Etiquetas Mensajes etiquetados con "Haití"

Haití

La Guardia Costera estadounidense interceptó a unas 35 millas (56 kilómetros) al noreste de la isla de Tortuga (Haití) una embarcación sobrecargada con 33 haitianos a bordo, 27 adultos y 6 mujeres, que transportaba también marihuana y anfetaminas, informó ayer esta institución.

Los guardacostas divisaron una embarcación a motor de 25 pies de eslora (7.6 metros) y, en camino hacia esta, encontraron flotando en el agua seis paquetes de marihuana.

Al interceptar el barco, los guardacostas descubrieron a 33 haitianos, además de tres paquetes más de marihuana y un paquete de anfetaminas, señaló la Guardia Costera en un comunicado. Los 33 inmigrantes fueron subidos abordo de la embarcación de los guardacostas, donde se les dio alimentos, agua y atención médica básica.

La droga fue decomisada y la embarcación de los traficantes destruida, ya que “constituía un peligro para la navegación”. Los haitianos interceptados fueron ya repatriados a su país de origen.

La Guardia Costera “patrulla diligentemente el estrecho de Florida y el Caribe para garantizar la seguridad de la vida en el mar y la seguridad de Estados Unidos”, dijo el oficial James Hodges, quien recordó que “ni la migración ilegal ni el narcotráfico serán tolerados”.

Fuente: Miami Diario

El Gobierno chileno reforzará la seguridad de sus representantes diplomáticos en Haití, informó este jueves el canciller del país, Roberto Ampuero, después de que ayer el embajador chileno en la isla se viera envuelto en un ataque armado al noreste de Puerto Príncipe.

Habíamos tomado medidas para reforzar la seguridad en ese país (Haití) y seguiremos tomando otras medidas y enviaremos funcionarios de la Policía de Investigaciones (PDI) a reforma la seguridad de nuestros representantes en ese país“, dijo Ampuero en un vídeo institucional difundido por la Cancillería chilena.

El embajador de Chile en Haití, Patricio Utreras, se vio inmerso este miércoles un ataque armado mientras se dirigía a un acto solidario en la localidad haitiana de Boutin, al noreste de Puerto Príncipe, en el que dos personas resultaron heridas y al menos dos se encuentran desaparecidas.

Ampuero destacó y agradeció el papel que jugaron los miembros de la PDI y de Carabineros para repeler ese ataque y dijo que lo que hicieron fue “un acto realmente heroico“.

El canciller expresó su solidaridad con los afectados en el ataque y dijo que Chile “continuará la colaboración y cooperación para el desarrollo en Haití en tema de educación, vivienda y fortalecimiento institucional”.

El representante diplomático en Haití, que iba acompañado por su esposa, Brenda Iriarte Rojas, se dirigía a una actividad de la ONG América Solidaria junto a una comitiva cuando sufrió un ataque “presuntamente delictual”, según lo calificó la Cancillería.

“No podemos atribuirlo a un ataque a Chile, es parte de la situación de crisis que ocurre en Haití”, precisó este miércoles la vicecanciller chilena, Carolina Valdivia.

La directora ejecutiva de América Solidaria en Haití, Olga Regueira, dijo que se trató de una emboscada a la caravana, conformada por al menos 18 personas.

Fuente: Unión Radio

protestas en haití se alargan./cortesía

La aerolínea canadiense Air Transat evacuará a 113 ciudadanos de ese país desde Haití debido a las protestas antigubernamentales que han sacudido a la capital, Puerto Príncipe, y a varias ciudades de la nación caribeña, informó el primer ministro de Quebec.

“Air Transat acaba de confirmar que los 113 pasajeros en Haití serán repatriados en un vuelo mañana por la mañana (16 de febrero)”, dijo Francois Legault en su cuenta de la red social Twitter.

Los turistas se encuentran varados en el centro de vacaciones Royal Decameron, un resort ubicado en la costa centro oeste de Haití, que comparte la isla La Española con República Dominicana.

Protestas antigubernamentales en Haití
© REUTERS / Jeanty Junior Augustin
Organismo de DDHH: Haití corre riesgo de caer en crisis humanitaria

El 7 de febrero, aniversario 33 del derrocamiento del dictador Jean Claude Duvalier (1971-1986), miles de haitianos salieron a las calles para exigir la dimisión del presidente Jovenel Moise, pese a las medidas económicas anunciadas por el Ejecutivo para reducir el gasto estatal y el déficit presupuestario.En una semana de protestas, al menos siete personas murieron y decenas resultaron heridas en el país caribeño, el más pobre de América.

