Etiquetas Mensajes etiquetados con "MURO"

MURO

Cientos de manifestantes protestaron fuera de la Casa Blanca hoy, en el Día del Presidente en Estados Unidos, como parte de las manifestaciones nacionales previstas contra la declaración de emergencia del presidente Donald Trump para ampliar el muy controvertido muro en la frontera de Estados Unidos con México.

Se han planeado una serie de manifestaciones esta semana en grandes ciudades del país, incluyendo Nueva York, Detroit y Los Angeles, a raíz de la declaración de emergencia nacional de Trump el viernes.

“Acaben con la emergencia falsa ahora”, decía un cartel. “Apoyamos a los inmigrantes y solicitantes de asilo”, decía otro.

Hal Ponder, un residente de Washington D.C. y exempleado del Congreso, dijo a Xinhua que considera que “no hay ninguna emergencia” en la frontera sur y que el presidente “está inventando esto” para eludir al Congreso e impulsar su emblemática promesa de campaña.

“Todo esto es político. Esto no es real”, dijo Ponder en la plaza Lafayette, frente a la Casa Blanca.

El estira y afloja entre la Casa Blanca y los demócratas del Congreso los está distrayendo de lo que es realmente importante hacer para el país, lamentó Dick Newman, un pensionado de Annapolis, Maryland.

Los políticos estadounidenses deben “trabajar juntos por decencia y positividad” en lugar de crear más divisiones, dijo Newman.

La declaración de emergencia da al presidente la facultad de eludir al Congreso y de desviar varios miles de millones de dólares a su muro fronterizo. La declaración generó casi de inmediato una nueva ronda de batallas legales y partidistas.

Entre los asuntos acaloradamente debatidos se encuentra el uso del poder ejecutivo por parte del presidente y si realmente se trata de una emergencia.

En una entrevista con Fox News Sunday, Stephen Miller, importante asesor de políticas de la Casa Blanca, defendió a Trump e insistió en que la emergencia es real.

Ha habido un “creciente número de personas que atraviesan” la frontera y “un enorme incremento en las muertes por drogas” desde el 2000, afirmó.

Oficiales de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza aprehendieron a cerca de 400.000 personas en la frontera Estados Unidos-México durante el año fiscal 2018, según datos federales.

Ese número representó un incremento respecto del año anterior, pero fue menor al de 2016. Las cifras anuales recientes son las más bajas en cerca de cuatro décadas, según medios locales.

Medios locales informaron que grupos de observación presentaron al menos dos demandas contra la legalidad de la declaración. El fiscal general de California, Xavier Becerra, dijo el domingo que presentará una demanda “definitiva e inmediatamente”.

El combate de dos meses por el financiamiento al muro fronterizo entre la Casa Blanca y los legisladores demócratas condujo a un cierre parcial del gobierno federal de 35 días que batió récord antes de terminar a finales de enero.

Fuente: Xinhua español

WASHINGTON, DC - FEBRUARY 15: President Donald Trump declares a national emergency at the U.S.- Mexico border during remarks about border security in the Rose Garden of the White House on February 15, 2019 in Washington, DC. (Photo by Oliver Contreras/For The Washington Post)

Dieciséis estados de EEUU, incluido California, demandaron conjuntamente este lunes al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en un claro desafío a su intención de declarar una emergencia nacional para financiar la construcción de un muro que divida a Estados Unidos y México.

La demanda, encabezada por el fiscal general de California, Xavier Becerra, fue presentada en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Norte de California en San Francisco.

A ella se unieron fiscales generales de Colorado, Connecticut, Delaware, Hawai, Illinois, Maine, Maryland, Michigan, Minnesota, Nevada, Nueva Jersey, Nuevo México, Nueva York, Oregon y Virginia.

“Nuestra meta aquí es simple: estamos tratando de evitar que @realdonaldtrump viole la Constitución, la separación de poderes, el robo de dinero de los estadounidenses y de los estados que ha sido asignado por el #Congreso, legalmente”, escribió Becerra el lunes en Twitter.

