Paramédicos no pudieron salir por el huracán, mujer tuvo que dar a luz y atenderse sola

455

(Miaminews24).- A pesar que Miami se libró de lo peor del huracán Irma, las ráfagas durante la noche del sábado fueron tan fuertes en la ciudad de Miami que los rescatistas fueron instruidos a responder a llamadas de auxilio solamente según las condiciones lo permitieran.

Operador del servicio de emergencias tuvo que darle instrucciones a una mujer para proceder a atender su propio parto

 

Con las condiciones empeorando el domingo en la mañana un operador del servicio de emergencias tuvo que darle instrucciones a una mujer para proceder a atender su propio parto, en vista que los paramédicos no podían llegar hasta ella, dijo el asistente de Departamento de Bomberos Eloy García.

Madre e hija fueron transportadas al hospital cuando las condiciones lo permitieron.

No pudimos salir al lugar. Así que ella tuvo que sacar su placenta también. El operador la instruyó de cómo anudarla. La paciente está estable y en su casa”, según García. “Contactamos la asistente del Director Médico aquí. Y nos guió sobre el proceso”.

Pete Gómez, director de la Oficina para el manejo de emergencias, dijo que las condiciones se mantenían peligrosas así que los reemplazos para los trabajadores de emergencia no podrán reportarse hasta que mejore el clima.

“Tenemos que seguir el protocolo”, dijo.

Gómez dijo que recibió una llamada el sábado en la noche del jefe de policía de Miami Shores sobre un edificio de 18 pisos con residentes ancianos donde la pared contra el oleaje había sido destruida.

Gómez dijo que el jefe quería saber si esta situación era peligrosa. El sugirió al director de edificio a evacuar al menos el primer piso.

“El oleaje se llevó la pared completa, nunca he visto una cosa así, aquí”, dijo Gómez, “Esto es indicativo del daño que la marejada ciclónica puede causar”.

Por su parte, el jefe de policía, Luis Cabrera, dijo que gran parte de la noche estuvo tranquila, y que espera árboles caídos, El urgió a los residentes a permanecer en sus hogares.

Fuente: Miami Herald