Al menos 10 muertos en China tras derrumbe de hotel con personas afectadas por el coronavirus

89

Al menos 10 personas murieron en el derrumbe de un hotel en el sureste de China utilizado para aislar a personas llegadas de otras partes del país afectadas por el brote de coronavirus, según indicaron el domingo las autoridades.

El repentino derrumbe del edificio en la ciudad de Quanzhou el sábado por la noche dejó atrapadas a 71 personas, según el Ministerio chino de Gestión de Emergencias.

Las autoridades informaron de 38 personas rescatadas y 23 aún desaparecidas. La mayoría de los rescatados fueron trasladados a hospitales para ser atendidos, algunos con lesiones graves.

La causa del derrumbe se estaba investigando y el propietario del edificio estaba bajo custodia policial, según la agencia oficial de noticias Xinhua.

Dos locales comerciales en la primera planta del edificio de siete pisos estaban haciendo reformas, y un pilar se habría deformado unos minutos antes del derrumbe, según dijo Xinhua citando a un funcionario del departamento de Vivienda y Desarrollo.

El edificio, construido en 2013, se convirtió después en un hotel de 66 habitaciones que abrió en junio de 2018, según las autoridades municipales. La ciudad costera se encuentra en la provincia de Fujian, separada de la isla de Taiwán por el Estrecho de Taiwán.

En el hotel Xinjia se alojaban 58 personas llegadas de zonas afectadas por la epidemia y que estaban bajo observación médica, indicó el gobierno de Quanzhou. Todos habían dado negativo en el virus. La mayoría de las ciudades chinas está aislando durante 14 días a las personas llegadas de la provincia de Hubei, epicentro del brote.

En el momento del siniestro también había trabajadores del hotel y de una tienda de automoción dentro del edificio.

Más de 1.000 bomberos y siete perros de rescate se enviaron al lugar, según el Ministerio de Gestión de Emergencias. Imágenes difundidas en medios mostraban a rescatistas equipados con lámparas sacando a varias personas, algunas ensangrentadas. Sobre los autos delante del edificio se veían escombros.