Algunas causas de porqué el Heat no pudo ni con LeBron… ni con los Nets

787

(Miaminews24).-Algunos achacaron la mala racha del Heat a los uniformes oscuros de Miami Vice, otros a las lesiones, otros al entrenador Erik Spoelstra, otros a que están perdiendo a propósito, otros a que no estuvo Dwyane Wade y otros a la falta de talento.

Evidentemente el equipo está jugando mal, pero lo peor es que después de 10 derrotas la dirección del equipo desconozca la causa. No todo son pérdidas de balón, mala ejecución o falta de intensidad y ante los Lakers se pudo apreciar claramente una de sus carencias.

LeBron James, a sus 33 años, le anotó 51 puntos en la victoria 113-97 el pasado domingo en el American Airlines Arena. Ningún miembro del Heat pudo pararlo debido a una razón muy simple: ninguno de sus marcadores tenía la talla.

Y no porque no hubo buenos defensores, sino porque le faltó centímetros. James se apoyó en su tiro en suspensión para derribar a Miami. Le bastó con dar un paso atrás y elevarse para tirar completamente solo, sin marca.

Eso no lo hubiese podido hacer, al menos no con tanta facilidad, ante Kevin Durant, Kawhi Leonard, y algunos delanteros más con 6.8’ o más.

Justise Winslow (6.7’) hizo lo que pudo, pero le bastó una pantalla quedarse frente a un jugador de menor estatura, aprovechó la alineación pequeña del Heat. Una vez frente a él tiró de lejos que penetró sin apenas oposición con un Hassan Whiteside ausente.

Todo el Heat lo supo y no impidió. Bastó con ponerle encima a Bam Adebayo anotara un para que se graduase

Lo peor no es eso, sino que se comentó que eso solo lo hace LeBron, James puede hacer 30, como a Cleveland, pero no 50 a un equipo que le faltó defensa y que por algo ocupa el puesto

“Lo he visto antes de nuestro lado. Pero no hay duda que cuando está anotando de tres así cambia la ecuación “, dijo Spoelstra, tras la derrota. “Probablemente deberíamos haber ido más agresivamente para sacar el balón de sus manos”.

Este viernes (8 p.m.) en Chicago tiene una nueva oportunidad para cambiar el rumbo en una mini gira de dos juegos que termina el domingo en Toronto.

Fuente:ENH