Agregó que la acción legal, presentada en el Día de los Presidentes de EEUU, tiene como objetivo evitar que Trump “robe unilateralmente los fondos de los contribuyentes legalmente reservados por el Congreso para los estadounidenses”.

“Para la mayoría de nosotros, la Oficina de la Presidencia no es un lugar para el teatro”, dijo Becerra, quien mostró fotografías en su cuenta de Twitter de la demanda que interpusieron ante la corte californiana.

La declaración de emergencia de Trump y el desvío de fondos es inconstitucional, y los estados buscan bloquear “la declaración de emergencia de la Administración de Trump, la construcción no autorizada del muro fronterizo y cualquier desvío ilegal del financiamiento obtenido del Congreso”, indicó Becerra en un comunicado emitido por su oficina.

“Hoy, en el Día de los Presidentes, llevamos al presidente Trump a la corte para bloquear su mal uso del poder presidencial”, dijo.

La denuncia se produjo unos días después de que Trump anunció la semana pasada que tomará medidas ejecutivas, incluida una emergencia nacional, para obtener fondos para construir el muro en la frontera sur de Estados Unidos que prometió en campaña.

La Cámara Baja dominada por los demócratas se negó a cumplir con la solicitud de Trump de 5.700 millones de dólares estadounidenses para ayudar a construir el muro que el presidente prometió en su campaña para la presidencia de 2016.

Fuente: Xinhua Español

 

cortesía.

El presidente estadounidense, Donald Trump, citó hoy una supuesta “invasión” a EE.UU. con “drogas y tráfico de personas” para justificar su recurso a una declaración de “emergencia nacional” y reunir así unos 8.000 millones de dólares para financiar la construcción de un muro en la frontera con México.

“Hoy voy a firmar una emergencia nacional (para conseguir fondos para el muro) (…) porque estamos hablando de una invasión de nuestro país con drogas, con tráfico de personas”, dijo Trump en una declaración ante los periodistas en la Casa Blanca.

referencial

El presidente Donald Trump anunciará un paquete de 8.000 millones de dólares para la construcción del muro fronterizo con México que obtendrá con la declaración de un estado de emergencia y órdenes ejecutivas, según informaron medios estadounidenses.

La Casa Blanca ya anunció este jueves que Trump adoptaría medidas ejecutivas para lograr los fondos que el Congreso le ha negado para la obra fronteriza.

Fuentes de la Casa Blanca citadas por medios como CNN o ABC indicaron que del paquete de 8.000 millones de dólares, 3.500 millones serán fruto del estado de emergencia y los fondos saldrán del presupuesto para obras militares del Pentágono.

Otros 2.500 millones saldrán de fondos ya aprobados para un programa de incautación de narcóticos también del Pentágono.

El Departamento del Tesoro deberá aportar 600 millones de dólares más con su fondo de decomisos por drogas.

Los 1.375 millones de dólares restantes son los que Trump sí logró arrancar del Congreso en las recientes negociaciones presupuestarias.

Trump debe ratificar hoy dicho presupuesto, aprobado este jueves por ambas cámaras, para evitar un nuevo cierre parcial administrativo a partir de la próxima medianoche.

Pese a los llamamientos de sectores conservadores para que vete las cuentas, la Casa Blanca anunció que el presidente las ratificaría junto al resto de medidas todavía no oficiales para lograr fondos para el muro.

Se espera que Trump oficialice la cifra y detalle el paquete en un discurso en la Casa Blanca previsto para las 10.00 hora local (15.00 GMT).

La amenaza de la declaración de un estado de emergencia planea sobre Washington desde hace semanas, pero Trump buscaba que los fondos salieran del Congreso como parte de un amplio pacto migratorio con los demócratas.

En concreto, el presidente solicitaba una partida de 5.700 millones de dólares para la barrera fronteriza.

Sin embargo, los demócratas, que en enero recuperaron el control de la Cámara de Representantes, se han mantenido firmes en su posición de no atender las demandas de Trump, por lo que accedieron finalmente a la cifra de 1.375 millones para la construcción de apenas 55 millas (unos 90 kilómetros) de muro.

