Mujer acusada de torturar y matar a golpes a su hijo enfrenta tercer juicio

477
Mujer

(Miaminews24).- Una mujer de Miami hallada culpable de torturar y matar a golpes a su hijo de tres años enfrenta este lunes un tercer juicio por ese caso que conmocionó a Florida a principios de la década de 1990.

Ana María Cardona fue sentenciada a muerte dos veces por el asesinato de su hijo Lázaro Figueroa cuyo cadáver salvajemente golpeado fue encontrado entre los arbustos de una casa de Miami Beach en noviembre de 1990, según informó la cadena hispana de televisión Telemundo.

Las autoridades al no poder identificarlo al inicio del caso, lo llamaron “Baby Lollipops” por el dibujo de la camiseta que llevaba puesta.

En 1992, Cardona quien era adicta a la cocaína, fue hallada culpable y sentenciada a muerte luego de que su amante Olivia González Mendoza testificara que la acusada había golpeado con un bate y torturado al menor.

El Tribunal Supremo de la Florida derogó la declaración de culpabilidad en el 2002 porque la fiscalía no entregó algunas de las declaraciones de González a los investigadores.

González, quien se declaró culpable y cumplió casi la mitad de una condena de 40 años de cárcel, fue puesta en libertad en el 2008.

En el segundo juicio en el 2010, la fiscalía se basó en testigos que describieron el estilo de vida errático de Cardona y su conducta abusiva hacia Lázaro, además del conmovedor testimonio del médico forense y fotos que mostraban meses de abuso físico: un brazo destrozado, fracturas de cráneo, una quemadura en la mejilla.

Los abogados de la defensa alegaron que Cardona había confesado bajo coacción, y sugirieron la posibilidad de que una niñera hubiera tenido la culpa.

El Supremo de Florida en su fallo de 2016 dijo que la Fiscalía presentó suficientes pruebas para respaldar el veredicto de culpabilidad y la condena a muerte, pero señaló que la fiscal en sus argumentos de cierre pidió varias veces al jurado que hiciera justicia para Lázaro con lo que “esos argumentos inflamaron de manera impropia la mente y las pasiones de los jurados” y por eso Cardona merecía un nuevo juicio.

“Como hemos dicho durante décadas, esperamos y exigimos que los fiscales, como representantes del Estado, se abstengan de presentar argumentos inflamatorios y abusivos, que mantengan su objetividad y que se conduzcan de un modo profesional”, sentenció la Corte en su fallo.

Fuente: El Nuevo Herald