Los turistas canadienses serán trasladados en helicópteros el 16 de febrero por la mañana desde el centro de vacaciones hasta el aeropuerto de Puerto Príncipe, desde donde la aerolínea los llevará hasta Montreal, dijo Legault a periodistas.

Los turistas habían comprado paquetes de vacaciones a la aerolínea, que implementará la evacuación en acuerdo con las autoridades locales, la embajada de Canadá en Haití y el Gobierno, dijo Air Transat en un comunicado citado por medios locales.

 

El Gobierno canadiense emitió una advertencia el 15 de febrero en la que aconsejó evitar viajar a Haití debido a los disturbios y advirtió que la situación de seguridad podría deteriorarse rápidamente.

Como si fuera un déjà vu, cuatro años después de la primera crisis migratoria de cubanos en Centroamérica, más de 700 migrantes, en su mayoría cubanos, se encuentran en Panamá en lo que han dado en llamar una “caravana de libertad” que se dirige a Estados Unidos.

“¡Queremos pasar! ¡Queremos pasar!”, gritaron los migrantes, grabando con sus teléfonos celulares, a los agentes del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) de Panamá, según varios videos compartidos por ellos mismos en las redes sociales el fin de semana.

Su objetivo es llegar a Estados Unidos y solicitar asilo en la frontera, pero las leyes que antes amparaban la llegada de cubanos han cambiado en Estados Unidos.

En 2017 el entonces presidente Barack Obama eliminó la política de pies secos, pies mojados que permitía a los cubanos que llegaran a territorio estadounidense quedarse en el país. Sin embargo, muchos siguen llegando a la línea divisoria y piden asilo político, alegando persecución en la isla. En caso de que los migrantes puedan probar la persecución, las autoridades les otorgan un Parole (libertad bajo palabra), después de lo cual deben defender su caso en una corte de inmigración, explicó el abogado de Miami Wilfredo Allen.

“Este es un tema moral. La situación de ilegalidad en la frontera sur es una amenaza a la seguridad y al bienestar financiero de todos los estadounidenses”, dijo el presidente.

Uno de los cientos de cubanos que permanecen en el oriente panameño dijo que la situación que viven es “muy dura”.

Aquí hay mujeres embarazadas, niños, gente mayor. Queremos llegar a tierras de libertad, a Estados Unidos. Somos una caravana migrante de libertad. Nadie quiere quedarse en Panamá”, dijo a través de Messenger y pidió no ser identificado por temor a represalias. Su viaje lo ha costeado con el dinero que obtuvo trabajando en Uruguay, a donde llegó en 2017, pero salió del país austral con la esperanza de reunirse con sus familiares en Miami. Según este migrante, los cubanos de la caravana se organizaron a través de las redes sociales para apoyarse y protegerse de coyotes y pandillas en Centroamérica.

Según dijo a el Nuevo Herald Jonathan del Rosario, Ministro de Seguridad de Panamá, la caravana está compuesta por 600 cubanos y unos 120 entre haitianos y africanos que han ingresado irregularmente al país el fin de semana con la intención de continuar hacia Estados Unidos. El director general de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento, confirmó que existe un flujo más elevado de migrantes irregulares desde su país a Panamá y que trabajan con su contraparte panameña para afrontar el asunto.

Una pareja de cubanos con su hijo en brazos cruza la selva panameña con destino a Estados Unidos.

Con banderas blancas y a gritos de “libertad” los cubanos han entrado a pequeños pueblos de Panamá, como Puerto Obaldía, donde se encuentran 585 de ellos. Según confirmó el Servicio Nacional de Fronteras de Panamá, un grupo de africanos que viajaba junto a los cubanos está enfermo de malaria, lo que ha complicado la travesía.

Del Rosario explicó vía telefónica que los migrantes ingresaron “de manera abrupta” en una zona donde hay guerrilleros y traficantes de droga. “Panamá tiene una serie de procedimientos a cumplir como ha hecho en el pasado: que los migrantes no representen un riesgo para la salud ni para la comunidad y además recolectar datos biométricos para confirmar que no son buscados por Interpol o se trate de terroristas”, dijo.

