNews24).-El fallo ocurrido este jueves durante el lanzamiento de una nave Soyuz rusa con destino a la Estación Espacial Internacional (EEI) puso el corazón en un puño a la agencia espacial Roscosmos, y a la NASA, ya que, por momentos, se temió por la vida de sus dos tripulantes.

«Gracias al cielo, los cosmonautas están vivos», dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Al ruso Alexéi Ovchinin y al estadounidense Nick Hague (NASA) les salvó que el sistema de salvamento en caso de avería que llevan incorporadas todas las naves tripuladas rusas funcionó en su debido momento.

Esta es la segunda vez en la historia de las Soyuz que la cápsula en la que van los tripulantes es eyectada para salvar la vida de sus ocupantes, la única buena noticia de la jornada para la industria espacial rusa.

«Hemos podido evitar un escenario mucho peor. Este tipo de incidentes exige una investigación de lo más rigurosa con inspecciones en las fábricas. El accidente ocurrió con un cohete con una estadística de accidentes muy baja. Esa es una mala noticia. Por otra parte, funcionó muy bien el sistema de salvamento. Esa es una buena noticia», dijo el director de Roscosmos, Dmitri Rogozin.

Lanzamiento de la nave Soyuz MS-10 desde el cosmódromo de Baiknour, en Kazajistán, el 11 de octubre de 2018.
Lanzamiento de la nave Soyuz MS-10 desde el cosmódromo de Baiknour, en Kazajistán, el 11 de octubre de 2018.

Por el momento, se cree que el fallo tuvo lugar en el cohete portador que propulsa la nave para colocarla en órbita y se produjo, «en el segundo 12 del vuelo».

Los cohetes portadores, la causa de la destrucción en 2011 de un carguero Progress, se han convertido en un dolor de cabeza para Roscosmos, ya que han obligado en los últimos años a aplazar en varias ocasiones los lanzamientos.

El Comité de Instrucción ruso inició este jueves un caso penal por violación de las reglas de seguridad, lo que ocurre un mes y medio después de que se detectara un agujero en una Soyuz acoplada al segmento ruso de la EEI.

La Soyuz MS-10 partió rumbo a la plataforma orbital a las 08:40 GMT, pero al poco de despegar, instantes después de la separación de la primera etapa del cohete, tuvo lugar «una situación anormal».

Fueron breves minutos de gran tensión en los que se perdió la comunicación con los cosmonautas, que finalmente pudieron aterrizar sanos y salvos a unos 20 kilómetros de la localidad de Jezkazgan, en medio de la inhóspita estepa kazaja.

Los equipos de rescate divisaron desde la distancia la cápsula descendiendo en paracaídas, tras lo que sus dos inquilinos se pusieron en contacto con ellos por radio para tranquilizarlos.

Roscosmos y la NASA se apresuraron a comunicar que Hague y Ovchinin estaban vivos, mientras los médicos que atendieron al astronauta y al cosmonauta confirmaron que se encuentran en buen estado, aunque no es seguro que vuelvan a repetir en breve la intentona de volar a la plataforma orbital para una estancia de medio año.

«Están ya con sus familias y con profesionales médicos en Baikonur (Kazajistán), desde donde despegó Soyuz. Pasarán ahí la noche y prevemos que mañana (viernes) vayan hacia Moscú, la ciudad donde hacen sus entrenamientos», señaló el jefe adjunto de astronautas de la NASA, Reid Wiseman, en declaraciones a NASA TV.

Wiseman celebró que los dos astronautas «estén a salvo», después del despegue fallido de la nave rusa. «Este incidente remarca lo peligrosa que es nuestra profesión y también demuestra el gran sistema de aborto de la Soyuz; fue genial ver cómo la nave y los astronautas manejaron esta emergencia», recalcó.

Fotografía cedida por la Agencia Espacial rusa que muestra al ingeniero de vuelo de la Expidición 57 Nick Hague (d) a su llegada al aeropuerto de Baiknour tras el lanzamiento fallido de la nave Soyuz MS-10.
Fotografía cedida por la Agencia Espacial rusa que muestra al ingeniero de vuelo de la Expidición 57 Nick Hague (d) a su llegada al aeropuerto de Baiknour tras el lanzamiento fallido de la nave Soyuz MS-10.

Durante sus declaraciones, la NASA mostró fotografías de Ovchinin y Hague abrazándose con sus familiares y saludando, entre otros, al administrador de la agencia espacial, Jim Bridenstine, que se encuentra también en Kazajistán.

Por su parte, el director de integración de la NASA de operaciones de la EEI, Kenny Todd, agradeció «la coordinación y la profesionalidad» de los equipos de salvamento rusos, que rescataron a ambos astronautas después del despegue erróneo.

«Es un tipo de operación muy complicado y los equipos rusos lo hicieron realmente muy bien», añadió Todd.

Desde la retirada de los transbordadores en 2011, las Soyuz han sido el único eslabón entre la Tierra y la EEI, pero tras este fallo las autoridades locales han decidido suspender hasta nueva orden todos los vuelos espaciales tripulados.

Bridenstine adelantó en su cuenta de la red social Twitter que se abrirá una investigación «exhaustiva» sobre el despegue fallido.

«La seguridad de la tripulación es la máxima prioridad para la NASA. Se llevará a cabo una investigación exhaustiva sobre la causa del incidente», señaló.

El viceprimer ministro ruso, Yuri Borísov, expresó su confianza en que EEUU se muestre comprensivo.

«Por supuesto, no ocultaremos los motivos. Por supuesto, tienen derecho a saber y les proporcionaremos toda la información necesaria sobre lo que provocó el accidente», explicó.

