Influencer con millones de seguidores no pudo vender su línea de ropa

427

Una influencer estadounidense de nombre Arii, decidió lanzar su propiar marca de ropa con ayuda de una empresa que la iba a ayudar a impulsar su negocio, no sin antes vender 36 camisetas,  algo que parecía sencillo para una influencer con 2,6 millones de seguidores. Sin embargo, Arii no logró vender ni una sola camisa, prueba de que ser influencer no garantiza el éxito, además de ser un negocio oscuro que se esconde bajo las apariencias y los falsos »bots» de followers.

En el mundo actual que vivimos se tiende a idealizar a aquellas personas que consiguen triunfar gracias a sus cuentas de Instagram. Los llamados influencer llenan sus bolsillos y trabajan su fama a través de las redes sociales, promocionando ropa, perfumes o cualquier otro tipo producto. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y buena prueba de ello es la historia de Arii, una reputada influencer estadounidense que quiso lanzar su propia marca de moda pero se topó de bruces con un inesperado revés que dio al traste con sus ilusiones.

Arii comenzó con la ilusión por bandera: “He puesto todo mi corazón en esto. Para la sesión de fotos he tenido que traer de fuera a un fotógrafo y un maquillador, lo he tenido que planear con semanas de antelación y por suerte he tenido la suerte de contar con amigas que han posado para mí. He alquilado un estudio fotográfico enorme para ese día para que pudiera contar con el mayor número de fotos y vídeos promocionales”.

View this post on Instagram

bonjour 🖤 @fashionnova

A post shared by @ arii on

El quid de la cuestión estaba en que la empresa con la que la joven iba a comercializar sus productos le exigía vender unos cuantos pedidos antes, en concreto 36. Algo sencillo para una influencer que goza del respaldo de 2,6 millones de seguidores. Solo a priori. Y es que nada salió como esperaba porqueno vendió ni una sola camiseta. Todo un batacazo que ella encajó con dificultades: “Por lo visto me he vuelto súper irrelevante, así que sabía que iba a ser difícil, pero me estabais dando tan buen feedback que pensé que a la gente le gustaba y lo compraría”.

Finalmente, quiso dejar una reflexión en forma de dardito envenenado: “Suena rencoroso, pero yo he apoyado la música o todo lo que me han pedido de todo el mundo y ni siquiera me lo han podido devolver“, asegura, aunque rápidamente se levanta del golpe: “Esto no es el final de mi marca, sólo es un bache”. No cabe duda de que el suyo es un caso que reabre el debate acerca de los influencers y el éxito.

Fuente: Ok diario.