Etiquetas Mensajes etiquetados con "Demócratas"

Demócratas

Los líderes demócratas del Congreso insistieron este domingo en que quieren ver “completo” el informe del fiscal especial Robert Mueller sobre los contactos entre la campaña de Donald Trump con las autoridades rusas en las elecciones de 2016, después de recibir un resumen del Departamento de Justicia.

“El Congreso requiere el informe completo y los documentos subyacentes para que los comités puedan continuar con su trabajo independiente, incluyendo la supervisión y la legislación para abordar cualquier problema que pueda plantear el informe”, aseguraron los líderes demócratas en la Cámara de Representantes y el Senado.

El documento final de Mueller concluyó que nadie de la campaña de Trump ni el propio mandatario conspiraron con las autoridades rusas en los comicios presidenciales de 2016, según una carta que el fiscal general, William Barr, envió el domingo al Congreso.

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara Baja, y Chuck Schumer, líder de la minoría demócrata en el Senado, consideraron que el resumen de Barr “plantea tantas preguntas como respuestas”.

“El hecho de que el informe de Mueller no exonere al presidente de un cargo tan grave como la obstrucción de la justicia demuestra cuán urgente es que el informe completo y la documentación subyacente se hagan públicos sin más demora”, indicaron.

De acuerdo a Barr, Mueller indicó que “si bien este informe concluye que el presidente no cometió un delito, tampoco lo exonera”.

De este modo, el documento hecho público este domingo deja “sin resolver si las acciones y la intención del presidente podrían verse como una obstrucción” a la justicia, según Barr.

Sin embargo, Barr argumentó que él y su adjunto, Rod Rosenstein, concluyeron que la evidencia que Mueller había reunido “no es suficiente para establecer que el presidente cometió una ofensa de obstrucción de la justicia”.

En este sentido, Pelosi y Schumer acusaron a Barr de tener un “historial público de sesgo” contra de la investigación de Mueller, por lo que señalaron que “no es un observador neutral y no está en condiciones de hacer determinaciones objetivas sobre el informe”.

Tras conocer las conclusiones del informe, Trump celebró que el documento supone “una completa y total exoneración” a su persona.

En breves declaraciones a los periodistas poco antes de abordar un vuelo rumbo a Washington desde el Aeropuerto Internacional de Palm Beach, en el sur de Florida, Trump agregó que las acusaciones de una presunta conspiración de su campaña con Rusia han sido “la cosa más ridícula”.

En su comunicado, Pelosi y Schumer indicaron que la reacción de Trump “no debe tomarse con ningún grado de credibilidad”, ya que Mueller precisamente concluyó que sus indagaciones no le exoneran completamente.

Fuente: El Nuevo Herald

Un grupo de cuatro demócratas del Congreso solicitó al FBI que se abra una investigación sobre el presidente Donald Trump, específicamente por “los aparentes vínculos de una mujer de Florida” quien pudo aprovecharse de estas relaciones para vender el acceso de sus clientes con el Presidente.

“El senador Mark Warner, el principal demócrata del Comité de Inteligencia del Senado, el presidente de Inteligencia de la Cámara de Representantes Adam Schiff, la senadora Dianne Feinstein, principal demócrata del Comité Judicial del Senado y el presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes Jerry Nadler”, fueron los demócratas que solicitaron, ante el FBI investigaciones penales y de contrainteligencia.

El proceso de investigación iría dirigido hacia Cindy Yang, quien es fundadora y ex propietaria de una cadena de salones de masajes en Florida y quien podría tener una relación cercana con el Presidente Trump. El grupo de demócratas solicitan al organismo se lleve a cabo indagaciones criminales y de contrainteligencia en denuncias de tráfico de personas, cabildeo extranjero y posibles violaciones de financiamiento de campañas.

“Aunque las actividades de la Sra. Yang sólo pueden ser las de un actor sin escrúpulos, que supuestamente vende acceso a políticos con fines de lucro, sus actividades también podrían permitir a los gobiernos adversarios o a sus agentes el acceso a estos mismos políticos para adquirir material potencial para chantajear u otros fines aún más nefastos”, reseñaron los legisladores en su petición al FBI.

