Hermanos encarcelados por intentar contrabandear corales raros de Miami a Colombia

0
51

Cuando los agentes interceptaron un paquete enviado por un esposo y una esposa de Miami a Bogotá, Colombia, encontraron una colección de vida salvaje no declarada.

Se incautaron cajas envueltas en celofán negro el 3 de marzo de 2015, en las instalaciones de correo aéreo del aeropuerto internacional de Miami. Dentro había corales raros de alce, engendro de ranas y cuero verde, junto con almejas gigantes vulnerables, peces globo y peces damisela.

Los fiscales dicen que los propietarios del envío, Álvaro Cortés y Olga Rodríguez, estaban en el centro de una conspiración más amplia para traficar con vida silvestre marina protegida internacionalmente.

La pareja disputa los cargos. El martes, dos de sus presuntos co-conspiradores fueron sentenciados a seis meses en una prisión federal por el juez federal de distrito Darrin Gayles por tráfico de vida silvestre.

Juan Pablo Cuartes Gaviria y su hermano, Luis David Cuartas Gaviria, admitieron actuar como intermediarios para Cortés y Rodríguez. Compraron peces tropicales raros y llamativas especies de corales del Indo-Pacífico protegidas internacionalmente a mayoristas legítimos y luego exportaron la vida silvestre por correo aéreo a su país de origen.

Pero no se molestaron en ir a los Servicios de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos y solicitar permisos de exportación bajo la Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, un tratado internacional que regula la importación y exportación de las especies de corales raros.

“Puedes obtener estos permisos. Solo lleva tiempo, y debes saber lo que estás haciendo ”, dice Colin Foord, un biólogo marino que también cultiva y vende coral.

La cantidad total de vida silvestre contrabandeada por los hermanos Gaviria está valorada en unos $325,000, pero los fiscales alegaron que Cortés y Rodríguez, acusados ​​de operar como agentes de carga para los hermanos Gaviria y muchos otros exportadores de vida silvestre sin licencia, estaban negociando cantidades más significativas. de dinero.

“Es una situación de hablar y hablar”, dijo el fiscal adjunto Thomas Austin Watts-Fitzgerald al juez durante la sentencia. Watts-Fitzgerald luego afirmó que Cortés y Rodríguez estaban en el centro.

No está claro exactamente cuánto dinero supuestamente han ganado los dos del tráfico de vida silvestre.

“Mis clientes esperan con ansias su día en la corte para defenderse de las acusaciones contenidas en la acusación”, dijo David Weinstien, abogado de Cortés y Rodríguez.

Según una declaración jurada penal federal, un competidor se quejó ante el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EEUU por haber sido socavado por traficantes en septiembre de 2013.

Eso despertó las sospechas de los agentes, y en el transcurso de tres meses en 2015, interceptaron o inspeccionaron nueve envíos separados presuntamente enviados por Cortés y Rodríguez a Colombia. Los envíos contenían al menos 17 especies diferentes de coral protegido y supuestamente no declarado.

Fuente: Miami Mundo