El gobierno panameño ha enviado 11,700 libras de alimentos e insumos a la zona, además de personal de diferentes organismos del Estado: Senafront, el Servicio Nacional de Migración, el Ministerio de Salud y el Sistema Nacional de Protección Civil.

Del Rosario lamentó la actitud con la que han llegado los cubanos a la frontera. “Son unos irrespetuosos que llegan a nuestro territorio filmando, gritando, ofendiendo a las autoridades. Nuestra labor es mantener el orden en el país. Quienes no se sometan a las autoridades tendrán que enfrentar las consecuencias”, dijo.

El ministro negó que los migrantes hayan sido reprimidos con gas pimienta, como han afirmado ellos a diferentes medios. “Este país ha dado ejemplo al mundo de cómo se puede tratar el fenómeno de la migración de una manera segura y ordenada. Lamentablemente, aunque sentimos empatía por los migrantes, no por eso vamos a permitir que entren a nuestro país sin respetar sus leyes”, añadió.

Un video filmado por un grupo de cubanos en Guna Yala muestra cómo roban yucas en un huerto de subsistencia de una comunidad indígena, mientras que en varios videos publicados también por los migrantes en las redes sociales se puede apreciar cómo perturban la tranquilidad ciudadana en las pequeñas comarcas panameñas.

Fuente: El nuevo Herald

(MiamiNews24).-Vincent Casseus, un “excandidato político en Haití” y que fue extraditado a Estados Unidos, se declaró culpable de tráfico de cocaína, según informó este jueves la Fiscalía del Distrito Sur de Florida.

Casseus, conocido como “Angelo” o “Jérémie”, de 44 años, tendrá una audiencia de sentencia el próximo 30 de enero tras declararse culpable este mes de “posesión con intento de distribución” de más de 500 gramos de cocaína, lo que le puede suponer un mínimo de cinco años de prisión.

Según documentos judiciales, “Casseus dirigió una organización de narcotráfico que usaba mulas para importar cocaína a Estados Unidos, oculta en latas de pasta de tomate de calidad comercial”.

Agentes policiales interceptaron en más de una ocasión la droga de la organización de Casseus “en el sur de Florida y en Puerto Príncipe, Haití”, entre ellas un cargamento de casi 3.000 gramos de cocaína en noviembre de 2016 interceptado en Miami, de acuerdo con la Fiscalía.

El socio del haitiano, Vito Antenor, un residente de Miami-Dade de 40 años, se declaró culpable del mismo cargo el pasado mes de septiembre y tiene prevista una audiencia de sentencia el próximo 11 de enero ante la magistrada Kathleen Williams.

fuente:DLA.

(Miaminews24).-El cáncer del cuello del útero es una enfermedad que Haití no tiene dinero para tratar. Y en la mayoría de los casos, el abrumado sistema de atención médica del país no puede tratar.

En un país de de 11 millones de habitantes hay un solo aparato de resonancia magnética. Y no hay aparatos de radiación para tratar ningún tipo de cáncer. Las pruebas de detección y los programas de prevención son limitados, igual que el acceso a los tratamientos.

Haití, país que ya batalla para combatir las muertes relacionadas con el embarazo y enfermedades infantiles que en lo fundamental están controladas en otras partes del mundo, el cáncer del cuello del útero es casi siempre una sentencia de muerte. Las haitianas que pueden darse el lujo de viajar al extranjero para someterse a tratamiento son las pocas que tienen probabilidades de vencer las etapas avanzadas de la enfermedad.

Pero expertos dicen que no tendría que ser así. Aunque el cáncer del cuello del útero es una de las principales causas de muerte entre las haitianas, la enfermedad es tanto prevenible como tratable.

Los cálculos de la cantidad de fallecimientos por cáncer del cuello del útero en Haití varían mucho, en parte porque muchas veces las personas mueren y no se registra la causa del fallecimiento. Pero las organizaciones de servicios médicos de Haití, como Partners in Health, una entidad sin fines de lucro de Boston, coloca la cifra en 1,500 o más al año, sobre la base de información que se recopiló durante los últimos 10 años. Pero la cifra del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, de la Organización Mundial de la Salud, es mucho más conservadora e indica que unas 563 mujeres fallecerán este año de la enfermedad en Haití.