 

FUENTE: EFE

referencial

El presidente Donald Trump acusó a los demócratas de plantear “nuevas demandas” en materia de política migratoria en las negociaciones presupuestarias que se desarrollan estos días y con las que se espera evitar un nuevo cierre de Gobierno que llegaría el viernes, 15 de febrero.

“Los demócratas no quieren detener o deportar a los extranjeros criminales. Es una nueva demanda. ¡Una locura!”, denunció Trump en su cuenta de Twitter, desde la que ha acusado a sus rivales políticos de ser unos “santurrones”. “Relájense y diviértanse”, ha asegurado.

La financiación de la seguridad en frontera sigue siendo el principal motivo de roce entre los legisladores de los dos partidos y Trump, quien reclama los fondos necesarios para construir el muro en la frontera con México. Los demócratas cuestionan ahora aspectos relativos a la detención, según ‘The Washington Post’.

Este periódico ha asegurado que los demócratas quieren limitar a 16.500 el número de camas en los centros reservados para inmigrantes, mientras que los republicanos reclaman excluir a los delincuentes ya condenados de esta cifra. “No quieren ni poner a los asesinos bajo custodia. ¿Qué pasa?”, tuiteó Trump el domingo.

 

Cortesía:Miamidiario

El muro fronterizo entre Nogales, México, izquierda, y Nogales, Ariz., 19 de enero de 2018. Desde protestas pacíficas hasta resoluciones que condenan la esgrima, las comunidades a lo largo de la frontera de los Estados Unidos y México participan en actos de resistencia. JOHN BURCHAM NYT/cortesía

Con banderas de Estados Unidos y consignas de apoyo al presidente Donald Trump, unas 50 personas formaron este sábado una valla humana sobre la frontera que divide al mexicano estado de Chihuahua del estadounidense Nuevo México para exigir el financiamiento de un nuevo muro fronterizo.

“El muro se necesita construir aquí (…) porque por aquí va a empezar a subir el crimen, van a cruzar más (inmigrantes) ilegales”, dijo a un medio de comunicación el estadounidense Anthony Agüero, habitante de El Paso, Texas, durante la protesta encabezada por simpatizantes del partido republicano de Trump.

“Veteranos antes de los invasores. Legal es la palabra clave”, “Alto a las drogas que destruyen nuestra juventud” y “Trump 2020” son algunas de las frases que se leían en las pancartas color rojo, azul y blanco, al igual que la bandera estadounidense.

Los manifestantes viajaron desde distintas ciudades de Texas y Nuevo México para protestar en Anapra, un punto en la mitad del desierto, donde la muralla fronteriza se interrumpe y deja libre paso entre la mexicana Ciudad Juárez y la estadounidense Sunland Park.

Trump, quien desde su campaña para llegar a la Casa Blanca insiste en la construcción de un nuevo muro fronterizo para detener la inmigración de latinoamericanos, a quienes ha llegado a calificar de “criminales”, visitará El Paso como arranque de su campaña por la reelección en 2020, bajo el lema “Haz que Estados Unidos sea grande otra vez”.

Pero no todos coinciden con el mensaje de esta protesta que transcurrió bajo la mirada de agentes de la estadounidense Patrulla Fronteriza y policías federales de México.

“No estoy de acuerdo para nada, para nada. Me da tristeza y me enojo, yo fui criado en Ciudad Juárez y no creí que esto iba a pasar”, dijo a la AFP el estadounidense Ian Washington.

De acuerdo con Ramiro Cordero, vocero de la Patrulla Fronteriza sector El Paso, solo de octubre a diciembre del año pasado fueron detenidos 25.000 migrantes en la frontera que bordea Nuevo México y el suroeste de Texas, una cifra que contrasta con los 32.000 detenidos de octubre de 2017 a septiembre de 2018.

En tanto, se esperan protestas contra el muro el próximo lunes en El Paso, durante la visita de Trump.

Cortesía:elnuevoherald

Donald Trump.

Negociadores del Congreso trabajaron el viernes en pro de un acuerdo sobre la seguridad fronteriza en medio de indicios de que la Casa Blanca se está preparando para aceptar un pacto bipartidista que le daría al presidente Donald Trump una fracción del dinero que ha exigido para erigir un muro en la frontera con México.

