Luchó contra la depresión, ahora ayuda a hombres a hablar de sus emociones

398

Después de haber luchado contra la depresión a lo largo de su vida, Rob Osman sintió que tenía que ayudar a otros que estuvieran pasando por lo que él pasó. Quería ayudar a que los hombres con depresión o similares enfermedades mentales pudieran hallar un espacio para hablar sobre lo que están pasando.

Para ello, el hombre de 38 años, comenzó a organizar paseos para perros donde los hombres pueden hablar sobre lo que piensan y sienten. Así nació Dudes and Dogs Walk and Talk.

La organización, ubicada en Bristol, Inglaterra, une a los hombres con un voluntario capacitado y un perro con el que pueden caminar y hablar.

“Soy un hombre bastante emocional”, contó Osman a Inside Edition. “Lloro bastante fácilmente. Pasé 35 años de mi vida tratando de ocultar eso y mostrar a todo el mundo que no era así, a pesar de que me hizo sentir muy incómodo”.

Cuando Osman decidió ser honesto consigo mismo, admite que su vida cambió. 

“Tengo un perro. Lo sacaba a pasear y era inevitable, terminaba hablando con gente. Los perros “te obligan” a socializar”, dijo Osman. “Así me di cuenta de lo beneficiosas que habían sido estas caminatas con los perros y las charlas con sus dueños”, añadió.

Ahora, quiere ofrecer opciones alternativas para que los hombres cuiden su salud mental en un espacio que puede ser menos intimidante que, por ejemplo, una cosulta. Osman sabe que si bien algunos hombres nunca van a terapia, pueden salir a pasear a los perros.

Los hombres que acompañan en los paseos individuales no son consejeros, pero Osman dijo que están entrenados para proporcionar un espacio seguro para que los hombres se abran emocionalmente.

“Hemos tenido muchachos en la caminata que han pasado por cosas horribles y nunca han recibido terapia, nunca han estado en un diván, pero han venido a esta caminata y han hablado”, cuenta Osman. “A veces también hablamos sobre el suicidio y los sentimientos personales de las personas en torno a sí mismos y su valor”.

Cada caminata dura aproximadamente una hora y generalmente se reúnen seis hombres y un voluntario capacitado, además de un perro, claro.

Osman espera que su trabajo no solo ayude a los hombres, sino que continúe concienciando sobre la importancia de la salud mental.

“Existe esta idea de lo que es la hombría. No somos muy buenos para sentarnos y hablar”, dijo Osman.

Fuente:ELDIARIO