Pero incluso así, la tasa de mortalidad por cáncer del cuello del útero en Haití es seis veces mayor que en Estados Unidos.

Los investigadores afirmaron que la mayoría de esos fallecimientos se pueden vincular con la pobreza. En un país como Haití, donde la mayoría de las personas viven con menos de 2 dólares al día y muchas mujeres pobres trabajan de vendedoras callejeras, las muertes tienen repercusiones: más niños son enviados a orfanatos y se acelera la espiral de pobreza.

“Son fallecimientos innecesarios que afectan significativamente a las familias y a la economía del país”, dijo Didi Bertrand-Farmer, haitiana defensora de los servicios de salud que forma parte de un esfuerzo por revertir esa tendencia.

Bertrand-Farmer conoce bien la enfermedad. Cuando ella tenía 14 años, su madre falleció de la enfermedad en Haití, y posteriormente, como organizadora comunitaria en Ruanda, trabajó para tratar de controlar ese mal. Esposa del Dr. Paul Farmer, médico de Partners In Health, ella es parte del consorcio formado por un grupo de médicos que trabaja en Estados Unidos, llamado Haiti sans Cervical Cancer, para crear un programa nacional de prevención.

“Yo no es aceptable que las mujeres haitianas sigan muriendo de cáncer del cuello del útero”, dijo Bertrand-Farmer. “Mi mayor preocupación es cómo protegemos la vida de una nueva generación de niñas”.

En Haití, las mujeres llevan la mayor carga en la familia y la economía local. Llamadas poto mitan —la columna vertebral de la sociedad— son esposas y madres, pero también vendedoras callejeras, que se ganan la vida en la economía informal.

Contando los casos

En Haití, como en casi todos los países pobres, el cáncer es una enfermedad a la que se presta tan poca atención que el gobierno ni siquiera sabe cuántos pacientes hay, y mucho menos la cantidad de nuevos diagnósticos.

Pero el Dr. Robert Auguste, ginecólogo y ex ministro de Salud, está tratando de cambiar la situación.

En los últimos cinco años, Auguste —director del Registro Nacional de Cáncer, entidad del gobierno— ha recorrido el país tres veces en un año en un Nissan Patrol del 2006 medio destartalado, para recoger personalmente todos los casos de cáncer porque los funcionarios regionales de salud a veces “ni siquiera responden” a sus solicitudes de reportar mensualmente los nuevos casos.

“No comprenden la importancia de eso”, dijo.

Pero Auguste sí lo entiende. Fue ministro de Salud en el 2006 y trató de que construyera el primer centro de radioterapia, quimioterapia y medicina nuclear del país.

El gobierno se limitó a aprobar $10 millones y colocar la primera piedra de la instalación en Puerto Príncipe, frente al Hospital Universitario de Haití, conocido como el Hospital General, antes de abandonar la idea a raíz del terremoto del 2010. Hoy, esa primera piedra ha desaparecido debajo de un montón de piedras y basura.

Hoy, en Haití hay tres lugares donde la clase media y los pobres tienen una esperanza de recibir el tratamiento para el cáncer que no pueden pagar: el Hospital General Hospital, el hospital de Partners in Health en Mirebalais y el centro de tratamiento que dirige la entidad sin fines de lucro Innovating Health International. Pero ninguno ofrece tratamiento de radiación.

Eso deja a la mayoría de los pacientes con pocas opciones. “No todos pueden ir a Cuba. No todos pueden ir a la República Dominicana. No todos pueden ir a Estados Unidos”, dijo Auguste.

Pero no siempre fue así.

Durante los casi 30 años de la dictadura de la familia Duvalier, en Haití había tratamiento de radiación, conocido como radioterapia. Pero cuando la dictadura cayó en 1986, la terapia de radiación, como muchos servicios, desapareció debido a la falta de fondos. Hoy, los que estudian la incidencia del cáncer están seguros de que la incapacidad de Haití para ofrecer ese tratamiento a las pacientes de cáncer del cuello del útero ha llevado a la muerte de mujeres, muchas de ellas jóvenes y con hijos pequeños.

“La clave de tratar el cáncer del cuello del útero es descubrirlo lo antes posible”, dijo el Dr. Joseph Bernard Jr., el principal médico de Innovating Health International en Tabarre, en la zona metropolitana de Puerto Príncipe. El centro ofrece quimioterapia a bajo costo a unos 220 pacientes al mes.

