Buzos de Florida rompieron récord mundial de limpieza submarina

255

En Deerfield Beach, en Fort Lauderdale, en el sur de Florida, se presentaron 633 buzos para recolectar al menos 730 kilos de basura y 70 kilos de redes de pesca, logrando batir un récord Guinnes en limpieza submarina. Michael Empric, juez del Récord Mundial Guinness, hizo el anuncio en un video publicado el día domingo por la organizadora del evento, Dixie Divers.

Un muelle de pesca en Deerfield Beach, en Fort Lauderdale, en el sur de Florida fue el escenario para que un grupo de 633 buzos batiera el Récord Mundial Guinness de la mayor cantidad de personas reunidas en un mismo lugar para realizar una limpieza submarina al mismo tiempo.

Michael Empric, juez del Récord Mundial Guinness, anunció el nuevo récord en el lugar de la limpieza, según un video publicado este domingo por Dixie Divers, la organizadora del evento, reportó El Nuevo Herald.

Según Empric, el récord estaba en manos del buzo egipcio Ahmed Gabr, que había logrado en 2015 reunir a 614 buzos para realizar una limpieza en el Mar Rojo, en Hurghada (Egipto).

El nuevo récord es para Florida tras la limpieza realizada este sábado por Dixie Divers con el apoyo del grupo de conservación marina Project AWARE y la agencia de buceo PADI, entre otras organizaciones.

“Fue un éxito”, dijo en su cuenta de Facebook Jack Fishman, uno de los buzos participantes.

Subrayó que recolectaron más de 9,000 piezas de desechos marinos “para hacer de Deerfield Beach un lugar mejor para todos los que viven allí, por encima y por debajo de las olas”.

La basura marina es un tipo de polución antropogénica que trasciende y amenaza los ecosistemas marinos, de los que dependen directamente para vivir unos 3,000 millones de personas.

El 80 por ciento de esa contaminación es plástico, que tarda unos 400 años en desaparecer y suma unos 150 millones de toneladas de residuos en el mar, según estimaciones de la Comisión Europea.

Estos restos, que a menudo provienen de bolsas y botellas de plástico vertidas al océano, suponen un peligro porque los elementos más voluminosos estrangulan la fauna marina, mientras que las llamadas micropartículas (inferiores a 5 mm.) son ingeridas por los animales y pasan a formar parte de la cadena alimentaria.

Fuente: Miami Diario.