La carta, dirigida al Director del FBI Christopher Wray, al Director de Inteligencia Nacional, Dan Coats y al Director del Servicio Secreto Randolph Alles, solicita respuestas para el jueves a una serie de preguntas sobre el contacto de la mujer de Florida con Trump.

El mes pasado, el propietario del equipo de fútbol New England Patriots, Robert Kraft, había sido acusado de de solicitar el servicio de prostitutas de en un salón de masajes en Florida, resultado de de una operación policial que investigó durante un mes una red de prostitución y tráfico sexual que opera en el sur de la Florida. Yang fundó dicho salón de masajes, pero vendió sus acciones en la compañía hace años. Kraft por su parte se declaró inocente.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, dijeron en una declaración en la carta que “los hechos en esta situación son muy preocupantes e instamos al Director Wray a adherirse a las solicitudes bicamerales conjuntas de los miembros del Senado Demócrata y los presidentes de la Cámara Demócrata y iniciar una investigación “.

Fuente: Miami Diario

El presidente Donald Trump respondió hoy a la demanda en su contra interpuesta por 16 fiscales generales para bloquear la declaración de “emergencia nacional” con críticas a los costos excesivos en el proyecto de tren de alta velocidad de California.

Como predije, 16 ciudades, lideradas principalmente por demócratas de frontera abierta y la izquierda radical, han presentado una demanda en, por supuesto, ¡el Noveno Circuito! de California”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

Dicho tribunal, con sede en San Francisco, le ha asestado varias derrotas judiciales al gobernante en cuestiones como el veto migratorio a refugiados y nacionales de seis países de mayoría musulmana o la eliminación del programa de Acción Diferida DACA), que beneficia a jóvenes indocumentados llegados al país de niños.

A renglón seguido, Trump señaló que California, “el estado que ha desperdiciado miles de millones de dólares en un tren de alta velocidad que se ha salido de control y que no tiene visos de completarse, parece estar al frente” de la demanda.

“El fallido proyecto de tren rápido en California, donde los costos excesivos se están convirtiendo en un récord mundial, es ciento de veces más costoso más que el muro que desesperadamente necesitamos“, añadió el gobernante.

Este lunes, en coincidencia con el festivo del Día de los Presidentes, una coalición de 16 fiscales generales presentó una demanda contra Trump, en un intento por frenar la “emergencia nacional” con la que el gobernante busca recaudar fondos para construir el muro en la frontera con México.

La querella, liderada por el fiscal general de California, el demócrata Xavier Becerra, fue interpuesta ante la corte del distrito norte de California, con sede en San Francisco, que en enero de 2018 ordenó a Trump que reactivara el programa DACA, el cual protege de la deportación a 690.000 jóvenes indocumentados conocidos como “soñadores”, y siguiera recibiendo solicitudes de renovación.

A la acción judicial, según informó la fiscal general de Nueva York, Letitia James, en un comunicado, se sumaron, además de California y su estado, sus homólogos de Colorado, Connecticut, Delaware, Hawái, Illinois, Maine, Maryland, Michigan, Minesota, Nevada, Nueva Jersey, Nuevo México, Oregón y Virginia.

La demanda puede abrir un proceso judicial que probablemente se alargará durante varios meses, durante los cuales se espera que el decreto de Trump permanezca bloqueado, por lo que la Casa Blanca no podría utilizar fondos que ha identificado para construir la barrera fronteriza.

La declaración de “emergencia nacional” permite a los presidentes acceder temporalmente a una potestad especial para hacer frente a una crisis, y Trump la firmó el pasado viernes al asegurar que hay una “invasión” de drogas y criminales en la frontera con México que justifica medidas extraordinarias.

Con ese decreto, Trump pretende reunir 6.600 millones de dólares desviados de distintas partidas ya aprobadas por el Congreso, que se sumarían a otros 1.375 otorgados por el poder legislativo para construir la barrera fronteriza.

La oposición demócrata considera esa medida una interferencia “ilegal” en la potestad exclusiva del Congreso para determinar los presupuestos, y el mandatario ya pronosticó el viernes que la batalla por el tema llegará hasta el Tribunal Supremo

Fuente: Diario las Américas

REFERENCIAL

La presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU, Nancy Pelosi, y el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, dijeron que la declaración de emergencia nacional sobre seguridad fronteriza del presidente Donald Trump es ilegal.