“Los pacientes llegan tarde”, dijo, “no porque no se hayan visto con un médico sino porque los médicos no pueden diagnosticarles el cáncer a tiempo”.

‘Nadie debe morir de esta enfermedad’

En Estados Unidos, la incidencia de cáncer del cuello del útero ha bajado durante los últimos 30 años porque los ginecólogos han podido identificar y tratar lesiones precancerosas, en lo fundamental sobre la base de la prueba citológica, antes que se desarrollen. La vacuna, VPH, que se administra a jóvenes de los dos sexos antes que estén sexualmente activos para evitar las infecciones, está disponible desde el 2006.

Pero en Haití esas medidas preventivas empiezan a aplicarse sólo ahora. Y eso significa que “Haití está entre los países con mayor incidencia y tasa de mortalidad por cáncer del cuello del útero”, dijo Laia Bruni, epidemióloga y directora del Centro de Información sobre VPH del Instituto de Oncología de Cataluña, que sirve de centro de información sobre el cáncer del cuello del útero.

Casi todas las personas sexualmente activas quedan expuestas al VPH en algún momento de su vida. En muchos casos, el cuerpo elimina la infección en uno o dos años. Aunque la mayoría de los casos de cáncer del cuello del útero se deben al VPH, la mayoría de las personas que se infectan con el virus no llegan a padecer la enfermedad. Entre los hombres, el virus puede provocar cáncer de la cabeza y el cuello.

Si no se trata, una lesión precancerosa puede demorar hasta 10 años en convertirse en cáncer, si es que eso sucede.

“Es una epidemia prevenible”, enfatizó el Dr. David Walmer, profesor adjunto de Salud en el Duke Global Health Institute, que se ha aliado con la organización médica sin fines de lucro Family Health Ministries qué él creó para combatir el cáncer del cuello del útero en Haití. “Nadie debe morir de esta enfermedad”.

Walmer dice que la alta incidencia de cáncer del cuello del útero en Haití tiene dos causas primarias: el sistema de salud del país y su cultura.

“No hay un esfuerzo nacional organizado para identificar y tratar las lesiones precancerosas”, dijo. “También tiene una incidencia mayor en Haití porque es culturalmente aceptable la actividad sexual fuera del matrimonio, lo que aumenta las posibilidades de que los hombres transmitan el virus de una mujer a otra”.

Pero parece haber tan poca voluntad política, que él y otros consideran muy necesaria, para invertir en el sistema de servicios médicos del país.

 

Según un informe del 2015 del Banco Mundial, Haití tiene más hospitales per cápita que algunos países africanos pobres pero gasta menos por habitante en servicios médicos que sus vecinos. República Dominicana gasta $180; Cuba $781 y la región latinoamericana y caribeña como un todo, $336. Por su parte, Haití gasta solamente $13 por persona.

Un análisis reciente del presupuesto haitiano durante los últimos 8 años, realizado por Group Croissance, un grupo de estudios de Puerto Príncipe, indicó que el gobierno haitiano gasta más en su Parlamento y el servicio de la deuda, en lo fundamental a Venezuela, que en los servicios médicos. El servicio de la deuda es el doble del presupuesto de salud pública.

Y eso no parece que vaya a cambiar. En septiembre, después de comprometerse a gastar más en los servicios médicos en el presupuesto de 2018-2019, el Parlamento acordó reducirlo en más del 50 por ciento a sólo $86.2 millones.

Eso significa que el Hospital General, donde sólo hay cuatro camas para quimioterapia, los pacientes tienen que pagar los medicamentos.

También significa que sin asistencia financiera del gobierno haitiano a beneficio de los pobres que ahora llegan a sus instalaciones, las organizaciones sin fines de lucro, las personas que las financian y los propios médicos tienen que racionar los servicios.

Fuente : ENH

(Miaminews24).-El número de muertos en Haití a causa del sismo del sábado se elevó a 15, mientras que los heridos suman 333, informó Protección Civil, que precisó además que 7.000 casas fueron destruidas por el terremoto.

En Port-de-Paix, en el departamento Noroeste de Haití y el lugar más cercano al epicentro del sismo de 5,9 de magnitud, murieron 9 personas, mientras que otras cinco fallecieron en Gros Morne, en el departamento de Artibonite, y una en Saint-Louis du Nord.

