Puerto Rico est bajo la mira del FBI por sospechas de corrupcin

0
396

El FBI tiene el punto de mira puesto en Puerto Rico, donde dimisiones, investigaciones a nivel federal y acusaciones por presunta corrupcin de miembros del Ejecutivo generan incertidumbre que ha llegado a Washington.

La sombra de la corrupcin sobrevolando la isla provoc que el director local del Negociado de Investigaciones Federales (FBI), Douglas Leff, se pronunciara en declaraciones divulgadas este viernes para asegurar que Puerto Rico vive un momento crtico por la corrupcin gubernamental.

Leff inform que las investigaciones en marcha estn relacionadas con el lavado de dinero y el trfico de influencias en la concesin de contratos con agencias pblicas en la isla, un Estado libre asociado a EE.UU.

Hemos recibido informacin amplia sobre contratos de los que no sirven al pueblo y probablemente s a los intereses de otras personas, por lo que estamos indagando, subray Leff en declaraciones a medios locales.

Dijo que se han adjudicado contratos millonarios a empresarios que obtuvieron ms dinero del que era necesario.

No quiso dar ms detalles, pero avanz que durante los prximos meses saldr a la luz ms informacin del trabajo en marcha.

Aunque se trata de un problema amplio, el detonante que sac a la luz el asunto esta semana fue el caso del ya exsecretario de Hacienda Ral Maldonado.

El funcionario, que hoy, finalmente, no compareci ante la Divisin de Integridad Pblica del Departamento de Justicia, donde haba sido citado, desencaden el pasado lunes una tormenta al denunciar una hipottica trama de corrupcin en su agencia.

El gobernador Ricardo Rossell, de forma inmediata, destituy a Maldonado por haber elegido los medios para denunciar esa supuesta trama y no informarle previamente.

Esto gener que el hijo del funcionario asegurara que Rossell habra tratado de influir sobre unos informes que supuestamente dejaran mal parada la gestin del Ejecutivo frente a la ayuda destinada a los damnificados por el huracn Mara.

El desenlace de esta crisis que le estall al Ejecutivo de Rossell se ha saldado con la salida de Maldonado y de la directora ejecutiva de la Administracin de Seguros de Salud (ASES), ngela vila, que dimiti al hacerse pblico que el FBI solicit una serie de documentos asociados al papel del subcontratista Alberto Velzquez en esa agencia.

El secretario de la Gobernacin, Ricardo Llerandi, por su parte, confirm esta semana que compareci ante un Gran Jurado federal para aclarar documentacin relacionada con Velzquez.

Tras unos das de tensin en el seno del Ejecutivo, que provoc que Rossell tuviera que reiterar su compromiso con cero tolerancia contra la corrupcin, una frase que el gobernador repite siempre que tiene ocasin, la semana termina con la no comparecencia del exsecretario de Hacienda ante la Justicia para aclarar la supuesta trama de corrupcin en su agencia.

La secretaria del Departamento de Justicia, Wanda Vzquez, inform a travs de un comunicado que Maldonado no comparecera, tras indicar que lo ms correcto era comparecer y rebelar toda la informacin que tuviera sobre una legada mafia institucional en el Departamento de Hacienda para iniciar una investigacin seria y rigurosa.

La sombra de corrupcin que se cierne sobre la isla no pasa desapercibida en la capital federal, donde Brian Sullivan, del Departamento de Vivienda (HUD), dijo que de cara a la entrega de fondos para los damnificados por los huracanes de 2017 esa agencia velar para que la ayuda llegue a quienes la necesitan.

El senador Rick Scott dijo sobre llegada de fondos a Puerto Rico para los damnificados por los huracanes que espera que nadie est haciendo nada incorrectamente.

El tambin legislador Marco Rubio sostuvo que las denuncias de corrupcin en el seno del Gobierno de San Juan son extremadamente preocupantes, mientras que la congresista Nydia Velzquez asegur que debe haber una amplia investigacin.

Las sospechas de corrupcin en el Gobierno no son nuevas y se han dejado en lo que va de mandato de Rossell a decenas de altos funcionarios, que han tenido que abandonar sus cargos, en la mayora por su propia iniciativa.

La poltica de tolerancia cero frente a la corrupcin ha permitido a Rossell, hasta el momento, mantener intacta su imagen frente a un problema con arraigo en la isla.

Fuente: Noticias 24