“Las acciones del presidente violan claramente el exclusivo poder sobre los fondos que tiene el Congreso y que nuestros fundadores consagraron en la Constitución. El Congreso va a defender a nuestras potestades constitucionales en el Congreso, en las cortes y en la comunidad, usando todos los recursos disponibles”, dijeron los legisladores en un comunicado conjunto.

 

Cortesía:EFE

REFERENCIAL

Republicanos y demócratas del Congreso de EEUU anunciaron este lunes un acuerdo tentativo para evitar un nuevo cierre parcial del Gobierno federal que incluye financiación para el muro fronterizo.

“Hemos alcanzado un acuerdo en principio entre nosotros en todo lo que se refiere a seguridad nacional y las otras seis leyes”, afirmó a periodistas el senador republicano Richard Shelby, quien explicó que la proximidad de un nuevo cierre administrativo puso en alerta a los legisladores.

El pacto incluye unos 1.375 millones de dólares para construir unos 88,5 kilómetros de muro fronterizo con México, según The Washington Post, lejos de los 5.600 millones de dólares que reclamaba el presidente Donald Trump para unos 322 kilómetros.

El acuerdo debe contar ahora con el visto bueno del Presidente, que aún no se ha pronunciado al respecto y que tiene que ratificarlo si el Congreso llega a aprobarlo.

El propósito de los negociadores bipartidistas era lograr un acuerdo este lunes y asegurar la redacción del documento final para el martes, pues la ley que asegura los fondos para evitar el cierre parcial de la administración debe ser firmada antes de que venza el plazo el viernes en la medianoche.

Preguntado sobre si la Casa Blanca apoya el acuerdo, el senador Shelby respondió: “Eso creemos. Eso esperamos”.

Por su parte, la congresista demócrata Nita Lowey, que participó de las negociaciones, dijo que la presidenta de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, apoya el pacto y que esperan presentar un proyecto de ley definitivo este miércoles.

“Algunos se alegrarán, otros no se alegrarán”, agregó Lowey, sobre cómo recibirán sus colegas demócratas el acuerdo.

Demócratas y republicanos llevaban semanas negociando después de que el desacuerdo entre ambos sobre la seguridad fronteriza produjese entre diciembre y enero un cierre administrativo de 35 días, el más largo de la historia de los Estados Unidos.

Los demócratas habían reclamado una importante reducción de camas en los centros de detención de inmigrantes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés), lo que llevó a suspender las negociaciones durante el fin de semana, sin embargo, renunciaron finalmente a esa demanda, según The Washington Post.

De acuerdo con CNN, la parte demócrata que participó en la negociación del acuerdo reconoció que aún queda mucho por hacer antes de que sea sometido a su aprobación, mientras que la parte republicana apuntó que “claramente se están moviendo en la dirección correcta”.

 

 

Cortesía:DLA

referencial

El presidente Donald Trump acusó a los demócratas de plantear “nuevas demandas” en materia de política migratoria en las negociaciones presupuestarias que se desarrollan estos días y con las que se espera evitar un nuevo cierre de Gobierno que llegaría el viernes, 15 de febrero.

“Los demócratas no quieren detener o deportar a los extranjeros criminales. Es una nueva demanda. ¡Una locura!”, denunció Trump en su cuenta de Twitter, desde la que ha acusado a sus rivales políticos de ser unos “santurrones”. “Relájense y diviértanse”, ha asegurado.

La financiación de la seguridad en frontera sigue siendo el principal motivo de roce entre los legisladores de los dos partidos y Trump, quien reclama los fondos necesarios para construir el muro en la frontera con México. Los demócratas cuestionan ahora aspectos relativos a la detención, según ‘The Washington Post’.

Este periódico ha asegurado que los demócratas quieren limitar a 16.500 el número de camas en los centros reservados para inmigrantes, mientras que los republicanos reclaman excluir a los delincuentes ya condenados de esta cifra. “No quieren ni poner a los asesinos bajo custodia. ¿Qué pasa?”, tuiteó Trump el domingo.