El director de Protección Civil, Jerry Chandler, aseguró en rueda de prensa, que los equipos de esta dependencia “están en toda las zonas“, mientras llamó a la ciudadanía a “estar vigilante en caso de nuevos sismos”.

Consciente de la vulnerabilidad de este país y de la fragilidad de sus infraestructuras, el funcionario apuntó que tienen “que prepararse mejor” e informó que trabajan con varios ministerios “para luchar contra las malas construcciones”.

“El problema es muy grande y está en el todo el país, tenemos que solucionarlo, pero no es fácil”, subrayó.

Por su lado, el portavoz del Gobierno, Eddy Jackson Alexis, dijo que la situación “está complicada”, pero que las autoridades se esfuerzan por “responder y ayudar a la gente” afectada por el sismo. “El Gobierno ya está desplegando comida y personal médico en varias zonas afectadas”, y señaló que se quiere “evitar que las víctimas se sientan abandonadas”.

El epicentro del seísmo del sábado se registró frente a la costa noroeste, 20 kilómetros al norte de Port-de-Paix y 175 kilómetros de distancia de la capital, Puerto Príncipe, a una profundidad de 15,3 kilómetros, según informó en su página web el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, siglas en inglés).

En menos de 24 horas se registró otro temblor de magnitud 5,2 en la escala abierta de Richter con epicentro muy cerca al del terremoto del sábado, concretamente 16 kilómetros de distancia de Port-de-Paix, y a una profundidad de 10 kilómetros.

Este terremoto es uno de los más fuertes que ha sufrido Haití tras el ocurrido el 12 de enero de 2010 de magnitud 7 en la escala abierta de Richter que causó más de 300.000 muertos, un número similar de heridos, unos 1,5 millones de damnificados y la casi total destrucción de su capital, Puerto Príncipe.

Fuente:DLA

(Miaminews24).-Un nuevo sismo de magnitud 5,2 se registró este domingo en el noroeste de Haití en menos de 24 horas después de que un movimiento telúrico de magnitud 5,9 sacudiera el país, causando al menos 12 muertos y 188 heridos, según reportes oficiales preliminares

El nuevo sismo tuvo su epicentro muy cerca del anterior, concretamente a 16 kilómetros de Port-de-Paix, noroeste del país, con una profundidad de 10 kilómetros, a las 16.11 hora local (20.00 GMT), según informó en su página web servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, siglas en inglés).

El nuevo movimiento telúrico se sintió en la capital haitiana, en varios departamentos del país así como en varios puntos de República Dominicana, según se informó en las redes sociales.

Tras el terremoto de este sábado se han registrado varias réplicas, la última de ellas de 5,2 lo que ha causado nuevamente escenas de pánico en Port-de Poix, Gros Morne, y Cabo Haitiano y que decenas de personas abandonaran sus viviendas y salieran a las calles.

El presidente de Haití, Jovenel Moise, y otras autoridades se desplazaron este sábado a las zonas más afectadas por el terremoto registrado la pasada noche para asegurarse de que el “aparato estatal esté totalmente movilizado para ayudar a las víctimas”.

Equipos médicos también llegaron este domingo a Port-de Paix y Gros Morne, donde hay mayor número de víctimas y daños y el Ministerio de Defensa anunció que 100 militares de las nuevas fuerzas armadas, que han recibido formación en Ecuador, se dirigen al área más castigada por el sismo, cuyo acceso es difícil debido a las deficientes infraestructuras.

El epicentro del terremoto de este sábado se registró en la costa noroeste a 20 kilómetros al norte de Port-de-Paix y a 175 kilómetros de la capital, Puerto Príncipe, a una profundidad de 15,3 kilómetros, a las 20.11 hora local (00.11 GMT).

 

Fuente:DLA

orfanato

(Miaminews24).- Diez miembros del Senado de Estados Unidos pidieron al Departamento de Estado que presione al gobierno de Haití para el cierre de un orfanato en el que varios menores adoptados por familias estadounidenses habrían sido víctimas de abusos sexuales.

Según la carta, “múltiples” niños del orfanato Foyer Notre Dame de la Nativite, ubicado en las afueras de la capital haitiana Puerto Príncipe, dieron positivo por clamidia, una enfermedad de transmisión sexual, y reportaron haber sido víctimas de abusos.

