Chernobyl se convierte en santuario para una rara especie de caballo

0
92

Edificaciones abandonadas en la zona de exclusión de Chernobyl proporcionan refugio para una especie equina en peligro de extinción y un recurso para garantizar su supervivencia.

Peter Schlichting, un ex investigador postdoctoral en el Savannah River Ecology Laboratory, utilizó cámaras activadas por movimiento para capturar más de 11.000 imágenes de caballos de Przewalski que utilizaban estructuras abandonadas como refugios, particularmente graneros, que quedaron desiertas después del accidente nuclear de 1986, informa la Universidad de Georgia.

Nombrado por el explorador nacido en Polonia Nikolaj Przewalski, que se topó con la especie en Mongolia, los cuerpos de los caballos van del marrón rojizo al beige oscuro con vientres y hocicos blancos distintivos. Investigaciones anteriores indican que el caballo de Przewalski es la última subespecie restante de caballo salvaje. Treinta y seis caballos de Przewalski fueron llevados al paisaje restringido que limita con Bielorrusia y Ucrania hace unos 15 años.

Esa población casi se duplicó para 2008, pero el investigador principal Schlichting, ahora en la Universidad Estatal de Arizona, dijo que esas cifras probablemente sean demasiado bajas para mantener a una población.

El estudio, publicado en la revista Mammal Research, sugiere que la investigación futura prioriza la obtención de un recuento preciso de la población y la determinación de la diversidad genética.

«Cuando se reduce el tamaño de una población, se pierde mucha variación natural», dijo Schlichting. «El objetivo de los programas de conservación es mantener la mayor diversidad posible y prevenir la endogamia, asegurando que una población pueda soportar los cambios en el medio ambiente y sobrevivir a largo plazo».

James Beasley, autor principal del estudio, dijo que señalar el uso frecuente de las edificaciones por parte de los caballos era vital.

«Nuestros resultados indican que los caballos de Przewalski usan rutinariamente estructuras abandonadas en la zona de exclusión de Chernobyl», dijo Beasley, profesor asociado de la Escuela de Recursos Forestales y Naturales de Warnell. «Como resultado, estas estructuras pueden servir como puntos focales importantes para la investigación y el manejo para obtener información demográfica clave como la edad, la proporción de sexos, el tamaño de la población y la estructura genética».

El equipo también detectó otros mamíferos de tamaño medio a grande utilizando las estructuras durante el verano: liebres marrones, ciervos, alces, jabalíes, zorros rojos, perros mapaches, linces y lobos euroasiáticos, así como varias especies de aves y murciélagos.

Fuente: lanacion.com.ar