El entendimiento iba bien hasta que Grenade también empezó a sacar café tostado con la marca Grumpy y camisetas de Grumppuccino, y según los Bundesens, eso iba más allá de los parámetros de su acuerdo. Grumpy Cat Limited presentó una demanda de inmediato por incumplimiento de contrato.

El juicio comenzó el 18 de enero de 2018, y la famosa gata estuvo presente en el tribunal. “Grumpy Cat, cuyo verdadero nombre es Tardar Sauce, fue llevada a la corte federal en una transportadora, pero no se subió al estrado”, escribió Courthouse News. “Tabatha Bundesen se sentó junto a la transportadora y se esperaba que cuando testificara le mostrara su mascota al jurado conformado por cinco hombres y tres mujeres”.

Los ocho se pusieron del lado de Grumpy Cat y de los Bundesen, otorgándoles 710.001 dólares por infracción de copyright y de marca registrada (el dinero extra fue por “daños nominales”) en relación con los productos Grumppuccino que no fueron autorizados.

Fuente: Infobae.