Piden el cierre de orfanato en Haití

“Aunque la agencia de Servicios Sociales de Haití ha tenido abierta una investigación sobre el orfanato durante más de un año, no se ha hecho nada para frenar los abusos”, dijo la carta del 29 de enero, dirigida al vicesecretario de Estado, John J. Sullivan.

La directora del orfanato, Eveline Louis-Jacques, señaló el viernes que varios niños bajo su cuidado dieron positivo por clamidia, pero dijo que no se ha confirmado que contrajeran la infección durante su estancia en el centro y negó con vehemencia los presuntos abusos.

“Estos niños están muy bien tratados”, dijo Louis-Jacques en una entrevista con The Associated Press. “No están en un orfanato, están en mi casa, conmigo”. El orfanato fue escenario de una tragedia durante el devastador sismo de enero de 2010, cuando casi 70 niños murieron en sus instalaciones.

Ahora acoge a 60 menores de edades comprendidas entre uno y 16 años. Louis-Jacques, una exejecutiva de banca, gestiona el centro con su esposo de 42 años. El personal es en su mayoría femenino

Andolphe Guillaume, funcionario de la agencia de bienestar, IBESR por sus siglas en francés, remitió las preguntas sobre la situación al director ejecutivo del ente, que no estuvo disponible el viernes.

Fuente: 20minutos

Miaminews24.

Sabrina Joseph, de 7 años, sujeta la bandera de EEUU y la haitiana durante un acto de recordación por las víctimas del terremoto en el 2010. CARL JUSTE cjuste@miamiherald.com

(Miaminews24).- Cuando Jacques Despinosse perdió una elección primaria para la Cámara de Representantes de Florida en la década de 1990, le adjudicó su severa derrota al escepticismo que muchos electores sentían por candidatos provenientes de lo que entonces era una diáspora haitiana relativamente pequeña.

Sin embargo, desde entonces, los políticos haitianoestadounidenses han experimentado un logro tras otro en el estado, con victorias en los escaños de las comisiones de los condados que conforman la periferia de Miami, representantes en la legislatura, la alcaldía en North Miami y codiciadas judicaturas.

Despinosse, de 72 años, ahora una eminencia local en la política demócrata, terminó por ganar un asiento en el ayuntamiento de North Miami y ejerció ese puesto durante dos períodos. Así que después de que se supo que el presidente Donald Trump describió a Haití y a naciones africanas no especificadas como “países de mierda”, Despinosse no pudo evitar sonreír un poco.

“El racismo de Trump es una consigna para los haitianos”

“El racismo de Trump es una consigna para los haitianos”, dijo Despinosse, quien se enfoca en convencer a los inmigrantes haitianos de que obtengan la ciudadanía estadounidense y voten. “Está muy equivocado si cree que está jugando con un montón de refugiados ignorantes”.

Los comentarios de Trump pudieron haber horrorizado a muchos estadounidenses, pero para los haitianos del sur de Florida, fueron otro recordatorio del estigma que han enfrentado desde que comenzaron a llegar hace décadas en grandes cantidades. Han tenido que refutar afirmaciones de que traen enfermedades, han experimentado dificultades para encontrar su lugar en una sociedad donde los latinos desde hace mucho han estado en ascenso y han enfrentado ostracismo de parte de algunos de sus vecinos afroestadounidenses.

Aun así, el insulto presidencial también les sirve a algunos haitianos como recordatorio de su capacidad de superar ese tipo de obstáculos. Además, sus líderes demócratas ahora prometen utilizar este episodio para aumentar el fomento de las ciudadanías y la participación electoral en un estado donde los resultados de las elecciones presidenciales pueden depender de un puñado de votos.

Aunque sus niveles de pobreza aún son relativamente altos –cerca de una de cada cinco familias vive por debajo de la línea de pobreza, el doble del índice nacional– la comunidad haitiana del sur de Florida emana orgullo respecto de sus médicos, abogados, ingenieros y otros profesionales con educación superior. Muchos son hijos de inmigrantes que llegaron en el éxodo de finales de la década de 1970 y 1980, para escapar de la devastación económica y la represión bajo el mandato de Jean-Claude Duvalier, el déspota gobernador haitiano asistido por Estados Unidos cuando apoyaba a gobiernos anticomunistas en el Caribe.