Los participantes dijeron prever que el dinero para las barreras físicas sea bastante menos de los 5.700 millones de dólares que Trump ha solicitado para comenzar la construcción de su muro, que ha adquirido un significado icónico para él y sus partidarios conservadores.

En un indicio del poder de negociación que ha perdido durante un enfrentamiento que ha dominado las primeras semanas en que los demócratas han ejercido la mayoría en la Cámara de Representantes, parece seguro que la cantidad estará mucho más cerca de 1.600 millones de dólares, dijeron los participantes, una cifra que aparecía en un proyecto de ley bipartidista en el Senado el año pasado.

“Estamos trabajando para eso”, dijo la representante demócrata Lucille Roybal-Allard, una de los negociadores.

Si se alcanza un acuerdo ello también evitaría caer en un nuevo cierre gubernamental parcial el próximo fin de semana. Trump ha advertido que podría provocar un nuevo cierre en las agencias si no se sale con la suya, pero esa amenaza se ha quedado sin bases reales debido a la firme oposición de los legisladores republicanos desgastados por el cierre gubernamental récord de 35 días que él inició en diciembre.

Un asesor de la Casa Blanca dijo que se prevé que Trump respalde cualquier solución negociada que surja, y reconoció que los legisladores republicanos no están dispuestos a aceptar otro cierre. El asesor habló a condición de guardar el anonimato para poder describir las conversaciones internas.

Junto con una expectativa generalizada de que en el acuerdo no se utilizará el término “muro”, el pacto representaría una batida en retirada significativa para Trump, para el que la consigna “¡construye el muro!” ha sido un grito de batalla desde su campaña presidencial.

Los demócratas parecieron trazar una línea firme en cuanto al nivel de gasto.

“Durante todas las conversaciones, los demócratas han insistido en que una solución negociada en torno a la seguridad fronteriza no se apoye excesivamente en las barreras físicas”, dijo Evan Hollander, portavoz de los demócratas que controlan la Comisión de Asignaciones Presupuestarias. “No accederemos a un financiamiento de 2.000 millones de dólares para barreras”.

En otro indicio de que Trump estaba preparándose renuentemente a ceder terreno, la Casa Blanca ha estado sopesando aceptar el acuerdo, pero también en utilizar un decreto para asegurar financiamiento adicional para barreras sin la aprobación de los legisladores. El plan fue descrito por dos personas al tanto de los planes de la Casa Blanca que hablaron a condición de guardar el anonimato porque no están autorizadas a declarar públicamente.

Según lo que Trump haga, una acción así podría desatar demandas o votaciones de desaprobación en el Congreso.

Cortesía:elnuevoherald

El Gobierno de EEUU anunció este viernes que ha emitido una serie de exenciones de normas medioambientales para acelerar la construcción y reemplazo de un tramo de muro en la frontera con México, en la zona de San Diego (California).

La obra estará a cargo del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, con lo que el proyecto también elude la necesidad de obtener fondos específicos del Congreso, que se ha negado a financiar el muro debido a la oposición de los demócratas

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) emitió las exenciones para “garantizar la construcción rápida y el reemplazo” de un tramo de unos 20 kilómetros de muro secundario a base de postes metálicos levantados uno junto a otro.

El DHS recordó en un comunicado que tiene autorización del Congreso para decidir estas salvaguardas de las normas medioambientales y de otro tipo para cumplir su misión de seguridad fronteriza.

La obra estará a cargo del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, con lo que el proyecto también elude la necesidad de obtener fondos específicos del Congreso, que se ha negado a financiar el muro debido a la oposición de los demócratas.

El presiente Donald Trump mantiene la construcción de un muro en la frontera con México como una de las prioridades de su Gobierno, tras haber convertido ese tema, el de la seguridad fronteriza y la lucha contra la inmigración ilegal en unas de sus principales promesas de campaña.

La construcción tendrá lugar en un área cerca del Parque Estatal Border Field, muy próxima a la costa del Pacífico.

“La infraestructura táctica, cuando se combina con la tecnología y el personal adecuados, reduce significativamente la cantidad de entradas ilegales a la frontera y mejora la capacidad de la Patrulla Fronteriza para asegurar la frontera”, informó el DHS en su comunicado.

