Te contamos de técnicas para el orgasmo femenino

0
65
Couple having sex on a bed at home

A pesar de los inmensos avances que se han conseguido -luego de años de lucha- para lograr una independencia plena de la mujer, en ciertos dominios todavía persiste el dominio machista; y por ejemplo temas como la autosatisfacción femenina siguen siento temas tabú.

Pero por fortuna, las últimas barreras sexistas van cediendo de a poco. Y en el caso del orgasmo femenino, la web OMGYes, junto a la Universidad de Indiana y el instituto Kinsey, ambos de Estados Unidos, realizaron un enorme estudio para conocer más sobre ese tema desplazado, reportó Clarin.

La idea: compartir las técnicas, hasta ahora secretas, con las que las mujeres consiguen aumentar el placer sexual.

Según datos del Kinsey Institute, entre el 20 y el 30 por ciento de las mujeres heterosexuales nunca logran llegar al orgasmo durante sus encuentros sexuales.

Otros estudios llegan a elevar esa cifra hasta el 50 por ciento. Y la mayoría (el 68%, según recientes investigaciones) siguen fingiendo el clímax frente a sus parejas, aún sabiendo que ahí no está la solución.

1- Bordeando (Edging)
Es un principio simple: se trata de ir estimulando las regiones sensibles poco a poco y cuando la mujer está a punto de llegar al orgasmo (aquí está lo difícil), bajar la intensidad de la estimulación o detenerse por completo. Puedes repetir el proceso varias veces. Esto hace que la acumulación de tensión vaya incrementando cada vez más ¿El resultado? Un orgasmo mucho más intenso. El 65,5% de las mujeres encuestadas aseguran que les funcionó, le explican al diario El Comercio, los sexólogos Alberto Quintana y María Gracia López.

2- Insinuación (Hinting)
Con esta técnica, el propósito es encontrar un punto sensible (como el clítoris), pero no ir directo a él. La idea es tantear el terreno y rodear aquel spot, tocándolo solo ocasionalmente. Esto sería una especie de calentamiento para después empezar estimular estas regiones con mayor intensidad. El 71% de las encuestadas asegura que funciona, cuentan los expertos.

3- Consistencia (Consistency)
Muchas mujeres aseguraron que en el momento en que el orgasmo se está aproximando, un buen procedimiento es seguir exactamente con el mismo ritmo que generó en un principio el comienzo del orgasmo. Si aceleras o haces más lento el ritmo, al igual que si aumentas o disminuyes la intensidad, el orgasmo puede ser mucho menor o incluso puede perderse.

4- Sorpresa (Surprise)
Siete de cada diez mujeres que participaron en el estudio aseguran que es mucho mejor cuando la estimulación tiene sus cambios. La idea es no quedarse en la monotonía del acto sexual o la masturbación y jugar con los cambios de intensidad e intervalos de tiempo. Lo que debes hacer es no generar un patrón demasiado repetitivo. Aquí, la creatividad juega un rol muy importante.

5- Múltiples (Multiples)
Seguramente habrás escuchado de este tipo de clímax alguna vez. El 47% de las participantes del estudio asegura haber tenido orgasmos múltiples alguna vez. El error común aquí está en continuar con exactamente el mismo tipo de estimulación que llevó a la mujer a tener el primer orgasmo. Después del clímax, ciertas partes son muy sensibles, por lo cual si se lleva a cabo exactamente lo mismo, puede llegar a doler. La idea es variar los movimientos.

6- Acentuando (Accenting)
Cada mujer tiene puntos sensibles distintos alrededor del clítoris. El secreto aquí es poner énfasis en la estimulación en aquellas partes que generan mayor sensación de placer. Esto, sin descuidar las otras áreas, que también deben ser estimuladas, aunque con menor intensidad.

7- Encuadre (Framing)
Esta es una serie de técnicas que no radica tanto en la parte física, sino en el lado psicológico durante el acto sexual. Los pensamientos distractores pueden ser fatales para un orgasmo ¿Cómo evitarlos? Por ejemplo, se menciona que muchas mujeres encuestadas afirman que el hecho de pensar en llegar al clímax las ha alejado del mismo. Lo ideal es no dejarse llevar por las preocupaciones e inseguridades y solamente disfrutar del acto.

8- Por capas (Layering)
El clítoris es un órgano sumamente sensible. Es por esto que estimularlo directamente no es tan buena idea. La idea de esta técnica es ir de a poco acentuando en las capas de piel que rodean al clítoris, para que de esta manera la mujer vaya acumulando tensión sexual, pero de forma paulatina.

9- Ritmo (Rythm)
Crear ciertos patrones y usar el ritmo en la estimulación puede ser una gran ventaja. Al igual que tocando un instrumento, ya sea mediante masturbación o penetración, es importante poner una especie de metrónomo a los movimientos. Lo ideal es que este ritmo no sea siempre el mismo, sino que cambie y se modifique conforme avanza el acto sexual.

10- Etapas (Staging)
OMGYes identificó ciertas etapas de la excitación sexual femenina: la construcción del deseo, el calentamiento previo, el aumento de la excitación, el acercamiento al clímax, el orgasmo y, finalmente, el orgasmo múltiple. Cada etapa varía de mujer en mujer y lo que puede ser placentero en un momento, puede ser también incómodo en otro; todo depende de la circunstancia.

En el futuro, los responsables de OMGYes buscarán aproximarse a otros terrenos del placer sexual, como la estimulación interna, los ángulos de penetración, el squirting (o eyaculación femenina), la respiración, el sexo oral, el placer durante el embarazo y el posparto, el sexo durante la menopausia. Y también integrar experiencias de personas LGTBI.

Fuente: MiamiDiario