El secuestro de datos pone en jaque a centros de salud de Florida

0
54

Los ataques de ransomware o secuestro de datos contra centros de atención médica en el estado de Florida han costado más de $3.6 millones y han afectado a más 40,000 pacientes en los últimos cuatro años, según un informe del sitio Comparitech.com, que investiga y contrasta servicios tecnológicos.

Comparitech.com indicó que desde 2016, los ataques de ransomware se han convertido en una causa de gran preocupación para los hospitales de todo el mundo porque paralizan los sistemas clave y evitan que los trabajadores de esos centros de salud accedan a datos cruciales de los pacientes hasta que se pague un rescate al pirata informático.

Una investigación de ese portal detectó 172 ataques de ransomware contra organizaciones de atención médica de EEUU desde ese año que costaron más de $157 millones y afectaron a casi 1,500 centros médicos y a más de 6.6 millones de pacientes.

Cuatro de esos ataques se registraron en Florida afectando a 43,469 pacientes y mientras los datos estuvieron secuestrados, el estimado de los costos fue de $3.6 millones el bajo y el alto de $5.6 milliones. No se suministraron detalles de cuáles hospitales fueron víctimas de los piratas informáticos.

California tuvo la mayor cantidad de ataques, con 25, pero con una concentración tan grande de proveedores de atención médica en ese estado, tal vez esto no sea una gran sorpresa, según Comparitech.com.

En ese estado se expusieron 753,000 registros de pacientes y una gran parte de estos de redes de hospitales que operan en el área. En Pacific Alliance Medical Center, los registros de 266,123 pacientes se vieron afectados en junio de 2017, y en Centerlake Medical Group, 197,661 registros de pacientes en febrero de 2019.

Texas tuvo el segundo número más alto, con 14 ataques en total, mientras que estados como Maine, Montana, Nuevo México, Dakota del Norte y Vermont no registraron ninguno.

Michigan es el peor estado por la cantidad de registros de pacientes en riesgo. Casi 1.1 millones de personas se vieron afectadas en este estado por dos ataques de ransomware.

Entre los principales hallazgos de la investigación de Comparitech.com está que el 74 por ciento de las organizaciones afectadas eran hospitales o clínicas, el resto eran proveedores de TI (5 por ciento), proveedores de atención a ancianos (7 por ciento), consultorios dentales (5 por ciento), optometría (6 por ciento), cirujanos plásticos (2 por ciento), pruebas médicas (2 por ciento), seguros de salud (1 por ciento), salud del gobierno (1 por ciento) y suministros médicos (1 por ciento).

Los piratas informáticos exigieron rescates por más de $16,480 millones desde 2016 y recibieron al menos $640,000.

La exigencia de rescate oscila entre $1,600 y $14,000,000 y el tiempo de intervención de los sistemas de los centros médicos varió de horas a semanas, incluso meses, lo que generó graves demoras y costos para las organización de atención médica, al tiempo que los pacientes no recibieron tratamiento.

“Se sabe que al menos dos proveedores de atención médica han cerrado sus puertas permanentemente debido a los ataques de ransomware. Dado que el costo de restaurar sus sistemas era muy alto, no les quedó otra opción que cerrar sus negocios”, informó Comparitech.com, sin dar más detalles.

Para este informe, el equipo de investigadores del portal reunió información sobre todos los ataques de ransomware que afectan a las organizaciones de atención médica desde 2016 y analizó varios recursos de atención médica diferentes (noticias especializadas de TI, informes de violación de datos y la herramienta de informes de Servicios de Salud).

Fuente:ElNuevoHerald