Pese a eludir estas normas, el DHS dijo mantener su “compromiso con la administración ambiental” y aseguró que ha estado en consultas con las instancias necesarias “para minimizar, en la medida de lo posible, los impactos potenciales al medio ambiente, la vida silvestre y los recursos culturales e históricos”.

El DHS recordó que en el año fiscal 2018 hubo más de 38.000 detenciones de inmigrantes indocumentados en el sector de San Diego por parte de la Patrulla Fronteriza, y que en lo que en este ejercicio, desde octubre pasado, en esa zona se ha detenido a más de 18.500 inmigrantes clandestinos, con un aumento de más del 69 % respecto al mismo período del año anterior.

Fuente: Diario las Américas

(MiamiNews24).- El presidente Donald Trump se enrocó hoy en su exigencia de obtener 5.000 millones de dólares para construir el muro en la frontera con México y aseguró que paralizará su propia Administración si no lo consigue, en una tensa reunión con los líderes de la oposición demócrata en el Congreso.

Diez días antes de que expiren los fondos que mantienen activas buena parte de las agencias federales, Trump exigió que cualquier medida que apruebe el Congreso contenga una partida presupuestaria para su polémico proyecto de muro, que lleva dos años tratando de financiar sin éxito.

“Si no consigo lo que quiero, cerraré el Gobierno. Estoy orgulloso de cerrar el Gobierno debido a la seguridad fronteriza”, aseguró Trump durante una reunión en el Despacho Oval con los líderes demócratas en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el Senado, Chuck Schumer.

Lo que debía ser una delicada negociación a puerta cerrada se convirtió en un espectáculo televisado, después de que la Casa Blanca invitara a la prensa a presenciar el comienzo del encuentro.

Cuando el debate comenzó a agitarse, los líderes demócratas instaron a Trump a hablar en privado porque la conversación se les estaba “yendo de las manos”, en palabras de Pelosi; pero el mandatario mantuvo a los periodistas durante 17 minutos en la sala, hasta que emitió su amenaza de paralizar la Administración.

“Necesitamos el muro. Esto es una emergencia nacional”, subrayó Trump, al advertir de la presunta entrada al país de narcotraficantes, “terroristas” y “gente con tremendas dificultades y problemas médicos”, que “en muchos casos son contagiosos”.

Schumer y Pelosi acudieron a la reunión con la oferta de incluir 1.300 millones de dólares para la seguridad fronteriza en el presupuesto que debe aprobarse antes del 21 de diciembre, pero insistieron en su rechazo a la construcción del muro.

Trump solo ha conseguido hasta ahora que el Congreso apruebe 1.600 millones para algunos proyectos en la frontera, como la reforma de vallas ya existentes y la inversión en tecnología.

Pero hasta ahora no ha logrado ningún fondo para la construcción del muro nuevo que prometió en su campaña electoral, y esa perspectiva se perfila aún más difícil a partir de enero, cuando los demócratas tomarán el control de la Cámara de Representantes.

Trump admitió hoy que, incluso con la composición actual del Congreso, necesitaría una decena de votos demócratas en el Senado para conseguir fondos para el muro, una tarea casi imposible.

Schumer y Pelosi no se plegaron ante el ultimátum de Trump, y declararon después del encuentro que le habían dado “dos opciones” para financiar el Gobierno, o bien con el nivel de fondos actual o bien con algunos cambios que no incluyen dinero para el muro.

“Es su decisión si quiere aceptar una de esas opciones o cerrar la Administración”, indicaron los líderes en un comunicado conjunto.

Por su parte, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, calificó el encuentro de “constructivo”, pero acusó a los demócratas de preferir “una frontera abierta que un Gobierno abierto”.

El líder demócrata en el Senado fue el más beligerante en la reunión con Trump, y a la salida avisó de que “si no se mueve de su postura de (pedir) 5.000 millones de dólares para el muro, no conseguirá ningún muro y conseguirá un cierre del Gobierno”.

