Madre del policía insurgente Oscar Pérez fue hospitalizada tras sufrir infarto masivo

644

Aminta Pérez, madre del ejecutado policía insurgente Oscar Pérez, casi pierde la vida tras sufrir un infarto masivo el jueves y se encuentra internada en una unidad de cuidados intensivos en un hospital de Nueva York.

Fuentes allegadas a Pérez dijeron que la madre del celebrado líder de la resistencia llegó casi sin pulso a la unidad de terapias intensiva y tuvo que ser intervenida quirúrgicamente para salvarle la vida.

“Es realmente sorprendente que ella aún este con vida”, dijo Thomas Wright, un abogado de Nueva York, amigo de Pérez. “Es un milagro, es su voluntad lo que le permite sobrevivir”.

Doctores que atendieron a la paciente han concluido que los músculos del corazón quedaron muy debilitados después del incidente y se encuentra actualmente en la unidad de cuidados intensivos.

Wright dijo que Pérez le llamó en la madrugada del jueves asustada y le dijo que sentía un fuerte dolor en el pecho y que no podía sentir su brazo izquierdo. Tras ser llevada a un doctor de la zona éste les informó que no podían hacer nada por ella en ese lugar. “Está teniendo un infarto masivo”, dijo el medico. “No estamos en condiciones de tratarla con este tipo de condiciones”, tiene que ir a un centro mejor equipado.

Luego fue trasladada de urgencia a uno de los mayores hospitales de la zona, Pérez fue intervenida quirúrgicamente para desbloquear una de sus venas que estaba totalmente obstruida.

Pérez, quien ha pasados difíciles días en Estados Unidos tras verse obligada a salir de Venezuela, acaparó la atención publica luego de aparecer al lado del presidente Donald Trump en un evento de Miami.

Su hijo Oscar fue asesinado por el régimen de Nicolás Maduro luego que él, con un grupo de solados y oficiales de policía, se declararan en rebeldía.

Trump alabó a Oscar Pérez como un valiente patriota que sacrificó su vida por la libertad de Venezuela al llevar de la mano a Aminta al centro del escenario frente a una emocionada comunidad venezolana congregada recientemente en Miami.

Fuente: el Nuevo Herald