La MLS encuentra en Miami una nueva piedra en el zapato

524

(Miaminews24).- El Miami FC no tiene nada contra la MLS, por el contrario, quiere que se convierta en la mejor liga del mundo, afirmó el lunes Sean Flynn, ejecutivo principal del club azulnaranja.

El jueves pasado, el Miami FC, de la North American Soccer League, y el Kingston Stockade FC, de la National Premier Soccer League, demandaron a la Federación de Fútbol de Estados Unidos ante la Corte de Arbitraje Deportivo para establecer tan pronto como a partir del 2018 un sistema de ascenso y descenso, de acuerdo al reglamento vigente de la FIFA.

En la actualidad, en el fútbol en Estados Unidos existen la primera división, que es la MLS; la segunda, que son dos ligas independientes una de otra, la NASL y la United Soccer League. Luego vienen la NPSL y la Premier Development League. No hay posibilidades de que un equipo suba o baje de una división a otra.

El 26 de junio pasado, Riccardo Silva, dueño del Miami FC y fundador y socio de la empresa MP & Silva Group, que distribuye las transmisiones de eventos deportivos, se reunió con los dueños de los clubes y ejecutivos de la MLS para proponerles la compra de los derechos mediáticos para su distribución mundial, incluyendo EEUU y Canadá, por $4,000 millones y 10 años.

La cifra es cuatro veces más de lo que actualmente recibe la MLS de ESPN, Fox y Univisión, que bordea los $100 millones al año. MP & Silva Group condiciona que la liga adopte el sistema de ascenso y descenso. La MLS rechazó la propuesta.

“Pedimos al CAS por un arbitraje para que la US Soccer cumpla con el artículo 9 del reglamento de la FIFA, que específica que la participación en los campeonatos de las ligas domésticas deben basarse en los méritos deportivos”, explicó Flynn. “Nada de esto tiene que ver con la propuesta de MP & Silva Group, sino con la idea de mejorar el fútbol del país”.

La demanda del Miami FC y el Kingston llega luego de que el proyecto de David Beckman de tener una franquicia de la MLS en Miami fuera aprobado el 2 de agosto pasado, tras una batalla de tres años y medio.

“Damos la bienvenida al club de Beckham, que no afecta en nada al Miami FC. Cuanto más fútbol mejor para todos”, comentó Flynn. “La demanda que hemos hecho no es contra la MLS, todo lo contrario. Queremos que la MLS sea más fuerte y la mejor del mundo, y con ascenso y descenso la competitividad mejorará”.

De acuerdo al modelo de la MLS, en la actualidad cada club debe pagar un derecho de ingreso de $150 millones y tiene garantizada su permanencia en la liga.

“Se puede crear un paraguas para considerar esta situación”, afirmó Flynn. “Pero con ascenso y descenso habrá más interés y mayores ingresos”.

Flynn agregó que dentro de siete u ocho meses habrá una audiencia para escuchar a las partes.

Con información de NH.

Miaminews24.