Aprende a hacer una mascarilla de avena y miel

163

Son muchos los beneficios de la miel para la piel, pues se trata de un ingrediente con una potente acción limpiadora que, además, hidrata, exfolia y actúa de forma positiva contra el acné. Por ello, las personas que se decantan por los remedios y los productos naturales saben que las recetas de mascarillas de miel caseras como la mascarillas de miel y limón, de miel y azúcar o de miel y canela son grandes soluciones caseras.

Cómo hacer una mascarilla de avena y miel para la cara

Para hacer esta mascarilla necesitarás avena, miel y un poco de agua… ¡eso es todo! Ten a mano un par de recipientes para hacer primero la avena y para poder mezclar el resultado con la miel cómodamente una vez terminados los primeros pasos.

Si bien es cierto que esta mascarilla es un poco más laboriosa que otras mascarillas faciales caseras que también sirven para las pieles con acné (como la que une avena con limón o avena con leche), te ofrecemos unos sencillos pasos para que elaborar este increíble remedio casero sea tan educativo como satisfactorio.

  1. Antes de nada, tendrás que hacer la avena (3 cucharadas será suficiente) para que quede hecha una pasta. Hay diferentes modos de hacer la avena (y siempre es recomendable echar un vistazo a las recomendaciones de cada marca concreta), pero para esta mascarilla simplemente tendrás que mezclar el producto con agua caliente y remover durante unos minutos hasta que el resultado final sea similar a una masa.
  2. Retira el resultado del fuego y viértelo en uno de los recipientes que hayas preparado anteriormente.
  3. A continuación, suma tres cucharadas grandes de miel a la pasta y vuelve a mezclar durante unos minutos hasta que parezca fácil de aplicar.
  4. Si consideras que el resultado es demasiado sólido, siempre puedes añadir un poco más de agua a la mezcla.

Cómo aplicar la mascarilla de avena y miel para la piel

Una vez tengas el resultado listo, solo tendrás que esperar a que la mezcla se enfríe del todo y prepararte para proceder a la aplicación.

Te recomendamos que laves bien tu rostro previamente para que la mascarilla pueda penetrar en tu piel con más facilidad. A continuación, tendrás que recogerte bien el pelo para no mancharlo con la solución casera. Una vez hayas seguido estos sencillos pasos, ya podrás empezar a aplicarte la mascarilla de miel y avena:

  1. Puedes aplicarte la pasta con tus propias manos o bien con una brocha de maquillaje gruesa, lo que te resulte más cómodo.
  2. Esparce bien la mascarilla por tu rostro y por tu cuello, evitando que los ingredientes se acerquen demasiado al contorno de tus ojos y a tus labios.
  3. Masajea ligeramente las zonas que cubras con la miel y la avena a medida que te apliques la mascarilla.
  4. Deja que repose durante 15-20 minutos aproximadamente y, a continuación, aclara tu rostro con agua tibia.

Fuente: belleza.uncomo.com