Estos son los candidatos en las complicadas elecciones francesas

930

(Miaminews24).- Un total de 45 millones de franceses están llamados este domingo, 23 de abril, a las urnas para decidir quién será el sucesor del presidente socialista, François Hollande, durante los próximos cinco años. En caso de que ninguno de los candidatos logre la mayoría absoluta, algo que se da ya por hecho, será necesaria una segunda vuelta entre las dos opciones más votadas, que se celebrará el 7 de mayo.

Las elecciones presidenciales francesas se llevan a cabo mediante un sistema de dos vueltas, introducido en 1962 por el entonces presidente Charles de Gaulle. Este método ha permitido que los partidos tradicionales hayan gobernado el país durante los últimos 50 años, acabando con cualquier opción de los partidos de extrema derecha y extrema izquierda en la segunda vuelta.

Principales candidatos y propuestas

 Emmanuel Macron. Partido: En Marche!

El ex ministro de Economía del Gobierno de Hollande es el gran favorito para alcanzar la Presidencia francesa. Macron, de 39 años, asegura que su programa es socioliberal, es decir, progresista en cuestiones sociales y liberal en lo referente al sector económico y empresarial. Por ello, defiende abiertamente el mercado único y la Unión Europea.

Entre sus propuestas más destacadas están una rebaja de las cotizaciones sociales a los asalariados y autónomos, así como una reducción en las cotizaciones empresariales para los nuevos contratos. Además, propone una reducción del impuesto sobre la vivienda y una reforma de la administración pública, que contempla multas menos gravosas y una evaluación de la calidad de los servicios públicos.

Marine Le Pen. Partido: Frente Nacional

La hija del fundador del partido de extrema derecha Frente Nacional es otra de las grandes favoritas. Le Pen, de 48 años, defiende la política de «los franceses primero», un formato que ya utilizó el presidente estadounidense, Donald Trump, en campaña. Así, propone acabar con la libre circulación de personas, limitar la llegada de inmigrantes, erradicar el islamismo, abandonar el euro y un referéndum para la salida de Francia de la Unión Europa.

Además, Le Pen defiende un fuerte proteccionismo económico frente a la globalización, a la que culpa de la situación económica del país. En este sentido, contempla la creación de una tasa del 10 por ciento a las empresas instaladas en Francia que contraten trabajadores extranjeros – ya sean de la Unión Europea o extracomunitarios – y la imposición de un impuesto del 3 por ciento a la importación de bienes y servicios.

 François Fillon. Partido: Los Republicanos

El ex primer ministro de Nicolas Sarkozy durante cinco años se postulaba hace unos meses como el candidato preferido hasta que se destapó el caso sobre los supuestos empleos ficticios de su mujer y sus hijos, además de ser imputado por malversación de fondos públicos y apropiación indebida de bienes sociales.

El candidato conservador, de 63 años, presenta un programa liberal en el que promete rebajas de impuestos por importe de 50.000 millones de euros. Fillon promete una reducción de un 25 por ciento de los impuestos empresariales y recortes en la fiscalidad de los hogares, así como un aumento del IVA y elevar la edad de jubilación más allá de los 65 años.

 Jean-Luc Mélenchon. Partido: Francia Insumisa

La gran sorpresa de estas elecciones, ya que su candidatura se ha posicionado con fuerza en las últimas semanas y las encuestas lo sitúan entre los cuatro favoritos. Sus ideas de justicia tributaria, poner fin a la austeridad y crear un nuevo orden ecológico, que incluiría sacar a Francia de la energía nuclear, lo han convertido en el candidato preferido de los jóvenes.

Antiguo ministro socialista y eurodiputado en coalición con el Partido Comunista, Mélenchon, de 65 años, también ha propuesto un referéndum sobre la salida de Francia de la Unión Europea en caso de que fracasen las negociaciones con el bloque para la revisión de los tratados europeos, entre otros.

Por otro lado, propone un incremento del gasto público de 27.000 millones de euros y un plan de 100.000 millones en inversiones, que se financiarían principalmente a través de la lucha contra la evasión fiscal, el crecimiento económico y nuevos impuestos. Además, entre sus propuestas destacan el incremento del 15 por ciento en el salario mínimo francés, la reducción del paro hasta el 6 por ciento para 2022, una semana laboral de 32 horas y reducir la edad de jubilación a los 60 años.

Fuente: RT