Una pareja pasó 20 años plantando árboles para crear una reserva natural

0
298

Sebastião Ribeiro Salgado y su esposa Lélia Deluiz Wanick Salgado, es una pareja brasileña que paso 20 años plantando 1.750 acres para transformar una parcela en una reserva natural, este bosque está ubicado en el estado brasileño de Minas Gerais.

En 1998, la pareja fundó el Instituto Terra, una organización ambiental dedicada al desarrollo sostenible del estado.

Cuando Salgado regresó de un viaje traumático que cubría el genocidio de Ruanda en 1994, se sorprendió al encontrar la antigua ganadería de su familia en un estado de degradación natural.

«La tierra estaba tan enferma como yo; todo fue destruido», dijo el famoso fotógrafo en una reunión sobre el cambio climático en París en 2015. «Solo un 0,5% de la tierra estaba cubierta de árboles».

La antigua ganadería de la familia del fotógrafo estaba en un estado de degradación natural y gracias a la dedicación de la pareja se convirtió en un paraíso (Foto: Instituto Terra)

La antigua ganadería de la familia del fotógrafo estaba en un estado de degradación natural y gracias a la dedicación de la pareja se convirtió en un paraíso (Foto: Instituto Terra)

Salgado, que ahora tiene 75 años, recordó la granja en la que creció como una exuberante y animada selva tropical subtropical, pero el área había sufrido deforestada y de explotación incontrolada de los recursos naturales.

Su esposa tuvo la idea de replantar el bosque.

«Era tan natural, instintivo. La tierra estaba tan degradada, tan horrible. ¡Qué mal regalo! ¿Por qué no plantar?», dijo Lélia a la revista Smithsonian en 2015.

La pareja dirigió todos sus esfuerzos a la sanación de la tierra (Foto: Instituto Terra)

La pareja dirigió todos sus esfuerzos a la sanación de la tierra (Foto: Instituto Terra)

Así que el galardonado fotógrafo, conocido por sus representaciones en blanco y negro del sufrimiento humano en todo el mundo, dirigió su mano a la sanación de la tierra de su juventud.

Obtuvieron el apoyo de Vale, una de las compañías mineras más grandes del mundo y expertos en reforestación, que donaron 100.000 plántulas de su vivero y ayudaron a rejuvenecer el «suelo muerto».

(Foto: Instituto Terra)

(Foto: Instituto Terra)

Esas primeros plántulas fueron plantadas en la granja Bulcão en 1999 por estudiantes de escuelas locales, lo que marcó el comienzo de una relación cercana con la comunidad.

En los 20 años transcurridos desde entonces, la tierra gravemente erosionada se ha transformado completamente «en un bosque fértil, vivo de flora y fauna», según el sitio web del Instituto Terra.

Cientos de especies de flora y fauna ahora consideran como un refugio el antiguo rancho ganadero, incluidas cerca de 300 especies de árboles, más de 170 especies de aves, 30 especies de mamíferos y 15 especies de anfibios y reptiles, muchas de las cuales están en peligro de extinción.

«Todos los insectos, aves y peces regresaron y, gracias a este aumento de árboles, yo también renací. Este fue el momento más importante», dijo Salgado.

El rejuvenecimiento también ha tenido un impacto en el ecosistema y el clima, recuperando varios manantiales una vez secos en el área propensa a la sequía y afectando positivamente las temperaturas locales.

Los Salgado ya no son dueños de la propiedad, que ahora es una reserva natural reconocida por el gobierno federal que cría millones de plantones de árboles en su vivero, entrena a ecologistas jóvenes y da la bienvenida a los visitantes a ver cómo renace un bosque.

«De esta manera, estamos creando un motor de transformación ambiental dirigido al desarrollo sostenible de nuestra región», dijo Salgado sobre la escuela en el Instituto Terra.

«El Instituto puede ser un laboratorio para el mundo», dijo el planificador técnico de proyectos Gilson Gomes Júnior en un video del instituto. ‘El gran problema del globo hoy es el clima y el agua. Creamos agua y clima a través del bosque. El Instituto cree que su trabajo puede ser replicado ‘.

Minas Gerais se encuentra a 70 millas tierra adentro de la costa atlántica de Brasil, en el valle del río de agua dulce Rio Doce, del tamaño de Maine.

Fuente: Infobae.