Contrajo el VIH para infectar a sus amantes, pero ahora le tocará protegerse por 50 años

612

(Miaminews24).-La intrincada madeja de los crímenes confesos de Stephen Koch se fue desenredando poco a poco. Y los cargos se fueron apilando como las piezas de un collar.

En un principio, la Policía de Arkansas lo detuvo por posesión de metanfetamina con el propósito de distribuirla. Pero a los detectives algo les olía mal, y al indagar un poco más, desenfundaron más delitos.

Mientras pisaban las huellas de un pasado turbulento, un informante anónimo les advirtió que Koch, de 25 años y natural de Arkansas, también veía y distribuía pornografía infantil, informaron las autoridades.

Fue entonces que los agentes inspeccionaron su teléfono celular, y leyendo los mensajes de texto y otras comunicaciones en su computadora, se tropezaron con un delito que jamás hubieran imaginado.

Sus mensajes indicaban que había contraído ntencionadamente el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), que causa el sida. Su meta: contagiar a otros con el virus, revelaron los fiscales durante el juicio.

El fiscal asistente Stuart Cearley le dijo al juez Robin Green que Koch planeaba acudir a una cita sexual doble con otros hombres y engañarlos sobre su estado de salud.

«No puedo sacar de mi cabeza esto. ¿Lo he entendido bien? El señor Koch contrajo VIH intencionadamente para poder infectar a otros?», le preguntó el juez al fiscal, según recoge el diario

El propio Koch admitió sus crímenes ante el tribunal y catalogó sus acciones como “autodestructivas”, señala el medio. Cuando el juez le preguntó si su intención era herir a otras personas, el sujeto respondió: “Sí”.

No está claro si Koch ya puso a alguien en riesgo de contraer el virus.

De acuerdo con los documentos del tribunal, el joven se declaró culpable de numerosos cargos por drogas, ocho cargos por distribuir, poseer o ver material que represente una conducta sexualmente explícita que involucre a menores, y por intentar exponer a otra persona al VIH.

El jefe de la Policía del Condado Benton, Shawn Holloway, declaró el miércoles en un comunicado que las autoridades «trabajaron rápidamente en la elaboración de su caso, deteniendo al sospechoso y evitando cualquier actividad criminal adicional».

«Los peligros de la actividad sexual son suficientemente altos sin depredadores como Stephen Koch, que deliberadamente y con intención diseminan enfermedades de transmisión sexual a parejas sin su conocimiento», advirtió Holloway.

Tras su confesión, Koch fue condenado por todos sus delitos a 50 años de cárcel en el Departamento de Correcciones de Arkansas, y debe seguir en libertad condicional durante los 10 años subsiguientes a su liberación. En la cárcel tendrá tiempo para reflexionar sobre sus acciones…o le devolverán sus malas intenciones con creces.

Fuente: ElNuevoHerald