Sacerdotes falsos estafan a los feligreses en Florida

681

Hay una nueva modalidad de estafa que afecta a varias iglesias en la Arquidiócesis de Miami. Las autoridades religiosas explicaron que los estafadores se aprovechan de los feligreses haciéndose pasar por sacerdotes para pedir dinero para tarjetas de regalo con supuestos fines caritativos.

“Ningún clérigo católico tiene por qué pedirle una tarjeta de regalo a un feligrés”, indicó el arzobispo Thomas Wenski, para llevar un mensaje de tranquilidad a los feligreses. 

Los eclesiásticos se hicieron eco de una de las estafas que, aparentemente, provenía del Obispo Auxiliar de Miami.

Parte del mensaje falso dice: “Necesito que me consigas una tarjeta de regalo de iTunes para pacientes con cáncer en el hospital; le prometí a cada paciente que se las conseguiría”, reza el mensaje falso. Continúa: “Lo haré tan pronto regrese. Hazme saber si me las puedes conseguir. Muchas bendiciones “.

Una de las preocupaciones de los líderes religiosos es que los estafadores lleguen a tener acceso a información privada de sacerdotes y feligreses.

Algunos sacerdotes han decidido cambiar sus números de teléfono para no ser víctimas de esta modalidad de estafa, según informaron a CBS4 News.

A través de los boletines de la iglesia se les ha informado a los feligreses sobre esta modalidad de estafa. La Iglesia Católica de Broward, a través de un boletín emitido el fin de semana pasado, le recordó a los feligreses que la función de los sacerdotes no es solicitarle dinero a los fieles.

El arzobispo Wenski comentó  que los estafadores han tratado de usar su nombre para cometer sus fechorías. “Esto causa mucha molestia porque te sientes violado y que no estás  a salvo”, destacó Wenski.

La iglesia católica All Saints, en Sunrise, es una de las parroquias afectadas por esta modalidad de estafa, según la Arquidiócesis de Miami. Al parecer los malhechores trataron de sacarle dinero a un feligrés.

 

Algunos feligreses, según los líderes de la iglesia, cayeron en la estafa y compraron tarjetas de regalo. Una víctima llegó a perder $ 1500. Se cree que este tipo de robos forme parte de una red más amplia que se está desarrollando en otros lugares del país.

“Este mundo tecnológico en el que vivimos nos ha dado grandes cosas, pero también nos expone a muchos peligros”, indicó Wenski.

Lo cierto del caso es que los feligreses confían en los sacerdotes a la hora de ayudar a los más necesitados. Y la idea es que este tipo de actos no corrompa la fe ni las buenas obras.

Fuente: Miami Diario