El último patriarca de Cuba se apronta para dejar el poder

501

(Miaminews24).- El hermano de Fidel, conocido por su actitud implacable, dejará la presidencia en febrero.

Nadie en Cuba reúne hoy más poder, autoridad y secretos que Raúl Castro. El anciano general, que sorprendió al mundo al tender su mano a Estados Unidos, flexibilizó el único sistema comunista que persiste en Occidente.

El mandato de Castro entró en la cuenta regresiva. El miércoles pasado encabezó por última vez como presidente los actos del 26 de julio, Día de la Rebeldía Nacional, que conmemora el ataque al Cuartel Moncada en 1953. Y el próximo 24 de febrero dejará la presidencia que ejerce desde 2006, cuando cayó enfermo su hermano Fidel, pero seguirá al frente del Partido Comunista, el único legal en Cuba.

Leal a Fidel Castro hasta después de su muerte, hombre de familia, fumador arrepentido; tan discreto como pragmático, Raúl Castro emergió de la sombra de su hermano para llevar a Cuba por una senda de cautos pero seguros cambios económicos.

De discursos breves y voz enérgica, el líder de 86 años combina la administración del poder con la reserva sobre su salud.

«No podría aparecer ante el enemigo como un hombre de alma caritativa». Así justificó el apodo de temible en una entrevista excepcional que le concedió al diario Sol de México en 1993.

Castro, que comandó por 50 años las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), transformó un ejército de rebeldes idealistas en un eficiente aparato militar que llegó a contar con 300.000 efectivos. Las FAR ejercen un férreo control interno y dirigen el turismo, la agricultura y las telecomunicaciones.

Castro suele ser implacable. Estuvo detrás del juicio de 1989 que llevó al paredón al general Arnaldo Ochoa, fusilado junto con otros tres oficiales por narcotráfico, y en 2009 expulsó del poder a dos protegidos de Fidel: el vicepresidente Carlos Lage y el canciller Felipe Pérez, por «ambiciones desleales».

Si bien excarceló a decenas de opositores por mediación de la Iglesia católica, en su mandato se multiplicaron las detenciones y los juicios a disidentes.

Castro pregonó su apertura a las reformas siempre que no tocaran el régimen de partido único.

En plena tensión con EEUU, preparó a la población para responder con tácticas de guerrilla a una eventual invasión. Pero a finales de 2014 dio un giro al anunciar el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Washington, congeladas durante más de medio siglo.

En 2016 fue el anfitrión de Barack Obama y ese año ayudó a firmar la paz con la guerrilla más antigua de Colombia, a la que la Cuba apoyó en sus inicios.

De la mano de Castro, Cuba entró en una etapa de flexibilización. Con Venezuela en crisis, el embargo de EEUU vigente y el recuerdo fresco del colapso del protector soviético, amplió el trabajo privado y autorizó la compraventa de viviendas y vehículos.

Además, eliminó las restricciones de viajes para los cubanos e impulsó la inversión extranjera.

Jamás osó disputar el protagonismo a su hermano. Amante de los árboles, las caminatas y la natación, tiene cuatro hijos, nueve nietos y una bisnieta. Como su sucesor se perfila el vicepresidente Miguel Díaz-Canel, pero es difícil que alguien tenga su autoridad.

 

 

Los cambios que introdujo el actual presidente

Deshielo

El 17 de diciembre de 2014 anunció por televisión el acercamiento con EEUU, el enemigo de la Guerra Fría. El 20 de julio de 2015, tras más de medio siglo, los dos países reanudaron relaciones diplomáticas, y en marzo de 2016 Raúl recibió a Obama en el Palacio de la Revolución.

Viajes

En 2013, eliminó costosos y complejos requisitos de viaje, y autorizó a los cubanos a permanecer fuera de la isla hasta por dos años. La reforma facilita las visitas y repatriación de los emigrantes.

Trabajo Privado

El presidente amplió y flexibilizó el trabajo privado. Más de medio millón de cubanos se desempeña hoy por cuenta propia, el 10% de una fuerza laboral de cinco millones.

Mandato

Luego de 48 años de gobierno ininterrumpido de Fidel Castro, su hermano Raúl y el Partido Comunista de Cuba limitaron a diez años (dos mandatos de cinco años cada uno) la permanencia en la presidencia del país.

Inversión

Reformó una ley para dar más incentivos a los inversores extranjeros e inauguró el megapuerto del Mariel, una zona franca que está llamada a convertirse en el principal polo industrial de Cuba. Sin embargo, el promedio anual de inversión extranjera solo alcanzó a US$ 418 millones de dólares desde el año 2013.

Deuda Externa

A finales de 2015, Cuba renegoció su deuda con 14 países del Club de París, congelada desde los 1980, con una condonación de US$ 8.500 millones. A cambio, y como forma de conseguir fondos frescos, se comprometió a pagar US$ 2.600 millones de dólares en 18 años. También reestructuró sus obligaciones con Rusia y México.

Compraventas

El presidente autorizó la compraventa de autos y viviendas. Hasta 2014 se registraron compraventas de 80.000 vehículos y 40.000 viviendas. El sector inmobiliario alivió el déficit habitacional.

Internet

Permitió en forma restringida el acceso a internet. Hasta junio había en el país 370 zonas wifi, 630 salas de navegación y unos tres millones de líneas celulares. De forma experimental, se instalarán 38.000 líneas ADSL a particulares en lo que resta del año.

Con información de AFP.

Miaminews24.