Salió bajo fianza policía que no actuó en la masacre de Parkland

595

Scot Peterson, exagente de la policía que se encontraba encargado de la seguridad de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, en Parkland, Florida, salió en libertad bajo fianza este jueves, tras haber sido detenido el pasado martes 4 de junio por no actuar frente a la matanza ocurrida en 2018.

Peterson, que fue imputado con once cargos a causa del tiroteo de Parkland, fue declarado libre por la magistrada Elizabeth Scherer, que redujo su fianza inicial de 102.000 dólares a solo 39.500.

La juez permitió al exagente, el único oficial armado en el recinto durante la matanza que perpetró Nikolas Cruz en febrero de 2018, que pudiera movilizarse fuera del estado (vive en Carolina del Norte) y que no porte grillete electrónico, según recogen medios locales.

Vestido con uniforme color beige durante la audiencia, en la que no hizo uso de la palabra, Peterson ha sido acusado de negligencia infantil, negligencia culpable y perjurio, que lo enfrentan a una posible condena de 100 años de prisión en caso sea hallado culpable.

A la salida de la audiencia, su abogado, Joseph DiRuzzo, señaló a los periodistas que el término legal de «cuidador» no debería aplicarse al expolicía, ya que su posición no le implicaba responsabilidad directa sobre el bienestar de los estudiantes, y por ende los cargos por negligencia deberían ser desestimados.

Peterson era el agente encargado de la seguridad de la secundaria Marjory Stoneman Douglas y, según el Departamento de Florida de Ejecución de la Ley (FDLE), la investigación muestra que durante la masacre que desató el exestudiante Cruz, quien permanece en prisión a la espera de juicio, se negó a investigar la fuente de los disparos y se mantuvo en el exterior del edificio.

De igual manera, no intervino durante el tiroteo y además ordenó a otras autoridades que llegaron a la escena que permanecieran a 500 pies de distancia del edificio.

Durante la investigación, los agentes del FDLE entrevistaron a 184 testigos y revisaron numerosas horas de video de las cámaras de seguridad de aquel 14 de febrero de 2018, cuando Cruz entró en su antiguo centro escolar armado con un rifle de asalto con el que mató a 17 personas, 14 de ellas estudiantes.

Conocido su arresto, el comisionado de FDLE, Rick Swearingen, aseguró que no hay «excusa» para la «completa inacción» que demostró Peterson, algo que «sin duda costó vidas».