Hialeah elimina programa de paramédicos entrenados para usar armas

1116

(Miaminews24).- El Sindicato de Bomberos de Hialeah calificó como una determinación “sin lógica alguna” la cancelación de la unidad de paramédicos que servían junto al equipo SWAT de la ciudad en operaciones de alto riesgo.

Desde el 2006 y hasta el lunes en la mañana, cuando se hizo público el anuncio, la ciudad –que ha sufrido varios tiroteos masivos– contaba con cuatro paramédicos (inicialmente eran 8) con funciones especiales y entrenados en el uso de armas.

Ellos estaban autorizados para entrar a una escena de alto riesgo al mismo tiempo que la unidad SWAT de Hialeah para atender a las personas que necesitaran atención médica.

La decisión fue comunicada al Sindicato de Bomberos de Hialeah el lunes, horas después de que el país se estremeciera con el tiroteo masivo en Las Vegas que le costó la vida a 59 personas y dejó heridas a otras 500 la noche del domingo.

“Efectivo inmediatamente, el programa médico SWAT ha sido cancelado. Por favor que entreguen los uniformes o equipos dados”, aseguró Sergio Velázquez, director de la Policía de Hialeah, en una carta que se dio a conocer ese día.

“Es una ironía que tomen esta decisión y la noche anterior se haya registrado la masacre en Las Vegas. No tiene lógica ninguna”, aseguró Mario Pico, portavoz del sindicato de bomberos de Hialeah.

“No entendemos las razones que hay detrás, porque es un programa que no le está costando económicamente nada a la ciudad”, agregó.

Pico explicó que este grupo de cuatro personas seguirán siendo bomberos y paramédicos de la ciudad, pero se les eliminó la capacidad de actuar en rescates o emergencias inmediatas junto al equipo de SWAT de Hialeah.

“Teniendo en cuenta todos los tiroteos masivos y las retenciones de personas que hemos tenido en Hialeah, ¿por qué cancelar un programa que ha probado que salva vidas y que no cuesta nada?”, se cuestionó Erick Johnson, ex presidente del Sindicato de Bomberos de la ciudad.

Johnson hace referencia a los casos de tiroteos que han sacudido a Hialeah en las últimas décadas. El más grave se registró el 26 de julio del 2013, cuando Pedro Alberto Vargas, de 43 años, asesinó a seis personas luego de mantenerlas cautivas por cuatro horas. El hombre fue luego dado de baja en la operación de rescate.

Este programa, sin embargo, estuvo involucrado en un escándalo luego de que en febrero del 2012 el paramédico del equipo SWAT de Hialeah y entonces director del Departamento de Comunicaciones del 911, Lázaro Guerra, abatió a tiros a un hombre que estaba armado con una pistola de luces de bengala.

El Sindicato de Bomberos de Hialeah se pregunta ahora quién va a reemplazar las funciones de este grupo de bomberos con funciones especiales. El Nuevo Herald intentó comunicarse con la Policía de Hialeah y la Alcaldía de esa ciudad, pero no hubo respuesta.

Por: El Nuevo Herald