Habitantes de Florida se encuentran entre una enmienda y otra

786

(Miaminews24).- Algunos los plantean las enmiendas constitucionales en la Florida. La número uno, más conocida como la Enmienda solar, es la versión legal de gato por liebre. El Estado del Sol debería ser el número uno en la generación de energía solar, pero los poderosos monopolios de la industria energética como la FPL han hecho lo posible por mantenernos en la sombra con el consentimiento de la Comisión de Servicio Público que recientemente eliminó los incentivos para promover la alternativa solar.

La elección presidencial al doblar de la esquina nos tiene a todos al borde de un ataque de nervios. Entre los emails de Hillary Clinton y los tuits de Trump hay motivo para que cunda el pánico en las próximas tres semanas. El mejor antídoto para este febril desasosiego es mirar más abajo en la boleta y estudiar los otros temas sobre los que también tendremos que decidir.

Habría que preguntarse por qué de repente este año las compañías como FPL han invertido $21 millones para lograr la aprobación de la “enmienda solar”. Lo cierto es que esta Enmienda uno es la respuesta a una verdadera enmienda solar propuesta por ambientalistas, la cual nunca llegó a la boleta. La enmienda uno nos garantiza el derecho a comprar o alquilar paneles solares, ese es un derecho que ya tenemos. La letra pequeña en esta “garantía” estipula que no habrá que subsidiar a los que elijan la energía solar, algo que le daría luz verde a los monopolios de energía a cobrar cifras exorbitantes para acceder a la red. Básicamente, la enmienda uno pondría la opción de instalar energía solar fuera del alcance del propietario promedio.

Ya hay 25 estados que han aprobado el uso de la marihuana como medicina. La Florida debería convertirse en el número 26.

 Miaminews24.