Al menos 6 muertos y casi 300 infectados por el coronavirus de Wuhan

0
82

Las autoridades en China trabajan contrarreloj para contener la propagación de un nuevo coronavirus que ha dejado al menos seis personas muertas y casi 300 enfermos, después de que se confirmara que la infección se puede propagar entre los humanos.

Wuhan, la ciudad central de China donde se detectó el virus por primera vez, anunció el martes una serie de nuevas medidas, incluida la cancelación de las próximas celebraciones del Año Nuevo Lunar, que se espera atraigan a cientos de miles de personas.

Se ha prohibido a las agencias de viajes sacar grupos de Wuhan y se aumentará la cantidad de monitores térmicos y áreas de detección en los espacios públicos. La policía de tránsito también realizará controles puntuales en vehículos privados que entran y salen de la ciudad para buscar aves de corral vivas o animales salvajes, después de que el virus se vinculó a un mercado de mariscos y animales vivos, según un informe del medio de comunicación estatal People’s Daily, que cita la Comisión Municipal de Salud de Wuhan.

Las nuevas medidas ocurren después de que el presidente de China, Xi Jinping, ordenara el lunes “esfuerzos decididos para frenar la propagación” del virus.

Sin embargo, ahora existen temores de que los esfuerzos para contenerlo lleguen demasiado tarde, obstaculizados por una burocracia china de lento movimiento que no logró establecer las medidas suficientes a tiempo.

Aunque las infecciones se detectaron por primera vez en Wuhan a mediados de diciembre, las áreas de detección de temperatura infrarroja no se instalaron en los aeropuertos y estaciones de la ciudad hasta el 14 de enero, según los medios estatales.

El martes, la Comisión Nacional de Salud de China anunció que había recibido 291 casos confirmados del coronavirus de Wuhan, con 77 nuevos casos reportados el 20 de enero.

Según la Comisión Nacional de Salud, se identificó a pacientes con el virus en la provincia de Hubei – donde se encuentra Wuhan- (270 casos); Beijing (cinco casos); Provincia de Guangdong (14 casos), y Shanghai (dos casos). También se han reportado casos sospechosos en las provincias de Yunnan, Sichuan, Guangxi y Shandong.

La cifra de muertos se elevó a seis la noche del martes, después de que la Comisión Municipal de Salud de Wuhan confirmara que un hombre de 66 años y una mujer de 48 años fallecieron el 20 de enero.

Añadió que 60 nuevos casos fueron confirmados a última hora del lunes en la ciudad de Wuhan, donde un menor de 15 años es la persona más joven que ha sido infectada.

En los próximos días, se espera que cientos de millones de chinos comiencen a viajar por todo el país y el extranjero a medida que se inicia el descanso anual del Año Nuevo Lunar, lo que aumenta la preocupación de un aumento adicional en los casos.

Más allá de China, el brote se ha extendido hasta Tailandia, Japón y Corea del Sur. La paciente en Corea del Sur dijo a las autoridades allí que había desarrollado fiebre y dolores musculares el sábado y que un médico en Wuhan le recetó medicamentos para el resfriado, antes de que la enviaran a su viaje.

A pesar de los informes iniciales de que era poco probable que el virus se propagara entre los humanos, las autoridades sanitarias chinas ahora han dicho que existe “definitivamente una transmisión de persona a persona”. Se cree que un paciente ha infectado hasta 14 miembros del personal médico en un hospital, lo que sugiere que la enfermedad se puede propagar con mucha más facilidad de lo que se pensaba.

El espectro del SARS (síndrome respiratorio agudo severo), que infectó a más de 8.000 personas y mató a 774 en una pandemia que arrasó Asia en 2002 y 2003, se ha extendido por la discusión sobre el virus actual.

Durante el brote del SARS, las autoridades chinas inicialmente minimizaron los peligros y censuraron la cobertura, evitando que las personas se dieran cuenta de la gravedad del virus y se tomaran medidas a tiempo para detener su propagación.

Zhong Nanshan, un experto de la Comisión Nacional de Salud de China que investiga el virus Wuhan, dijo el lunes a los medios estatales que, aunque no es tan grave como el SARS, el número de personas con la enfermedad estaba “subiendo” y sugirió que la “tasa de mortalidad por el momento no es tan representativo”.

Un estudio realizado por investigadores en el Reino Unido estimó que el número de infecciones en Wuhan todavía se subestima enormemente, con un número real cercano a 1.700, basado en la propagación del virus a otras ciudades y países en un período de tiempo relativamente corto.

Esfuerzo mundial

Incluso antes de que se detectaran casos en Corea del Sur, Japón y Tailandia, los esfuerzos para contener el coronavirus de Wuhan fueron internacionales. Wuhan solo tiene conexiones con docenas de destinos en el extranjero, y Beijing y Shanghai tienen cientos más.

Los aeropuertos de Asia han intensificado el control de temperatura de los pasajeros entrantes, al igual que varios centros en Estados Unidos con conexiones a Wuhan, incluidos Nueva York, San Francisco y Los Ángeles.

Pero con todos los indicios de que el virus tiene un tiempo de incubación relativamente lento, estos esfuerzos podrían ser insuficientes para detener su propagación.

“No se puede evitar absolutamente la entrada al país de una enfermedad como esta. El período de incubación es probablemente una semana”, dijo el martes el jefe médico de Australia, Brendan Murphy. “Se trata de identificar a las personas con alto riesgo y asegurarse de que las personas con un alto riesgo lo sepan y sepan cómo obtener atención médica”.

Dijo que si bien no había motivos para una alarma inmediata, el número real de casos probablemente era mucho mayor que el reportado actualmente e instó a las personas a estar atentas a los posibles síntomas.

El martes, las autoridades australianas pusieron en cuarentena a un hombre en Brisbane que había regresado de Wuhan con posibles síntomas del coronavirus. Permanecerá aislado hasta que sus síntomas se hayan resuelto, dijeron las autoridades de salud de Queensland.

En Estados Unidos, los Institutos Nacionales de Salud están trabajando en una vacuna para el nuevo virus, aunque pasarán al menos unos meses hasta que comience la primera fase de los ensayos clínicos y más de un año hasta que una vacuna esté disponible.

Científicos en Texas, Nueva York y China también están trabajando en una vacuna, según Peter Hotez, científico de vacunas en el Baylor College of Medicine en Houston.

“La lección que hemos aprendido es que las infecciones por coronavirus son graves y una de las amenazas de salud más nuevas y más grandes del mundo”, dijo Hotez a CNN.

El lunes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que convocaría una reunión de emergencia el miércoles para determinar si el brote constituye una emergencia de salud pública de “preocupación internacional” y qué recomendaciones deberían hacerse para ayudar a controlar su propagación.

Fuente:CNN