 

Cortesía:Miamidiario

referencial

El llamamiento a la cooperación bipartidista que hizo este martes el presidente estadounidense, Donald Trump, quedó hoy difuminado entre nuevos ataques mutuos del mandatario y la oposición demócrata, que anunció una investigación sobre los negocios y posibles lazos con Rusia del jefe del Gobierno.

Un día después del discurso anual de Trump sobre el Estado de la Unión ante el Congreso estadounidense, el mandatario presumió del éxito de su alocución, en la que instó a dejar de lado las divisiones políticas y “gobernar como una nación”.

(MiamiNews24).- El presidente Donald Trump se enrocó hoy en su exigencia de obtener 5.000 millones de dólares para construir el muro en la frontera con México y aseguró que paralizará su propia Administración si no lo consigue, en una tensa reunión con los líderes de la oposición demócrata en el Congreso.

Diez días antes de que expiren los fondos que mantienen activas buena parte de las agencias federales, Trump exigió que cualquier medida que apruebe el Congreso contenga una partida presupuestaria para su polémico proyecto de muro, que lleva dos años tratando de financiar sin éxito.

“Si no consigo lo que quiero, cerraré el Gobierno. Estoy orgulloso de cerrar el Gobierno debido a la seguridad fronteriza”, aseguró Trump durante una reunión en el Despacho Oval con los líderes demócratas en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el Senado, Chuck Schumer.

Lo que debía ser una delicada negociación a puerta cerrada se convirtió en un espectáculo televisado, después de que la Casa Blanca invitara a la prensa a presenciar el comienzo del encuentro.

Cuando el debate comenzó a agitarse, los líderes demócratas instaron a Trump a hablar en privado porque la conversación se les estaba “yendo de las manos”, en palabras de Pelosi; pero el mandatario mantuvo a los periodistas durante 17 minutos en la sala, hasta que emitió su amenaza de paralizar la Administración.

“Necesitamos el muro. Esto es una emergencia nacional”, subrayó Trump, al advertir de la presunta entrada al país de narcotraficantes, “terroristas” y “gente con tremendas dificultades y problemas médicos”, que “en muchos casos son contagiosos”.

Schumer y Pelosi acudieron a la reunión con la oferta de incluir 1.300 millones de dólares para la seguridad fronteriza en el presupuesto que debe aprobarse antes del 21 de diciembre, pero insistieron en su rechazo a la construcción del muro.

Trump solo ha conseguido hasta ahora que el Congreso apruebe 1.600 millones para algunos proyectos en la frontera, como la reforma de vallas ya existentes y la inversión en tecnología.

Pero hasta ahora no ha logrado ningún fondo para la construcción del muro nuevo que prometió en su campaña electoral, y esa perspectiva se perfila aún más difícil a partir de enero, cuando los demócratas tomarán el control de la Cámara de Representantes.

Trump admitió hoy que, incluso con la composición actual del Congreso, necesitaría una decena de votos demócratas en el Senado para conseguir fondos para el muro, una tarea casi imposible.

Schumer y Pelosi no se plegaron ante el ultimátum de Trump, y declararon después del encuentro que le habían dado “dos opciones” para financiar el Gobierno, o bien con el nivel de fondos actual o bien con algunos cambios que no incluyen dinero para el muro.

“Es su decisión si quiere aceptar una de esas opciones o cerrar la Administración”, indicaron los líderes en un comunicado conjunto.

Por su parte, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, calificó el encuentro de “constructivo”, pero acusó a los demócratas de preferir “una frontera abierta que un Gobierno abierto”.

El líder demócrata en el Senado fue el más beligerante en la reunión con Trump, y a la salida avisó de que “si no se mueve de su postura de (pedir) 5.000 millones de dólares para el muro, no conseguirá ningún muro y conseguirá un cierre del Gobierno”.

Pelosi, que aún está intentando conseguir los votos demócratas necesarios para convertirse en enero en presidenta de la Cámara Baja, se mostró más cauta en el encuentro.

Pero cuando Trump dijo que “Nancy está en una situación en la que no le resulta fácil hablar”, en referencia a sus negociaciones para liderar la Cámara Baja, la veterana congresista demócrata le espetó: “por favor, no caracterice la fuerza que aporto a esta reunión”.

