Muelles de cruceros desolados en Miami a causa del Coronavirus

208

En Miami, que es considerada la capital mundial de los cruceros, ya no se encuentra la típica estampa del muelle donde la gente dice adiós a los que parten de vacaciones en gigantescos hoteles flotantes. Sólo se pueden ver ahora unos guardias de seguridad que miran aburridos su reloj.

La crisis mundial que genera la enfermedad COVID-19, declarada pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS), lastra a las líneas de cruceros tras la recomendación oficial de ‘evitar’ este tipo de viajes.

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), el máximo ente regulador sanitario estadounidense, señalaron que dada ‘la naturaleza inusual’ del coronavirus, las personas mayores, y sobre todo las que presentan enfermedades preexistentes, son las que más deben cuidarse.

Esto lo advirtieron los CDC tras los recientes sucesos como el del crucero el Grand Princess, en el que se detectaron 21 contagiados, algunos de ellos miembros de la tripulación.

Las autoridades sanitarias reiteraron que las personas con enfermedades del corazón, de pulmón o cualquier otra que ocasione que el sistema inmune se debilite son las que más riesgo corren en caso de infectarse.

Cruceros en pausa

El miércoles, la división Princess Cruises, que sufrió en el mar brotes del nuevo coronavirus, anunció que pausará a partir de este jueves y hasta el 10 de mayo las operaciones globales de sus 18 cruceros por el brote de COVID-19.

Jan Swartz, presidenta de esta subsidiaria de Carnival Corporation, dijo en un comunicado:

‘Al tomar esta acción audaz de pausar voluntariamente las operaciones de nuestros barcos, es nuestra intención tranquilizar a nuestros huéspedes leales, miembros del equipo y partes interesadas globales de nuestro compromiso con la salud, seguridad y bienestar de todos los que navegan con nosotros, así como de aquellos que hacen negocios con nosotros, y de los países y comunidades que visitamos en todo el mundo’.

La línea de cruceros con sede en California ha informado de casos del virus en dos de sus barcos, el Grand Princess y el Diamond Princess, uno de los cuales transportaba alrededor de 3.000 pasajeros.

Solitario terminal

De las decenas de cruceros que suelen atracar en PortMiami, el miércoles tan solo había dos de estas embarcaciones aguardando pacientemente a sus pasajeros.

Las autoridades del puerto, no obstante, aseguraron el lunes en un comunicado que por el momento ‘no se ha impedido a ningún crucero entrar en la ciudad’ por el virus, algo que sí ocurrió por mandato de los CDC con al menos dos barcos turísticos en la terminal de Fort Lauderdale, cercana y al norte de Miami.

Además, todos los barcos y terminales están siendo desinfectados como medida preventiva, y cada línea de crucero debe seguir un protocolo por el que se analiza tanto a los miembros de la tripulación como a los pasajeros.

Doble impacto

En los últimos días, operadores como Royal Caribbean y Norwegian han visto cómo su valor en bolsa se ha desplomado, de ahí que este sector es uno de los más afectados por la pandemia.

Hace apenas una semana, Royal Caribbean cotizaba en bolsa a casi 80 dólares la acción, mientras que actualmente ha bajado hasta los 43 dólares.

Igualmente, Norwegian Cruise Line en el mismo período de tiempo ha perdido casi la mitad de su valor (de 33 dólares por acción a 15,42 dólares).

Después de que algunos países como el Principado de Mónaco hayan prohibido las escalas de cruceros hasta el 30 de abril, por su incapacidad para asistir a ‘un gran número de personas infectadas’, y que la OMS haya declarado el nuevo coronavirus como pandemia, el porvenir de este industria se presenta como una incógnita.

El Departamento de Salud de Florida informó el miércoles sobre seis nuevos casos en el estado y sobre el primero en el condado de Miami-Dade, un hombre de 56 años que se encuentra estable y que viajó recientemente a Irán.

Las autoridades sanitarias floridanas contabilizan 35 casos positivos de COVID-19, entre residentes, repatriados y no residentes del estado. Asimismo, este jueves el ente estatal daba cuenta de que 147 personas permanecían pendientes de resultados del test.

Uno de cada tres casos de contagios en Florida proviene de un crucero que viajó por el Nilo, detallaron este jueves en la rueda de prensa conjunta el gobernador del estado, Ron DeSantis, y el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez. 

Fuente: MiamiDiario