Su novio le pidió dinero prestado y luego desapareció

0
60

Rachel tenía 18 años cuando empezó a salir con Alistar, de 21 y cocinero en el pub en el que ella trabajaba en Australia.

Cuando llevaban tres meses de relación, un día al regresar del trabajo, Alistair le dijo que se había lastimado una mano en una pelea, y le pidió dinero prestado (unos 700 dólares estadounidenses), alegando que no podría trabajar durante una temporada, según ha reportado la estación de televisión australiana ABC News, que ha ocultado los nombres reales de las personas implicadas por motivos legales.

Al poco tiempo ella cortó la relación: “No fue porque me hubiera engañado o algo así, no hubo nada catastrófico”, explicó. Alistar aún le debía entonces 500 dólares, pero cuando se los requirió dejó de contestar a sus mensajes. 

Fue por entonces cuando los muebles del joven empezaron a desaparecer del apartamento en el que vivía, hasta que no quedó nada. Luego desapareció él.

“La historia inicial era que se había ido a rehabilitación en Queensland”, explicó  Rachel, agregando que ella nunca notó un problema de adicción. 

La joven empezó a intercambiar información con otros conocidos y se dio cuenta que Alistair no solo le debía dinero a ella: en total adeudaba 1.500 dólares.

Entonces un amigo le dio la peor noticia: Alistair había muerto. 

La madre del joven le había dicho a sus amigos que había sido asesinado porque le debía dinero a una pandilla de motociclistas, indicó Rachel, agregando que no pidió más detalles. 

“Si te llaman y te dicen que tu madre ha muerto, no irías a pedir el certificado de defunción”, explica.

Dos años después, Rachel decidió ir a comer con una amiga a un restaurante en la ciudad en la que habían crecido. 

“Recordé que su hermano [de Alistair] también trabajaba allí”, dijo Rachel.

Como no lo había visto en mucho tiempo preguntó por él, y la mesera le dijo que no estaba ahí pero que su hermano, Alistair, sí estaba de turno. 

“Me quedé estupefacta”, explica Rachel.

Pidió ver a Alistair, pero el supervisor del restaurante les pidió que se fueran, dice.

Sin saber qué hacer, Rachel fue a la policía, pero asegura que le dijeron que nada podían hacer.

A las pocas horas recibió una llamada de la madre de Alistair, quien le reclamó que la escena había causado que despidieran al joven. 

Este caso no es único: 10.000 personas desaparecen en Australia cada año, según la publicación. Un experto asegura que hacerlo de forma efectiva es un proceso laborioso que cuesta dinero y lleva hasta 18 meses. 

Rachel volvió a encontrarse con Alistair algunos años después, también en un restaurante de la misma zona

Cruzaron la mirada, y él pareció reconocerla, según Rachel: “Cuánto tiempo sin vernos”, le dijo ella, “oh, sí, ha pasado mucho tiempo”, respondió él.

Cuando le pidió el dinero que le debía, el hombre fingió no conocerla y estar confundido.

“Si nos hubiéramos sentado a hablar como es debido, sí, habría tenido preguntas para él”, explicó la mujer, “una o dos”.

Fuente: telemundo.com