Ese rifirrafe y el recordatorio de Schumer a Trump de que “las elecciones tienen consecuencias” marcaron un amargo preludio de la relación entre la Casa Blanca y el Congreso durante los próximos dos años de control demócrata en la Cámara Baja.

“Para él, esto del muro es como algo relacionado con su masculinidad. Como si la masculinidad pudiera asociarse con él”, dijo Pelosi al regresar al Capitolio, según el Washington Post.

 

Fuente: DLA

(MiamiNews24).- El presidente Donald Trump y los líderes demócratas del Congreso están tratando de evitar un cierre parcial del gobierno en medio de una fuerte disputa sobre el muro fronterizo de Trump y una larga lista de tareas que incluye una importante ley agrícola y una reprimenda formal a Arabia Saudí por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

Se espera que Trump se reúna el martes en la Casa Blanca con la líder demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, antes de la fecha límite del 21 de diciembre en que de no llegar a un acuerdo sobre el presupuesto en el Congreso se cerrarían una serie de agencias del gobierno.

El presidente Trump elogió el martes nuevamente a través de su cuenta de Twitter, las partes del muro recientemente construidos, las cercas improvisadas y la labor de la patrulla fronteriza que han impedido el ingreso de miles de migrantes que forman parte de la caravana.

“Los republicanos aún controlan la Cámara de Representantes, el Senado y la Casa Blanca, y tienen el poder de mantener el gobierno abierto”, dijeron Pelosi y Schumer en una declaración conjunta el lunes.

“Nuestro país no puede permitirse un cierre de gobierno”, dijeron los demócratas, y agregó que Trump “sabe muy bien que su propuesta del muro no tiene los votos para ser aprobado en la Cámara de Representantes y el Senado y no debería ser un obstáculo para un acuerdo bipartidista”.

Los líderes republicanos en el Congreso han dicho repetidamente que depende de Trump hacer un trato con los demócratas, un reconocimiento de su propia incapacidad para producir proyectos de ley sobre el gasto público sólo con los votos republicanos.

Eso le da a los demócratas un impulso en las conversaciones a puerta cerrada, que también podrían desviarse de la solicitud de Trump de fondos de emergencia para los mortales incendios forestales en California y un proyecto de ley patrocinado por los republicanos para extender las exenciones de impuestos y retrasar algunos impuestos de salud.

Antes de que los legisladores se retiren, también pueden considerar un proyecto de ley de reforma de la justicia penal bipartidista, un proyecto de ley para proteger al abogado especial Robert Mueller y un plan para revisar el sistema para manejar las quejas de acoso sexual en el Capitolio.

Pero, el mayor problema sin resolver es la construcción del muro fronterizo. Trump quiere que el próximo paquete de financiamiento incluya al menos $ 5 mil millones, una idea que los demócratas han rechazado de plano.

Pelosi y Schumer han instado a Trump a respaldar un proyecto de ley que incluye media docena de proyectos de ley de financiamiento del gobierno acordados en gran medida por los legisladores, junto con una medida separada que financia al Departamento de Seguridad Nacional en los niveles actuales hasta el 30 de septiembre. $ 1.3 mil millones para cercas y otras medidas de seguridad en la frontera.

Si Trump no está de acuerdo con eso, es probable que los demócratas insten a una resolución continua que financie todos los proyectos de ley de asignaciones restantes en los niveles actuales hasta el 30 de septiembre, dijo un asesor, quien solicitó el anonimato.

Trump dijo el viernes que el Congreso debería proporcionar todo el dinero que quiere para el muro y llamó a la inmigración ilegal “una amenaza para el bienestar de todas las comunidades estadounidenses”.

En una aparición en Kansas City, Missouri, Trump acusó a los demócratas de jugar un juego político y señaló que era uno de los que finalmente ganaría.

“Realmente creo que la política de lo que están haciendo es muy mala para ellos ”, dijo Trump sobre los demócratas. “ Muy pronto lo descubriremos. Tal vez no tengo razón. Pero por lo general tengo razón ”.

Pelosi, que busca convertirse en presidente de la Cámara en enero, dijo que ella y muchos otros demócratas consideran que el muro es “inmoral, ineficaz y costoso”, y señaló que Trump prometió durante la campaña de 2016 que México pagaría por el muro, una idea que México ha rechazado en repetidas ocasiones.

