En mal estado y abandona se encuentra la casa de Henry Flagler en Miami

527

(Miaminews24).- El último remanente de la influencia de Henry Flagler en el desarrollo de Miami es una casa amarilla de madera que está en mal estado y que se puede ver detrás de una cerca en un lote vacante desde hace ocho años a la orilla del río Miami.

La casa de 1897 bien podría ser un homenaje al hombre conocido como el “Padre de Miami”, quien construyó el Ferrocarril de la Costa Este de la Florida hasta Cayo Hueso. Sin embargo, se está convirtiendo en un feo espectáculo.

“Sin Flagler no habría ninguna metrópolis de Miami hoy”, dijo Christine Rupp, directora ejecutiva de Dade Heritage Trust. “Sin embargo, la última estructura que tiene alguna conexión con él se encuentra abandonada y en peligro”.

La construcción, conocida como la Casa de los Trabajadores Flagler, se encuentra en el 60-64 SE 4th Street, en el parque Fort Dallas, a donde fue trasladada en 1980 para salvarla de la demolición. Solía ​​ser la oficina de Raymond Butler Insurance, y luego Bijan’s On the River, un restaurante de mariscos al aire libre que quebró. La Ciudad pidió propuestas para desarrollar la propiedad, pero nadie presentó ninguna buena idea.

Rupp quiere convertir la casa en un centro de visitantes, con texto interpretativo y paneles de fotos sobre Flagler, oriundo de Cleveland, quien co-fundó Standard Oil y pasó la última parte de su vida urbanizando tierras en la Florida.

También quiere arreglar el parque con un nuevo paisaje, añadir una pequeña cafetería con asientos al aire libre y una tienda de alquiler de bicicletas para que la gente pasee por la vía subutilizada del Río de Miami, y hacer en el lugar una parada del taxi acuático.

“Estaríamos abriendo el acceso a una construcción histórica y alentando el uso del sendero urbano que corre a ambos lados del río”, dijo. “Podría ser un lugar educativo y recreativo para los residentes, estudiantes y turistas”.

El historiador, conservacionista e historiador de Miami Arva Moore Parks ayudó a evitar que la casa fuera demolida y piensa que el concepto de Rupp sería “el uso perfecto para la casa”.

“Me horrorizaría si la última cosa que Flagler construyó aquí y que aún está en pie sigueira deteriorándose más”, dijo Parks. “Es una construcción extremadamente importante.”

Rupp se inspiró en el libro de Les Standiford de Miami, El último tren al paraíso: Henry Flagler y la espectacular ascensión y caída del ferrocarril que cruzó un océano, en el que se narra la proeza de ingeniería de construir 153 millas de ferrocarril sobre el agua atravesando los Cayos y su ulterior desaparición con el huracán de 1935.

“Cada vez que Flagler extendía la línea de ferrocarril hacia el sur, daba un impulso enorme a la economía de la Florida. Era como si la gente siguiera una fiebre del oro”, dijo Standiford.

A comienzos del siglo, Flagler ordenó la construcción de unas tres docenas de casas en las calles Primera y Segunda del Sureste, después de ver a sus trabajadores y sus familias viviendo en tiendas de campaña. Se habían trasladado al sur buscando empleos para construir el ferrocarril de Flagler y el Royal Palm Hotel –uno de varios grandes complejos de Flagler construido en Florida– en la desembocadura del río Miami, después de haber quedado sin un centavo por una helada que mató las plantaciones de cítrico en el centro y el norte Florida. El hotel fue dañado por el huracán de 1926 y clausurado.

“El hotel era enorme, tenía un gran pórtico y un acceso a la terminal del ferrocarril para los huéspedes. Fue pintado de amarillo, en el estilo de Flagler y se abrió en 1897, al año siguiente de que fuera fuindada la ciudad con una población de 330 habitantes, dijo Parks. “Julia Tuttle –que merece ser llamada la ‘Madre de Miami’, porque convenció a Flagler de bajar de Palm Beach – le cedió esa tierra.”

Los primeros residentes de Miami quisieron nombrar a su avanzada Flagler City, pero él no era egomaniaco y sugirió que en su lugar, le dieran el nombre del río, dijo Standiford.

En la década de 1970 sólo quedaba una de las casas de trabajadores y un informe de 1983 del Departamento de Planificación de la ciudad recomendaba una designación de conservación histórica para “la última estructura conocida en Miami directamente asociada con Flagler y con el desarrollo de la ciudad en los últimos años del siglo XIX”.

“Algo debería haber aquí para honrarlo y recordarles a la gente cómo se llegó a Miami”, dijo Standiford. “En fin de cuentas, él creó Miami, y un estado entero. Todo lo que queda de él es un busto en la calle Flagler. Hemos conservado muy poco de nuestra historia “.

La propuesta de Flagler Cottage de Rupp es finalista en el Desafío del Espacio Público de la Fundación Miami, que otorga donaciones de $5,000 a $ 25,000 para mejorar los espacios públicos de Miami. Su plan es que el Dade Heritage Trust se una a una coalición de financiamiento con la ciudad y con donantes privados.

Fuente: El Nuevo Herald