ENTÉRATE COMO HICIERON PARA TRANSPORTAR DROGA DESDE COLOMBIA MIAMI

694
Imagen referencial. Las autoridades mexicanas muestran a Valentín Jaimes de México frente a paquetes que contienen heroína, durante su presenteción a la prensa en Tijuana, México, en el 2010. Guillermo Arias AP

(Miaminews24).-  Funcionarios del servicio de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) a finales del mes de abril revisaban una caja que había llegado a Miami por vía aérea desde Bogotá, Colombia.

Dentro de la caja había 13 paquetes con cartuchos de toner para impresoras. Cuando uno de los funcionarios desmontó uno de los cartuchos y lo perforó con un taladro, un polvo de color marrón se derramó. Una prueba de laboratorio luego determinó que la sustancia era heroína.

La caja estaba dirigida a una dirección en Miami donde agentes federales la entregaron el 10 de mayo. Luego arrestaron a tres individuos, hispanos todos, y los acusaron de cargos relacionados con narcotráfico. Los tres fueron identificados en registros de la corte como Diego Alfredo Hernández, Oscar Mazaret y Sonny Cheyenne Duarte Camargo.

Es el caso más reciente de una serie de entregas de paquetes en Miami, o a través de Miami, que contenían estupefacientes.

El caso que más atención atrajo fue el de un guatemalteco que fue arrestado en Vermont en octubre del año pasado después de que agentes aduanales en Miami descubrieran heroína valorada en $5 millones dentro de un envío que llegó de Guatemala y que más tarde le fue entregado al acusado frente a un restaurante de comida mexicana en Manchester, una ciudad del sur de Vermont cerca del límite estatal con Nueva York.

Imagen referencial
Imagen referencial

En el caso de la caja que llegó de Colombia, los funcionarios de CBP sospecharon algo y decidieron verificar su contenido, según una denuncia penal del caso disponible en el tribunal federal de Miami. Luego de descubrir la heroína dentro de los cartuchos, CBP decidió entregar la caja en un apartamento a lo largo de la cuadra 10000 de la Calle 107 del suroeste, según la dirección del paquete.

Ahí llegaron agentes federales que se hicieron pasar como empleados de un servicio de entrega. Llevaban la caja que estaba dirigida a una persona de nombre Juan Carlos Martínez. Aunque no había nadie con ese nombre en esa dirección, uno de los acusados (Mazaret) salió a la puerta y aceptó la caja diciendo que probablemente era para un primo, según el documento judicial.

Poco después, los agentes (que mantuvieron la vigilancia del apartamento) vieron entrar a los otros dos acusados, Hernández y Duarte. Al cabo de un tiempo, los agentes observaron cómo Hernández salía llevando la caja a un basurero cercano donde la tiró.

Fue en ese momento que algunos de los agentes se acercaron a Hernández, mientras otros tocaban a la puerta del apartamento. Según la denuncia penal, Hernández y Mazaret contestaron las preguntas de los agentes después de ser arrestados. Ambos dijeron haber recibido un paquete similar que contenía cocaína, unos 20 días antes.

Ambos también admitieron haber acordado recibir un pago de $1,000 por la caja, además de $500 más por parte de Duarte, según la denuncia penal.

Imagen referencial
Imagen referencial

Duarte fue arrestado después en su residencia donde admitió que tenía conocimiento de que la entrega que venía de Bogotá contenía heroína, y que la entrega anterior era de cocaína. El hombre entregó a los agentes la cocaína que había recibido previamente y que aún estaba en su residencia donde fue arrestado, de acuerdo con los registros de la corte.

La denuncia penal fue preparada por un agente especial de la oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI), una unidad de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE). Un vocero de HSI dijo que no podía hacer comentarios sobre el caso porque este aún está bajo investigación.

Dustin Tischler, abogado de Hernández, dijo que su cliente proyecta probar su inocencia.

“Esta es una situación desafortunada por la que el Sr. Hernández fue engañado para permitir que su dirección se utilizara para recibir los paquetes desconocidos de fuentes desconocidas en el extranjero a cambio de un pago muy minímo”, dijo Tischler.