Proteger fronteras “es una responsabilidad que honramos, pero también lo hacemos honrando nuestros valores”, dijo Pelosi la semana pasada.

Schumer expresó que los demócratas quieren trabajar con Trump para evitar un cierre, pero que el dinero para la seguridad de la frontera no debe incluir el muro de hormigón que Trump ha previsto. En su lugar, el dinero debe usarse para cercas y tecnología que los expertos dicen que es más apropiado, dijo Schumer.

“No queremos que un berrinche de Trump gobierne nuestras políticas o provoque el cierre de un gobierno, que todos en ambos lados del pasillo saben que es una idea equivocada”, declare Schumer. Si Trump “quiere cerrar el gobierno durante las Navidades por el muro, esa es su decisión”, añadió.

El senador por Vermont Patrick Leahy, el principal demócrata en el Comité de Apropiaciones del Senado, dijo que Trump era todo lo que se interponía entre financiar completamente al gobierno y un cierre.

“Una y otra vez, el presidente Trump ha usado al gobierno del pueblo estadounidense como moneda de cambio para su solución fabricada para su crisis fabricada ”, dijo Leahy el lunes en un discurso en el Senado.

Trump quiere ganar un momento de popularidad televisiva y no le importa la cantidad de estadounidenses que trabajen duro por eso”, dijo Leahy. “No se trata de seguridad fronteriza. Esto es sobre política, pura y simple”.

Pero el líder de la Cámara de Representantes, Steve Scalise, R-La., expresó que los demócratas eran los que jugaban a la política.

 

Fuente: VOA

(MiamiNews24).- El presidente, Donald Trump, reclamó este martes a la bancada demócrata del Congreso que autorice más fondos para el muro fronterizo con México en el marco de una nueva negociación para la ampliación de fondos federales que evitaría el cierre de la Administración a mediados de diciembre.

“¿Podría alguien explicar a los demócratas (necesitamos su voto) que nuestro país pierde 250,000 millones de dólares al año en inmigración ilegal, sin incluir el terrible flujo de drogas? La seguridad de la frontera, incluyendo un muro, es de 25,000 millones. Se amortiza en dos meses”, escribió Trump en Twitter.

Trump hizo estas declaraciones horas después de que varios medios de comunicación locales informasen de que la Casa Blanca y el Congreso han pactado una extensión de la financiación federal para evitar que las instituciones gubernamentales cierren el próximo 7 de diciembre, que era la fecha límite para ese acuerdo.

La prolongación de los fondos para diferentes ramas del Gobierno, que ampliará el plazo hasta el 21 de diciembre, debe ser ratificada por el Congreso el jueves, según la prensa.

El acuerdo entre Trump y los líderes del Congreso llega después del fallecimiento del expresidente George H.W. Bush (1989-1993) el pasado viernes.

“Si (los líderes del Congreso) vienen a hablar sobre una extensión de la financiación (federal) debido al fallecimiento del presidente Bush, lo consideraré y probablemente la autorizaré”, aseguró Trump a los periodistas a bordo del Air Force One en su regreso desde la cumbre del G20 en Argentina.

Pese a la tregua pactada para las próximas dos semanas, Trump reiteró hoy que quiere que los demócratas den luz verde a más fondos para la construcción de un muro en la frontera sur.

El último pacto bipartidista en julio sobre esa cuestión resultó en 1,600 millones de dólares para la propuesta estrella de Trump, después de que los republicanos incluyeran el muro dentro del presupuesto para el Departamento de Defensa; una cifra muy lejana de los 25,000 millones que ha pedido.

En caso de que no se acuerde una prolongación, el Congreso debe aprobar una ley presupuestaria antes del viernes para mantener algunas ramas del Gobierno de Trump financiadas, incluidos los Departamentos de Seguridad Nacional, Transporte, Agricultura, Comercio, Justicia, Estado y Vivienda y Desarrollo Urbano.

VARIEDADES

Policia Miami dade

Los detectives del Departamento de Policía de Miami-Dade identificaron a la víctima de disparos del viernes, en el en el Hookah Palace en 11865 SW...