Rajoy apostó a Clinton y ahora intenta tender puentes con Trump

822

(Miaminews24).- Tender puentes con el equipo del presidente electo de EE UU es una de las tareas más urgentes a las que deberá aplicarse el Gobierno español en las próximas semanas, tras haber puesto todos los huevos en la cesta de la candidata demócrata.

El Ministerio de Exteriores elaboró dos notas confidenciales sobre quiénes serían los nombres clave de la futura Administración estadounidense: una, en caso de victoria de Hillary Clinton; otra, si ganaba Donald Trump. La diferencia estriba en que los componentes de la primera lista eran viejos conocidos para España; los de la segunda, totalmente ignotos. Ni siquiera el jefe del CNI, Félix Sanz, pronosticó la victoria de Trump, aunque esa no fuera su función. El Gobierno español no tenía un plan b para el caso de que Hillary Clinton fuese derrotada.

Cuando el presidente George W. Bush castigó al jefe del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero con el ostracismo por la retirada de las tropas de Irak, este pudo recurrir a los buenos oficios del rey Juan Carlos, que mantenía una relación personal con George Bush, padre del presidente y expresidente él mismo. Si Aznar hubiera querido, también habría podido echar una mano, aunque más bien hizo lo contrario.

Ahora, sin embargo, Rajoy no puede contar con la mediación de la familia real española, entre cuyas amistades figura el expresidente Bill Clinton y su esposa Hillary, pero no el multimillonario que se sentará a partir de enero en el Despacho Oval. De nada servirá que Hillary Clinton, como secretaria de Estado, congeniara con sus homólogos españoles Miguel Ángel Moratinos y José Manuel García-Margallo, o que el candidato a vicepresidente con esta última, Tim Kaine, hablara fluidamente español.

Miaminews24.