Jefe de Policía de Hialeah defendió el caso del agente acusado de abuso sexual

0
135

Sergio Velázquez, jefe de la Policía de Hialeah, defendió su manejo del caso del sargento Jesús “Jesse” Menocal Jr., un agente condecorado que fue acusado de agresión y abuso sexual por cuatro mujeres niñas en 2015.

Pero en una conferencia de prensa en la sede de la Policía de Hialeah en respuesta a una investigación del Miami Herald publicada digitalmente el jueves, Velázquez se negó responder ninguna pregunta sobre las alegaciones contra Menocal, diciendo que no quería poner en peligro una pesquisa federal al agente.

“Quiero que el público sepa que no ocultamos lo que hacen los policías”, dijo Velázquez el viernes, agregando que el reportero del Herald, basado en cientos de páginas de registros públicos de su departamento, contenía “desinformación”.

La investigación del Herald encontró que Menocal —quien negado las alegaciones pero fue asignado a labores administrativas en 2015— estaba de vuelta en servicio activo el año siguiente incluso cuando todavía no habían concluido investigaciones estatales y federales de su supuesta conducta sexual impropia. También le dieron un aumento de sueldo/

Las alegaciones contra Menocal se hicieron a partir de junio de 2015. Una supuesta víctima, de solo 14 años, dijo que Menocal la obligó a practicarle sexo oral. Otra persona, una mujer adulta, dijo que Menocal la esposó y la violó en su vehículo policial. Otras dos mujeres, una de ellas una menor, también alegaron que el agente las paró y las presionó para que tuvieran relaciones sexuales con él. Investigadores de Asuntos Internos de Hialeah identificaron que Menocal había llevado a otras ocho mujeres y niñas a la estación policial sin presentar ningún informe, lo que es una infracción de las normas del departamento.

“Entiendo que las alegaciones son serias y las tomamos en serio”, dijo Velázquez a los reporteros. “A los policías se les exige guiarse por las normas más estrictas y seguiremos haciendo exactamente eso”.

Menocal fue enviado a casa con paga el 14 de junio de 2015, indica su expediente personal. Pero para julio de 2016 a más tardar ya estaba de vuelta patrullando en las calles, e incluso recibió una felicitación del jefe policial por un arresto. Eso fue un mes antes que la Fiscalía Estatal de Miami-Dade decidiera oficialmente no acusar a Menocal de agresión sexual y apresamiento falso, citando preocupaciones de que las víctimas quizás no lograran convencer a un jurado. Su vuelta a las calles también ocurrió antes que Velázquez aprobara una denuncia de Asuntos Internos en septiembre de 2016. Desde entonces, Menocal ha estado bajo investigación federal.

Durante la conferencia de prensa, Velázquez declinó ofrece muchos detalles específicos o aclarar una confusa cronología de lo sucedido. Afirmó que la Policía de Hialeah estaba cooperando con el FBI y la Fiscalía Federal en una investigación penal sobre derechos civiles a Menocal. Autoridades federales sospechan que Menocal detuvo ilegalmente a mujeres y niñas y las presionó para que tuvieran relaciones sexuales con él.

Velázquez dijo que Menocal regresó al servicio activo en 2016, cuando fiscales estatales le dijeron que no planeaban encausar a Menocal. Eso fue semanas, posiblemente meses antes que cerraran oficialmente el caso. Después que los fiscales estatales declinaron presentarle cargos, comenzó la pesquisa federal, dijo Velázquez.

El jefe policial no explicó por qué Menocal fue retirado del patrullaje en las calles mientras estaba bajo una investigación estatal, pero le permitieron salir a trabajar mientras las autoridades federales investigaban las alegaciones de conducta sexual indebida en su contra.

Tampoco explicó completamente por qué Menocal fue devuelto a labores administrativas y la retiraron su autoridad policial anteriormente ese año, mucho después que el FBI había comenzado su investigación, más allá de decir que había nuevos acontecimientos.

“Es un proceso largo”, dijo.

Velázquez no abordó las alegaciones contra Menocal, y en su lugar criticó al Herald por sugerir que él premió al agente. Dijo que el aumento de sueldo de 4.5% que Menocal recibió durante la investigación penal del estado era obligatorio, según el contrato sindical.

“Nuestros agentes están cubiertos por un acuerdo sindical colectivo y reciben los aumentos automáticamente”, dijo.

Pero una evaluación firmada por Velázquez expresa que el aumento por mérito era “recomendado”, según una copia del expediente personal de Menocal. Eso sugiere que el jefe policial tenía la autoridad para aprobarlo o negarlo.

Después de regresar al servicio activo, Menocal fue asignado a la academia de Policía del Miami Dade College.

En la conferencia de prensa, sin que nadie le preguntara y sin referirse específicamente a las alegaciones, Velázquez pareció desestimar rumores de que Menocal había dejado embarazada a una cadete cuando era asesor en la academia. Velázquez dijo el viernes que la cadete confesó que había “inventado” un incidente que involucraba a Menocal. Agregó que la Policía y directivos escolares investigaron la alegación juntos.

El Herald no ha confirmado, publicado o pedido información al departamento sobre esa alegación. Un portavoz del Miami Dade College dijo la semana pasada que la escuela “no tenía registro de ninguna cadete que hubiera planteado preocupaciones [sobre Menocal] a las autoridades del MDC”.

Velázquez declinó varias solicitudes de entrevista con el Herald antes que se publicara la investigación.

El escándalo se desarrolla en medio de una elección de segunda vuelta, donde dos candidatos apoyados por el alcalde Carlos Hernández aspiran a dos escaños en el Concejo.

En una breve entrevista telefónica con el Miami Herald, Hernández declinó decir mucho sobre el caso en su ciudad. Hernández es el alcalde y supervisa las operaciones diarias de los departamentos municipales, incluido el nombramiento de los jefes de departamento y los empleados.

“Hay una investigación penal y tengo que tener cuidado de no decir nada que la afecte”, dijo.

La investigación también sale a la luz en momentos que críticos de Hernández —dos candidatos perdedores al Concejo— lanzan una campaña para recoger más de 5,000 firmas para solicitar la realización de un referendo revocatorio contra el alcalde. La solicitud del referendo acusa a Hernández de “abuso de poder y mala administración”

Julio Martínez, ex alcalde de Hialeah y quien impulsa el referendo revocatorio, dijo que los vecinos de la ciudad se están cuestionando si la Policía de Hialeah, bajo el mando de Hernández, los mantiene seguros.

“Si no podemos confiar en la policía, ¿en quién vamos a confiar”

Oscar De la Rosa, un nuevo concejal, dijo que quiere llegar al fondo de esta situación.

“Ese tipo de comportamiento es intolerable”, dijo “Ese comportamiento no representa debidamente a nuestra ciudad, nuestras normas morales y nuestra organización”.

La concejal Mónica Pérez dijo que seguiría el caso de Menocal. “No conozco los detalles, pero si es culpable, es algo que debemos tomar muy en serio”.

Las concejales Mónica Pérez, Vivian Casals-Muñoz, José Caragol, Katharine Cue-Fuente, Paul Hernández y Carl Zogby, ex portavoz de la Policía de Hialeah, no respondieron a solicitudes de declaración.

Cuando terminó la conferencia de prensa el viernes, se preguntó a Velázquez si había escuchado las declaraciones juradas de las víctimas y si les creía.

“No tengo nada más que decir”, dijo.

Fuente: El Nuevo Herald.