Los Huracanes se llevan la peor derrota de su historia de manos de Clemson

464
Al Golden, entrenador de los Huracanes, junto a varios del equipo de Miami durante el encuentro ante el Clemson el Sábado, 24 de octubre. (Crédito: El Nuevo Herald).

58-0 es un marcador que no va a ser olvidado en mucho tiempo en el sur de la Florida, los Tigres de Clemson se ensañaron contra los Huracanes de la UM, que vieron como su mariscal, Brad Kayaa, tenía que abandonar el encuentro víctima de una contusión, mientras que por todos lados se levantaron voces pidiendo la cabeza del Coach Al Golden.

En el mismo Sun Life, y mientras aún se llevaba a cabo la masacre de los tigres ante los Canes, se escuchaban los gritos de “Fire Golden” (despidan a Golden) a pesar de que el equipo aún tiene record positivo de 4-3 pero negativo en la ACC de 1-2 y de haber estado enfrentando a una universidad que se encuentra invicta y que mejoró su record a 7-0 y ocupaba el sexto lugar en la nación.

El primer cuarto terminó 21-0, resultado que se repetiría en el segundo cuarto, ya con el partido abiertamente a su favor la presión de la ofensiva de los Tigres bajó y aun así anotarían 16 puntos más en la segunda mitad desnudando severas falencias defensivas en los Huracanes.

No podemos evaluar en su entera responsabilidad a la ofensiva de los Canes, dado que tuvieron que enfrentar casi todo el partido a una de las Top Ten de la nación dependiendo de su mariscal suplente, pero lo de la defensiva fue realmente preocupantes.

Los pájaros más agoreros consideran un desastre en todas las líneas esta presentación de los Canes, que ya habían mostrado grandes falencias en su visita a Cincinnati y pareciera que la juventud de este equipo se le ha convertido en un pesado fardo que cargar.

Broderick Zerpa/MiamiNews24