En Miami, empresario cubano impulsa el reciclaje de madera

388

La necesidad de darle un respiro al medioambiente se ha hecho sentir, y el empresario cubano Nelson Paredes no se detiene en su afán de promover la conciencia sostenible y la producción ecológicamente amigable que permita -en un futuro cercano- volver a disfrutar de los espacios comunes de recreación.

Creador de la Compañía Lignum, Paredes ha hecho historia en Estados Unidos y el resto del mundo gracias a sus trabajos en cadenas hoteleras como Hilton, The Ritz-Carlton, EPIC, The Breakers, Marriott, por mencionar algunas; y teatros como The Fillmore at Jackie Gleason, ubicado en Miami Beach, para el cual junto a su equipo fabricó los bares, tras arribar a Miami en el año 2007.

“Me gradué en Cuba como restaurador de obras de arte con especialidad en vitrales, pero mi experiencia en distintos países y mi trabajo constante de la mano de arquitectos y diseñadores me ha hecho diversificar mucho mi oficio, pudiendo lograr hoy en día ofrecer productos personalizados a mis clientes”, dijo Paredes, quien reconoce que no diseña espacios, sin embargo, fabrica todo lo necesario y a gusto del consumidor para decorar interiores de casa, hoteles, restaurantes, etc.

Promoviendo conciencia

Recientemente la marca Lignum renovó su portafolio profesional incorporando los maceteros hechos de madera reciclable. De múltiples formas, tamaños y técnicas, estas piezas estilo “Cubo” se han transformado en un ejemplo de talento artístico y conciencia ecológica.

“Todo comenzó porque tras terminar mis proyectos me di cuenta de que me quedaba muchísimo desperdicio. Así que me di a la tarea de fabricar muebles con lo que nos sobraba. Poco a poco fui aprendiendo sobre el reciclaje. Tiempo después, comenzamos un proyecto para Bodega SoBe -un centro nocturno ubicado en Miami Beach- edificado con madera reciclada que logró un estilo espectacular por la antigüedad de los materiales que utilizamos”, recordó Paredes, quien hoy ha reducido su trabajo debido a la crisis mundial ocasionada por el Coronavirus.

Sin embargo, el empresario sigue activo y aprovechando este material reutilizable en muchos de sus proyectos de interiores, en los que incluye sus innovadores maceteros “Cubo”, los que fabrica gracias a su alianza comercial con otras compañías nacionales que reúnen toda la madera rescatada de granjas, casas de tabaco y establos en ruinas. De esa forma, Lignum ha podido darle una segunda vida a la madera.

“La madera enamora y conquista porque su antigüedad y el romanticismo que encierra envuelve a todos los espacios donde se expone. Por eso decidí llevar mi trabajo a otro nivel y comencé a fabricar maceteros con madera de graneros antiguos”.

“Siempre respetando la esencia de este material y su estilo propio, hemos logrado darle un toque moderno que se combina a la perfección con la esencia de la madera. Para nosotros como equipo es una metáfora muy linda porque la madera renace, ya que los maceteros sostienen las plantas vivas y, por otra parte, están hechos reutilizando un material que había sido desechado y que volvimos a darle vida”, comentó Paredes sobre los maceteros que también ofrece en estilos carbonizados, aplicando una técnica milenaria japonesa para darle diferentes opciones de acabado.

Hecho en Miami

Orgullosos de tener su centro de operaciones en Miami, Lignum se diferencia de las carpinterías de lujo locales porque en su taller incorporan otros materiales a sus proyectos. “No somos una empresa que solo hace muebles de madera, también trabajamos el metal, el vidrio, las piedras, el plástico y nuestros servicios siempre se proyectan desde el punto de vista artístico”, afirmó Paredes, quien destaca que su equipo está conformado por escultores, maquetistas y carpinteros que realizan desde accesorios y adornos hasta recubrimiento de paredes.

“Cuando un cliente no puede encontrar quién le que haga sus muebles a medida, entonces acude a nosotros. Y nos da mucho orgullo porque es una empresa fundada en Miami, nuestros productos son fabricados aquí con materiales de EE.UU. Quien adquiere algo nuestro sabe de dónde viene el material, qué antigüedad posee la madera que se utilizó y cómo fue trabajado para llegar a donde está”, concluyó.

Paredes pasó de restaurar las obras de otros a crear sus propias piezas de arte. Sus exclusivos muebles y maceteros delatan su pasión por su nuevo oficio, pues aspira seguir innovando los espacios de sus clientes trascendiendo los límites del arte y el interiorismo.

Si quieres saber más de Lignum visita www.lignumcd.com.

Fuente: Diario las Américas