Quienes llegaron en las primeras olas se encontraron desde el inicio en una posición desigual a la de los inmigrantes de otro país caribeño, la Cuba comunista. En políticas que duraron desde la Guerra Fría hasta los últimos días del gobierno de Obama, Estados Unidos les dio a los inmigrantes cubanos estatus legal a su llegada, con lo que facilitó significativamente su entrada en la fuerza laboral de Florida.

Los haitianos a menudo se mantuvieron bajo la sombra.

Reflejando temor en Estados Unidos a causa de un influjo de inmigrantes haitianos, las autoridades estadounidenses rechazaron más peticiones de asilo político por parte de haitianos que de cualquier otro grupo nacional. De entre quienes lograban llegar a costas estadounidenses, a los haitianos se les encarcelaba de manera desproporcional, de acuerdo con Alex Stepick, profesor emérito de antropología en la Universidad Internacional de Florida.

Los antiguos residentes de Miami mantuvieron su distancia de los recién llegados que hablaban criollo y a veces mezclaban el catolicismo con los rituales vudú. Los miamenses nativos a veces describían a una persona con problemas psiquiátricos como alguien que “se comporta como haitiano”.

Muchos inmigrantes haitianos y sus descendientes dicen que aún los tratan peor que a otros grupos. Aun así, también pueden señalar logros en una serie de sectores, después de haber surgido como una fuente crucial de remesas para la economía haitiana y un electorado al que se debe cortejar en las elecciones estadounidenses tanto para los demócratas como para los republicanos.

Durante la campaña presidencial de 2016, Trump visitó el Pequeño Haití de Miami, un baluarte de la comunidad haitiana en la que le dijo a la pequeña congregación: “De verdad quiero ser su defensor más grande”.

Georges Sami Saati, de 65 años, un empresario haitianoestadounidense republicano que estaba entre la multitud para recibir a Trump ese día, dijo que continúa siendo simpatizante del presidente, y enfatizó la capacidad del presidente de “hablar sin pelos en la lengua”.

Políticos haitianoestadounidenses ejercen una influencia en el sur de Florida más grande que nunca

“Mira, no estoy de acuerdo con todo lo que dice”, dijo Saati, y agregó que sus comentarios acerca de Haití “son algo que mucha gente dice todos los días”.

No obstante, ahora que los políticos haitianoestadounidenses ejercen una influencia en el sur de Florida más grande que nunca, los líderes políticos de la comunidad, que es fuertemente demócrata, están forjando estrategias para contrarrestar lo que consideran hostilidad por parte del gobierno de Trump hacia ellos.

Señalan la decisión del gobierno en noviembre de terminar con un programa humanitario que permite que más de 45,000 haitianos vivan y trabajen en Estados Unidos desde el terremoto de 2010 en Haití; un informe de diciembre acerca de que Trump dijo que “todos los haitianos tienen SIDA”; y, esta semana, la remoción de Haití de una lista de países admisibles para obtener un pequeño número de visas temporales y tener empleos estacionales o agrícolas. Entre otras de las razones de la decisión, el gobierno citó el historial que tienen los haitianos de quedarse más tiempo del que indican sus visas.

Trump negó haber denigrado a Haití y hacer comentarios acerca del SIDA, aunque el episodio les recordó a algunos la manera en que los haitianos se manifestaron en contra de su inclusión en la década de 1980 en la lista del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de grupos que tienen el riesgo más alto de contraer SIDA.

“Trataban a los niños haitianos como si nosotros hubiéramos creado el VIH”, dijo Francesca Menes, de 32 años, una activista política haitianoestadounidense que nació en Miami. “Fue una época muy desafiante para crecer siendo haitianos”.

Los haitianos innegablemente están ejerciendo influencia en la política local y del condado, incluyendo a North Miami, una ciudad con cerca de 60,000 residentes donde la gente de ascendencia haitiana conforma uno de los bloques electorales más grandes.

“Es absolutamente claro por qué Trump y los republicanos quieren que muchos de nuestros hermanos y hermanas sean deportados, y todo se trata del poder político”, dijo Smith Joseph, de 56 años, un médico haitianoestadounidense y alcalde demócrata de North Miami.

Fuente: Simon Romero/ The New York Times

VARIEDADES

Lorraine Warren, la reconocida investigadora paranormal, murió a los 92 años por causas naturales. La noticia fue confirmada por su nieta, quien a través...