Aprende a combinar la sombra de ojos en casa

0
63

La mirada dice mucho de los seres humanos, pues tiene un gran poder de atracción y es capaz de iluminar todo un rostro. En este caso, para conseguir una mirada cautivadora, es fundamental saber cómo aplicar la sombra de ojos, ya que si lo hacemos correctamente podemos resaltar los párpados, agrandar, juntar o separar los ojos y compensar pequeños defectos como los párpados caídos.

Una buena combinación de colores y una aplicación correcta pueden cambiar por completo la percepción de nuestra mirada, así que en el siguiente artículo de unCOMO, te descubrimos cómo combinar la sombra de ojos según el tono de tu iris o el color de tu piel y cuáles son los mejores trucos para aplicar dicho producto. ¡Vamos allá!

Cómo mezclar las sombras de ojos – paso a paso

Para que los efectos de la sombra de ojos sean efectivos, tendremos que combinar al menos 3 tonos diferentes de un mismo color: uno claro, uno intermedio y uno oscuro. Escoge un color que combine con tu iris. Como el castaño es el color de ojos más habitual, vamos a trabajar el ejemplo con un color marrón y jugaremos con tonos oscuros próximos al chocolate, tonos intermedios terrosos y tonos arena claro o dorados para resaltar.

Hay diferentes tipos de sombras de ojos; si la sombra es en polvo, para su aplicación podrás utilizar pequeños pinceles o pinceles esponja. Estos últimos son también los más adecuados para las sombras en crema. Veamos cómo es su aplicación paso a paso:

  1. Lo primero que tienes que hacer es definir el pliegue del párpado. Para distinguir su línea fácilmente, basta con entornar ligeramente los ojos. Lo dibujaremos con una línea, ni demasiado fina ni demasiado ancha, usando para ello la sombra más oscura. Difuminaremos ligeramente, pasando el pincel con suavidad para dar profundidad a la mirada.
  2. Aplicaremos el tono intermedio por la totalidad del párpado, tratando de extenderlo bien para que no queden acumulaciones de sombra.
  3. Volvemos a la sombra más oscura para ampliar la mirada. Para conseguirlo, aplicaremos la sombra de dentro a fuera en la mitad exterior del párpado. Tenemos que conseguir que se funda con el tono base, por lo que debemos difuminarlo bien con pequeños toques de pincel. Esto hace que los ojos se agranden y ganen expresividad.
  4. Realizaremos un resalte final aplicando una nueva capa de tono oscuro, pero esta vez lo haremos en sentido contrario. Comenzaremos en el punto en el que el párpado se une a la línea de las pestañas, en la parte exterior del ojo, y deslizaremos el pincel hacia el interior. Aplicaremos la sombra sin miedo, pues cuanta más sombra haya en el pincel, más teatral resultará el maquillaje.
  5. Este tercer color debe situarse en el ángulo de los párpados, es decir, por fuera del lagrimal, y por encima de la sombra principal, es decir, por el hueso de la ceja.

Cómo combinar las sombras según tus ojos y color de piel

No basta con aplicarte correctamente los tipos de sombras de ojos que elijas, pues escoger un color que combine con el tono de tus ojos y el de tu piel es fundamental para conseguir un óptimo resultado.

Veamos cuales son los colores más adecuados para cada tono de iris y de cutis.

Ojos claros y pieles claras

Cuanto más clara sea la piel y el color de los ojos, mejor le irán los tonos neutros y claros dentro de la gama de los rosas, azules, grises, lavandas y verdes.

  • Ojos azules: escoge tonos que combinen con tu iris, preferiblemente colores tierra o grises, y combínalos con tonos rosados próximos a tu piel para darle un aspecto más natural.
  • Ojos verdes: piensa en un bosque para combinar tus sombras de ojos; tonos verdosos, ocres o marrones claros, combinados con rosados o lavanda para una mayor naturalidad.
  • Ojos grises: combínalos pensando en el mar o un día de lluvia; tonos grises, ligeramente azulados o ligeramente verdosos, combinados con tonos arena para resaltar.

Ojos oscuros y pieles morenas

Para combinar colores con una piel morena, debes pensar en un desierto y escoger tonos arenados desde ocres, marfiles y dorados a naranjas y rojizos que puedan oscurecerse con marrones o incluso con tonos verdosos. Si tu piel es muy oscura, los tonos marrones se pierden y puedes sustituirlos por un color de contraste como el dorado o el violeta.

  • Ojos castaños: los ojos marrón claro o castaño miel suelen tener un reflejo oliváceo que les permite combinar a la perfección con tonos rosados, marrones y marfil.
  • Ojos marrones: combinan con cualquier color, pero si buscas algo atrevido, debes saber que esta tonalidad de iris es la mejor para probar colores como el naranja, el rosado y las variedades oscuras de verde.
  • Ojos negros: si tu mirada es oscura y profunda, procura no maquillarte con tonos llamativos que le hagan sombra. Escoge tonos claros y naturales, preferiblemente marrones, con algo de iluminación.

Combina las sombras de ojos con la ropa 

Si te gustan los looks atrevidos con mucho color y quieres que tu maquillaje combine con tu outfit, lo primero que debes tener en cuenta es que el tono de tu sobra de ojos y el de tus prendas debe pertenecer al mismo grupo. Todo el válido, siempre que sigas esta pequeña guía:

  • Regla de oro: escoge entre calor o frío. Si tu ropa es de un tono cálido, tu maquillaje también debe serlo. La gama de colores cálidos va desde los tonos arena, caramelo, anaranjados o rojizos hasta los marrones, mientras que la gama de tonos fríos son los grises, azules y violetas. Puedes hacer una única excepción; combinar tus prendas con tonos rosados siempre que estos sean ligeros y naturales.
  • Nunca más de dos focos de atención: si tu ropa es llamativa y escoges una sombra de ojos combinada en un tono también llamativo, deja que tus labios luzcan más naturales. Por el contrario, si tu ropa y tus labios combinan con un tono vivo, mejor escoge un maquillaje más discreto para tu mirada. Muchos focos de atención pueden recargar demasiado el rostro.
  • Resalta la zona maquillada: para resaltar la zona maquillada, contrasta el resto con un maquillaje nude o natural. Por ejemplo, si has escogido resaltar tu mirada y combinarla con tu ropa, usa tonos naturales y suaves para las mejillas, los labios y las uñas, y cuida que los tonos de los tres vayan combinados.

Fuente: belleza.uncomo.com