La Soyuz MS-10 debía haber dado cuatro vueltas a la Tierra para acoplarse seis horas después a la EEI, donde les esperaban Alexander Gerst de la Agencia Espacial Europea (ESA), la ingeniero de la NASA Serena Auñón-Chancellor y el ruso Serguéi Prokópiev, que llegaron a la EEI en junio pasado.

Gerst envió un tuit desde la EEI en el que daba las gracias a los equipo de rescate y agregó: «El día de hoy ha vuelto a demostrar lo increíble que es la #Soyuz, para poder salvar a la tripulación de tal fracaso. Los vuelos espaciales son difíciles. Y debemos seguir intentándolo por el bien de la Humanidad».

Fuente:DLA.

gracias

(Miaminews24).- Los astronautas en la Estación Espacial Internacional festejarán el Día de Acción de Gracias con la tradicional cena de pavo, puré de papas, camote acaramelado y relleno de harina de maíz.

Solo que en su caso serán alimentos deshidratados: basta agregar agua y, ¡buen provecho!

Los tres estadounidenses, dos rusos y un italiano tendrán de postre pastel de manzana y arándano.

El comandante Randy Bresnik dijo que echa de menos la cocina casera de su esposa, pero la apreciará aún más el año próximo.

Acción de Gracias en las alturas

Mark Vande Hei dijo que espera comer mucho y dormir la siesta, como si estuviera en su casa en Houston.

Joe Acaba sostuvo que festejar en el espacio es de por sí un “gusto especial”.

Será para ellos un día de trabajo normal, con la gran comilona por la noche.

Fuente: AP

Miaminews24.

(Imagen: EFE)

(Miaminews24).- Este jueves despegaron tres astronautas rumbo a la Estación Espacial Internacional (EEI) a bordo de la Soyuz MS-01, un nuevo modelo de la legendaria nave espacial diseñada hace medio siglo en la desaparecida Unión Soviética.

El lanzamiento de la nueva nave tripulada rusa fue efectuado a las 01.36 GMT con ayuda de un cohete propulsor Soyuz-FG desde la rampa Nºl del cosmódromo de Baikonur (Kazajistán), la misma desde donde el 12 de abril de 1961 inició Yuri Gagarin el primer vuelo del hombre al espacio.

A bordo de la Soyuz MS-01 viajan el ruso Anatoli Ivanishin, el japonés Takutya Onishi y la estadounidense Kathleen Rubins, quienes en los dos días de vuelo hacia la EEI someterán a diversas pruebas los nuevos sistemas de la nave.

La MS presenta numerosas innovaciones respecto de los modelos anteriores en sus sistemas de comunicación, propulsión, navegación y televisión, que, según declaró Ivanishin la víspera del despegue, hacen la nave «más inteligente y más segura».

El cosmonauta destacó, en particular, que el nuevo esquema de disposición de los dos propulsores principales permite su intercambiabilidad, lo que aumenta la seguridad de la nave.

La primera Soyuz fue lanzada el 23 de abril de 1967 y desde entonces se han efectuado un total de 127 lanzamientos de sus distintas modificaciones, 125 de los cuales fueron exitosos.

De acuerdo con el programa de vuelo anunciado por Roscosmos, la agencia espacial rusa, la Soyuz MS-01 se acoplará a la plataforma orbital a las 07.12 horas de Moscú (04.12 GMT) del próximo sábado, tras dar 34 vueltas a la Tierra.

En vista de que se trata de un vuelo de prueba, Roscomos ha optado en esta ocasión por el «esquema lento» de aproximación y acoplamiento a la EEI, a diferencia del que se veían empleando en las últimas misiones, que permitía a la naves engancharse a la plataformas seis horas después de su lanzamiento.

TRES-ASTRONAUTAS

En la maniobra de acoplamiento se empleará un nuevo sistema de navegación «Kurs», dotado de cámaras de televisión digital que permitirán ver el puerto de enganche a los tripulantes de la nave y a los especialistas del Centro de Control en tierra.

En el ingenio orbital los tripulantes de la Soyuz serán recibidos por los actuales inquilinos de la EEI: los rusos Alexéi Ovchinin y Oleg Skripochka, y el estadounidense Jeffrey Williams, que se encuentran en la plataforma desde marzo pasado.

La misión de Ivanishin y sus dos compañeros de la Soyuz MS-01 a bordo de la EEI tendrá una duración de 115 días, en el curso de los cuales tendrán que ejecutar un programa de tareas, que incluyen labores de mantenimiento de la plataforma y la realización de un total de 39 experimentos en diversos ámbitos científicos.

«Confiamos en que con la ayuda de los experimentos se conseguirá elaborar una serie de medidas para impedir los cambios que se producen en el organismo de los astronautas durante los vuelos de larga duración», dijo a la prensa el cosmonauta ruso antes de emprender el viaje a la EEI.

En opinión de Ivanishin, los resultados de estas investigaciones podrán utilizarse en la Tierra para diagnosticar y tratar ciertas enfermedades vinculadas a la hipertensión intracraneal.

La EEI, un proyecto de más de 100.000 millones de dólares en el que participan 16 naciones, actualmente está integrada por 14 módulos permanentes y orbita a una velocidad de más de 27.000 kilómetros por hora a una distancia de 400 kilómetros de la Tierra.

La órbita de la plataforma es elevada cada cierto tiempo con ayuda de los propulsores de naves acopladas a ella, ya que la EEI pierde diariamente entre 100 y 150 metros de altura debido a la gravitación terrestre, la actividad solar y otros factores.

información EFE

Miaminews24.

VARIEDADES

Un hombre de Palm Bay (Florida) que se dedicaba a robar flotadores de piscinas confesó a la policía cuando fue detenido que los...