Pelosi, que aún está intentando conseguir los votos demócratas necesarios para convertirse en enero en presidenta de la Cámara Baja, se mostró más cauta en el encuentro.

Pero cuando Trump dijo que “Nancy está en una situación en la que no le resulta fácil hablar”, en referencia a sus negociaciones para liderar la Cámara Baja, la veterana congresista demócrata le espetó: “por favor, no caracterice la fuerza que aporto a esta reunión”.

Ese rifirrafe y el recordatorio de Schumer a Trump de que “las elecciones tienen consecuencias” marcaron un amargo preludio de la relación entre la Casa Blanca y el Congreso durante los próximos dos años de control demócrata en la Cámara Baja.

“Para él, esto del muro es como algo relacionado con su masculinidad. Como si la masculinidad pudiera asociarse con él”, dijo Pelosi al regresar al Capitolio, según el Washington Post.

 

Fuente: DLA

(MiamiNews24).-El 57% de los estadounidenses prefieren que el presidente Donald Trump ceda en su deseo de construir un muro fronterizo con México antes que forzar un nuevo cierre de Gobierno por la falta de acuerdo presupuestario en el Congreso.

De acuerdo a una encuesta de los medios públicos NPR y PBS junto con NewsHour y Marist Poll, esta opinión tiene 21 puntos de ventaja sobre la postura de que el presidente debería mantenerse firme aunque eso suponga el cierre del Gobierno (36%).

Los demócratas apoyan en un 71% que no se ponga en riesgo la estabilidad económica del país al cerrar las instituciones gubernamentales ante la insistencia de un muro fronterizo y el 65% de republicanos dice lo contrario.

El presidente se ha centrado en mantener firme su base y en un mensaje publicado hoy en su cuenta de Twitter advirtió que el Ejército “construirá” el controvertido muro con México si los demócratas no apoyan la entrega de fondos presupuestarios para asegurar “la seguridad fronteriza”.

Este mensaje llegó horas antes de que se reúna en la Casa Blanca con los líderes demócratas en la Cámara de Representantes y el Senado, Nancy Pelosi y Chuck Schumer.

Trump ha vuelto a insistir en las últimas semanas en que si los presupuestos no incluyen una partida específica para la construcción del muro fronterizo podría no firmarlos, lo que abocaría a un nuevo cierre del Gobierno.

El Congreso anunció la semana pasada que podría financiar al Gobierno temporalmente hasta el próximo 21 de diciembre, pero para mantener en funcionamiento a buena parte de las instituciones federales posteriormente deben llegar a un acuerdo con los demócratas.

El último pacto bipartidista en julio sobre esa cuestión resultó en 1.600 millones de dólares para la propuesta estrella de Trump, después de que los republicanos incluyeran el muro dentro del presupuesto para el Departamento de Defensa; una cifra muy lejana de los 25.000 millones que ha pedido.

Pero no solo la mayoría de los estadounidenses se oponen al riesgo de que el gobierno cierre por el muro, sino que el 69% no cree que su construcción deba ser una prioridad inmediata para el Congreso, mientras que el 28% sí lo considera de esa importancia, incluido el 63% de los republicanos.

El sondeo realizado a 1.075 mayores de edad, con un margen de error del 3,7%, apunta que el 53% de los estadounidenses apoya al presidente en sus medidas para proteger las fronteras y el 44% aprueba su política de inmigración de Trump en general.

El 39% avala cómo ha tratado el tema de la caravana de miles de migrantes centroamericanos que llegaron a la frontera sur hace unas semanas y solo el 36% aprueba su gestión sobre los indocumentados que ya se encuentran en Estados Unidos y la reunificación de niños inmigrantes separados de sus padres en la frontera.

El muro está polarizado en términos de partidismo, es un tema importante para la base del presidente. Es algo que no es un interés o una prioridad particular para los demócratas e independientes en el país, pero todos están de acuerdo en que no quieren ver un estancamiento y no quieren que se cierre el gobierno”, dijo Bárbara Carvalho, directora de Marist Poll.

fuente:DLA.

VARIEDADES

Decenas de cubanos se encuentran varados en el Aeropuerto Internacional de Miami, en el sur de Florida, desde el pasado viernes y sin que...